Matarratas Nogat

Fig 1. Publicación sobre la vida y costumbres de las ratas de 1955./ C. Pradera 10-2015

C. Pradera, Barcelona, 02-01-2013

Hace tiempo que me pica la curiosidad por saber más sobre el control de plagas en su dimensión histórica. En internet se encuentra información en hemerotecas digitales. Además existen páginas web de venta de productos antiguos donde aparecen joyas del pasado. Recientemente, he adquirido libros antiguos donde se muestra cómo se hacía frente a las plagas. Me parece importante saber cómo se trabajaba entonces, las técnicas y productos, para tener una perspectiva de dónde venimos. Poco a poco iré tirando del hilo de la histori. Empezaré mi primera entrada de corte histórico para escribir sobre el matarratas Nogat, muy conocido y utilizado en España.

Fig 2. Anuncio publicado en 1928 en la revista Blanco y Negro.

Esta historia empieza a principios del siglo XX, cuando el farmacéutico Joan Gratacós Vallmajó (1883-1936) se establece en el barrio del Clot de Barcelona [1]. Allí abre una farmacia en el número 16 de la calle Ter y en 1915 funda los Laboratorios Sókatarg (cuyo nombre no es más que su apellido escrito al revés). Al principio el nombre del laboratorio llevaba el acento como es preceptivo llevarlo en todas las palabras esdrújulas, pero con el tiempo desapareció en la publicidad. Esta casa comercial creó muchos productos, algunos de los cuales fueron bien conocidos en la época como Aspaime (pastillas y jarabe contra la tos), Dr. Soivré (pastillas depurativas), Bañopié (para pies cansados o delicados), Sabelín (adelgazante) o Nosa (ectoparasiticida). Pero de todas estas marcas, solo una ha llegado hasta nuestros días. Se trata del raticida Nogat que fue puesto a la venta en el año 1923. El nombre deriva de ‘no gat’ (gato en catalán). Es decir, que con este producto no se necesita gato para acabar con las ratas.

Junto al nombre fueron creadas dos ilustraciones que contenían lemas publicitarios. En la imagen número 1, se pueden ver estas ilustraciones en una publicación de 1955 que explica la vida y costumbres de las ratas. En la ilustración de la izquierda aparece un gato rodeado de ratas que están contentas y no le tienen miedo. El lema es: “Gato harto no caza”. Y en el cuadro de la derecha, la muerte en forma de esqueleto persigue a las ratas que huyen. El lema es: “El terror de las ratas. La sentencia a su maldad”. Pues bien, fue la segunda ilustración la más utilizada en anuncios y devino con el tiempo en la imagen reconocible de la marca, tal y como hoy se utilizan los logotipos.

Fig 3. Anuncio publicado en 1968 en el periódico La Vanguardia.

Nogat fue creado antes de la llegada de los productos raticidas anticoagulantes, los cuales fueron comercializados a partir de la década de 1950 [2]. Se trataba de un raticida fosforado que actuaba mediante el envenenamiento agudo. La materia activa que provocaba en pocas horas la muerte de los roedores era fosfuro de zinc que al mezclarse con el ácido estomacal producía fosfamina. Esto implicaba la no aparición de resistencias. Nogat fue tuvo tres formulados: en polvo, en grano y en pasta. Lo normal en la época con el uso de raticidas agudos era realizar un precebado. Esto era básico en grandes desratizaciones. Y cuando las ratas se habían acostumbrado al cebo, se introducía este untado en el veneno.

La aparición de los raticidas anticoagulantes cambió esta metodología, ya que actuaban de manera lenta y las ratas no eran conscientes de que se estaban envenenando. No relacionaban entre la ingesta y el envenenamiento. Con la warfarina, las ratas tenían que comer varios días seguidos el cebo envenenado. Esto implicaba más cebo, pero por otra parte, se se ganó en seguridad, porque no actuaba de una manera rápida y daba tiempo a actuar contra el envenenamiento de animales domésticos o personas. La aparición de estos raticidas de acción lenta, hizo que en la publicidad de se hiciera constar esta frase: “Recuerde que Nogat no los mata en días, los mata en horas”. Y también: “Raticida de acción rápida que nunca falla”. El producto se mantuvo fiel a su formulación hasta principios de la década de 1990, cuando se substituyó el fosfuro de zinc por bromadiolona.

Fig 4. Anuncio publicado en 1993 en el periódico La Vanguardia.

Respecto al uso del fosfuro de zinc, se debe a que Nogat fue creado teniendo en cuenta otros productos raticidas de la época. Uno de los más conocidos entonces era la pasta fosfórea de L. Steiner que apareció en 1846 [3]. Junto a este producto había otros que también estaban formulados a base de fósforo. El más antiguo formulado en España fue la composición fosfórica Lanusky que apareció en Barcelona en 1851 [4].

Desconozco la historia de los Laboratorios Sókatarg, pero me da la sensación que la crisis de la década de 1990 se los llevara por delante. Esto lo digo porque si consultamos el registro de plaguicidas del Ministerio de Sanidad y Consumo de 1998 [5], encontraremos que el titular de Nogat es la empresa Nubiola Productos de Gran Consumo SL de Barcelona. Con el cambio de titular hubo un cambio de principio activo. Entre otras cosas porque fue prohibido el fosfuro de zinc como raticida. Pero en la actualidad, Nogat es propiedad de Europea de Productos de Gran Consumo SL, que es la misma empresa que la anterior, pero con diferente denominación [6]. Por lo que he averiguado esta empresa tiene en su haber la propiedad de marcas comerciales históricas.

Como comentaba al principio, Nogat es uno de los más antiguos raticidas comercializados en España que todavía sigue en activo. Este 2013 cumple ya 90 años. España ha cambiado mucho desde la época en que apareció. Es todo un lujo contar con una marca tan añeja. No es fácil implantar una marca. Según se dice, los consumidores nos inclinamos a menudo por marcas longevas como garantía de eficacia y calidad. Deseemos que prosiga su travesía por las turbulentas aguas del mercado actual. Y también que la presentación del producto se mantenga fiel al dibujo original.

Notas:

[1] Esquela de Joan Gratacós i Vallmajó publicada en el periódico La Vanguardia el jueves 12 de marzo de 1936, página 2. Nacido en Tortellà, la Garrotxa, Girona.

[2] C. Pradera. 05-02-2013. Un poco de historia sobre los raticidas anticoagulantes. El desinsectador y desratizador.

[3] C. Pradera. 12-02-2013. Pasta fosfórea de L. Steiner. El desinsectador y desratizador.

[4] C. Pradera. 06-01-2019. No más ratas y ratones con la composición fosfórica de Lanusky (1851). El desinsectador y desratizador.

[5] Dirección General de Salud Pública. 1998. Guía de plaguicidas utilizados en higiene alimentaria y salud pública. Ministerio de Sanidad y Consumo, Madrid. 461 pp.

[6] En 2017 la empresa Europea de Productos de Gran Consumo entró en un concurso de acreedores. La propietaria actual de la marca Nogat es Century Brands SL.

Fig 5. Tubo metálico oprimible de pasta fosforada./ Fuente: todocolección.net

6 comentarios en “Matarratas Nogat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .