Sobre el cardador (Diplopoda, Julidae)

Fig 1. Ejemplar de Ommatoiulus en Santa Coloma de Gramanet./ C. Pradera 09-2012

C. Pradera, Barcelona, 13-10-2012

Cuando era pequeño me encantaba mirar y tocar con el dedo a un cardador. Al presionar uno con mi dedo, se agitaba violentamente de un lado para otro para luego enrollarse en forma de espiral con la cabeza hacia adentro. Al enrollarse, el milpiés se pone en posición de protección o defensa. El cardador es un artrópodo de la familia Julidae perteneciente a la clase Diplopoda. Es también conocido como milpiés.

El cardador es habitual en la zona donde vivo. Son de color gris con una longitud de entre 2 y 6 centímetros. La parte central de cada anillo es de un gris claro y la parte lateral de un gris oscuro. Bajo el nombre de cardador denominamos las especies pertenecientes a la famila Julidae.  Y más concretamente a las especies del género Ommatoiulus. No es fácil la identificación de estas especies, ya que se requiere ser un especialista en este taxón. Ommatoiulus lo podemos encontrar en lugares soleados y pobres en vegetación.

Si queremos encontrar un cardador, lo buscaremos bajo las piedras o la hojarasca. Y si lo hacemos durante la noche, será más fácil porque salen en busca de alimento. Es vegetariano y detritívoro. A veces se desarrolla en gran número en solares cercanos a las casas. Y desde allí se trasladan por la noche apareciendo sobre suelos y fachadas de casas. Puede ocurrir que la población de estos diplópodos sea muy grande y sea motivo de cierto temor en personas aprensivas. Hay que hacer constar que  no representan ningún peligro para las personas. Cuando entran en nuestras casas lo hacen por error, porque en estas no tienen las condiciones de vida que necesitan. Así que los encontraremos muertos cerca de las puertas que dan al exterior (figura 6).

Los diplópodos no tiene mil pies, pero sí muchos. Tienen el cuerpo segmentado en anillos y en cada uno de ellos hay dos pares de patas. Esto los diferencia de los ciempiés o quilópodos (Chilopoda) que tienen solo un par de patas por segmento. En la Península Ibérica las diferentes especies de diplópodo pueden tener desde 11 a 60 anillos. Son artrópodos que se pueden encontrar en una gran variedad de ambientes y tienen una distribución cosmopolita. Los milpiés mudan la piel como hacen otros artrópodos y, en cada muda, añaden un nuevo segmento. Espero que las imágenes sirvan para ilustrar y dejar en buen lugar a este animal tan bonito.

Addenda. Añado imágenes de cardadores que pude observar en Traiguera, Castelló (figuras 7 a 12).

Fig 2. Milpiés de la familia Julidae en el Río Besós, Santa Coloma de Gramanet./ C. Pradera 09-2012.

Fig 3. Milpiés de la familia Julidae en el Río Besós, Santa Coloma de Gramanet./ C. Pradera 09-2012.

Fig 4. Milpiés de la familia Julidae en el Río Besós, Santa Coloma de Gramanet./ C. Pradera 09-2012.

Fig 5. Milpiés de la familia Julidae en el Río Besós, Santa Coloma de Gramanet./ C. Pradera 09-2012.

Fig 6. Cardadores encontrados en el interior de una nave industrial en Palol de Revardit, Pla de l’Estany./ C. Pradera 09-2012

Fig 7. Ejemplar de Ommatoiulus en Traiguera, Castelló./ C. Pradera 05-2021

Fig 8. Ejemplar de Ommatoiulus en Traiguera, Castelló./ C. Pradera 05-2021

Fig 9. Ejemplar de Ommatoiulus en Traiguera, Castelló./ C. Pradera 05-2021

Fig 10. Ejemplar de Ommatoiulus en Traiguera, Castelló./ C. Pradera 05-2021

Fig 11. Ejemplar de Ommatoiulus en Traiguera, Castelló./ C. Pradera 05-2021

Fig 12. Ejemplar de Ommatoiulus en Traiguera, Castelló./ C. Pradera 05-2021

2 comentarios en “Sobre el cardador (Diplopoda, Julidae)

  1. Diego Blasco dijo:

    Para empezar te diré que me gusta el respeto con el que hablas de un animal que, en principio, a mucha gente le produce repugnancia.
    En mi casita del campo son una verdadera multitud que se mete por todas partes: sé que son inofensivos pero cuando los aplastas accidentalmente dejan un olor a cianuro bastante molesto. Hasta ahora me limitaba a barrerlos y echarlos al campo vivos, pero me gustaría saber si hay alguna forma razonablemente ecológica de mantener a la mayoría de ellos fuera de casa. Me pregunto si espolvorear los alféizares de las ventanas y la parte de abajo de las puertas con ácido bórico, o con sal ayudaría a rechazarlos.

    • desinsectador dijo:

      No conozco ningún repelente para estos artrópodos. Sin embargo es posible que lo que tu comentas funcionara. Desde luego, el ácido bórico sí que los disuadiría de trepar por la fachada. Te recomiendo también que pongas burletes en las puertas que dan a la calle y mallas mosquiteras en las ventanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .