Recortes de prensa, gestación de Casa Grima

Fig 1. 1909, 2 de marzo, La Iberia (diario de tarde), página 3.

Esta entrada me ha llevado un buen tiempo de investigación. Quería saber un poco más sobre sobre la gestación del Centro Técnico de Fumigación, también conocido como Casa Grima, y fundado en la década de 1910 por Constantino Grima Talens. En este blog se pueden encontrar otras entradas, y numerosas menciones, a la que yo considero la primera empresa de control de plagas de España. O por lo menos, si no es la primera, es la única de la que tengo constancia. Es cierto que en aquella década los ayuntamientos de grandes ciudades ya contaban con servicios propios para acometer las desratizaciones. Por ejemplo, el Laboratorio Municipal de Valencia empezó a hacer pruebas con el Virus Danysz en 1899 [1], un novedoso producto rodenticida a base de Salmonella. Y en 1906, el doctor Claramunt del Laboratorio Municipal de Barcelona ya lo estaba utilizando [2].

Fig 2. 1909, domingo 7 de marzo, El Graduador, página 3.

Es bastante posible que por entonces en España ya existieran algunas empresas privadas que ofrecieran sus servicios de desratización y, seguramente, de desinsectación en el ámbito urbano. En 1878 en París, por ejemplo, ante la problemática generada por cucarachas, apareció Le Père Caffard, la cual entonces utilizaba cebos insecticidas. También en otra entrada he dado cuenta de unos anuncios aparecidos en un periódico londinense en los cuales un tal John Williams ofrecía servicios de erradicación de chinches de cama [4]. En consecuencia, España, debido a la bondad de su clima, seguramente habría personas que ofrecieran algún tipo de servicio al respecto. Pero de momento, no tengo constancia de ningún desinsectador y desratizador.

Sobre Casa Grima sí existe bastante información al respecto. Llegó a ser una empresa muy importante que desarrolló métodos propios de desinsectación y desratización basados en el uso del ácido cianhídrico. Además, destinó importantes recursos al apartado publicitario y a publicar documentación propia. Todo ello es sin duda un reflejo de cómo debía ser su fundador, ya que dominó la tecnología de la época para buscar soluciones, dominó el aspecto mercantil llevando la empresa por todo el país y dominó el aspecto comercial dándose a conocer y haciéndose con importantes contratos.

Fig 3. 1911, jueves 1 de junio, Diario de Valencia, página 3.

Fig 4. 1911, martes 23 de mayo, La Correspondencia de Valencia, página 4.

En las imágenes 1 y 2, se pueden ver dos recortes de marzo de 1909. Se puede leer la mención más antigua que he encontrado de Constantino Grima. Aparece como representante del Doctor B. Aliño de Valencia, el cual inventó una fórmula insecticida para destruir la plaga del piojo rojo del naranjo. Como se puede leer en el recorte del 2 de marzo de 1909 (figura 1), Constantino Grima tenía excelentes aptitudes comerciales. Se presentó en la redacción del periódico La Iberia para dar a conocer la prueba que iba a realizar al día siguiente en Orihuela con el novedoso insecticida. Y en el recorte del 7 de marzo (figura 2), aparecen descritas como exitosas las pruebas realizadas contra el piojo rojo del naranjo. Se intuye que Constantino Grima devino una persona conocida en el mundo agrario de la época en levante español. Prueba de ello es que, en junio de 1911, en el Diario de Valencia, fue publicado un anuncio publicitario de la empresa Polisulfuros Grima (figura 3), la cual comercializaba un insecticida a base de polisulfuros de cal que era descrito como “remedio científico eficaz para combatir por el sistema de pulverización las enfermedades parasitarias que atacan el arbolado en general.” Es decir, C. Grima tuvo éxito comercializando el remedio del Doctor B. Aliño y, al ver la oportunidad de negocio, se estableció por su cuenta. Constantino Grima contaba en su haber contactos y clientes, y tenía talento para los negocios. Puso la fábrica de polisulfuros en Alberique, población cercana a Valencia. Hemos de entender que, en esos años, empezaba la guerra química contra las plagas que culminó con la creación de los organoclorados en la década de 1940.

Fig 5. 1912, miércoles 12 de junio, La Provincias, página 2.

Fig 6. 1913, 25 de octubre, El Eco Toledano, página 2.

En 1911 se dio un hecho importantísimo para el mundo agrícola. Y fue la introducción del ácido cianhídrico para la fumigación de los naranjos. La aplicación de este gas en los cultivos venía avalada por el éxito conseguido en los naranjales de California (EUA). En la imagen número 4, se puede ver una noticia de 1911 publicada en La Correspondencia de Valencia, en la que se explica que el ingeniero Clemente Cerdá realizó tratamientos de prueba con ácido cianhídrico para el control del piojo rojo del naranjo. Los efectos de la fumigación fueron tan exitosos que los naranjeros querían disponer de todas las herramientas para poderlas realizar. En esta noticia se da cuenta también de manera amplia que, al procedimiento de la cianhidrización, sigue en eficacia la pulverización con polisulfuros de cal de los hermanos Grima de Alberique. El impacto del ácido cianhídrico fue importante. Y Constantino Grima vio el potencial del gas. Así pues lo incorporó a su negocio. En la imagen número 5, se puede ver una anuncio de Polisulfuros Grima un año posterior al anterior en el que se menciona la fumigación con ácido cianhídrico. Y en el pie del anuncio se puede leer que la empresa realizaba también fumigaciones. Se constata, pues la capacidad de Constantino Grima para los negocios. Por un lado incorporaba un producto eficaz y, por otro, se hacía con su aplicación, ya que requería de manos expertas. En la imagen número 6, se puede ver una nota agrícola publicada en 1913 en El Eco Toledano. Es interesante por dos hechos. El primero es porque se menciona que se están realizando fumigaciones con ácido cianhídrico sobre olivos. El negocio se amplía del naranjo a todo tipo de árboles. Y el segundo es porque se menciona por primera vez el nombre de Casa Grima para referirse a la empresa de Constantino Grima y Hermanos.

Fig 7. 1913, 16 de diciembre, Las Provincias, página 2.

También de 1913 es una carta abierta que Constantino Grima dirigió a Antonio Maylín y que fue publicada en el periódico Las Provincias (figura 7). Es muy interesante porque saca pecho y reprueba a una personalidad importante de la época. Se trata del agrónomo y catedrático de agricultura Antonio Maylin Alonso (1849-1916). Parece ser que esta personalidad habló públicamente en una conferencia sobre el mal hacer de las casas fumigadoras que entonces utilizaban el ácido cianhídrico. En su escrito, Constantino Grima se desmarca del resto de casas fumigadoras aduciendo la profesionalidad de Grima y Hermanos, y que no se podía poner a todas las empresas en el mismo saco. Interesante es que menciona que el uso de la cianhidrización como fue una iniciativa suya. Es cierto que Constantino Grima el introductor en España, pero sí quien vio el negocio rápido y más uso le dio. Este hecho lo hace constar aduciendo con datos que, del 1.400.000 árboles tratados con ácido cianhídrico en España, 836.483 han sido tratados por Grima y Hermanos. Constantino Grima hace notar que Antonion Maylin conocía la importancia de su empresa y que lo podía haber mencionado. En definitiva, se trata de un interesante escrito que muestra el carácter de Constantino Grima.

Fig 8. 1916, domingo 28 de mayo, La Vega, Semanario Independiente de Orihuela, páginas 1 y 2.

De 1916, he encontrado un artículo muy interesante que fue publicado en el semanario La Vega de Orihuela. Se titula ‘La fumigación con el ácido cianhídrico’. Se puede leer una breve reseña histórica de este procedimiento y de su introducción en España. Al final del artículo, se menciona a la Casa C. Grima y Hermanos como la más importante en el uso del gas, lo cual sirve para realizar una buena publicidad. En el último párrafo, se puede encontrar un importante dato:

«Según nuestras noticias la misma empresa industrial está construyendo unas máquinas fumigadoras que producen el gas cianhídrico automáticamente, y cuyo gas, en la proporción que requiera, será aplicado a los distintos árboles en la cantidad exacta,  sin pérdidas ni equivocaciones posibles y sin temor a los deterioros de las lonas por salpicaduras de ácido sulfúrico, ni peligro, que es lo más importante, para los operarios encargados de su manejo.»

Como sabemos, es poca la cantidad necesaria de ácido cianhídrico para matar a una persona. Y su uso conllevó muchos accidentes y numerosos fallecidos. El método utilizado era el americano. Consistía en depositar bajo la lona un generador, un recipiente de arcilla pura cocida o bien de madera recubierta en su interior con plomo, dentro del cual se vertía agua y ácido sulfúrico. Al hidratarse este ácido, se produce una elevación de la temperatura, lo cual se aprovecha para depositar rápidamente cianuro en estado sólido. Al mezclarse el cianuro con el ácido sulfúrico se produce la violenta reacción que genera el ácido cianhídrico. Todo esto era realizado por personas que se exponían a numerosos peligros. Esto debió hacer meditar mucho a Constantino Grima, quien debió de ver en vivo algunos dolorosos accidentes. Y es por ello que, para minimizar los peligros, desarrolló un aparato que llamó cianogeneratriz [5]. En el interior del aparato se producía la reacción química sin peligro para las personas. El aparato era situado fuera de la zona a tratar y el gas generado era llevado por medio de tubos.

Fig 9. 1920, miércoles 30 de junio, Las Provincias, página 3.

Fig 10. 1921, martes 22 de febrero, Diario de Valencia, página 2.

Era importante el hecho de desarrollar un aparato que permitiera un uso más seguro del ácido cianhídrico. Y la solución a ello debió llevar a Constantino Grima a ampliar el uso de este gas para otras usos más allá de la aplicación en árboles como es el de las plagas urbanas. No sé en qué año empezó a pensar en esta posibilidad. Pero he encontrado un anuncio de 1920 en el que Casa Grima ofrece servicios de desinsectación. Lo considero el más antiguo publicado por una empresa de control de plagas. Se titula ‘Desinfección de habitaciones y locales’ y se ofrece contra chinches, pulgas, cucarachas y otras plagas. Era además un método garantizado y avalado, ya que “nuestro método de desinfección e higiene ha sido adoptado para los locales del ejército.” En este anuncio, Casa Grima tiene otra denominación más específica como Centro Técnico de Fumigación. Interesante denominación que daba cuenta del nivel técnico que se había desarrollado. El negocio marchaba y se expandía. En la imagen número 10, se puede leer una noticia sobre un viaje que Constantino Grima realizó a Italia para vender sus máquinas generadoras de gas para fumigar naranjos y olivos.

Fig 11. 1922, 15 de febrero, revista de Sanidad Militar, núm 4, página 32.

En el anuncio publicitario de la imagen número 11, se puede ver el aspecto de la máquina cianogeneratriz. Este anuncio publicitario fue publicado a toda página en 1922 en la revista Sanidad Militar. Y fue publicado durante unos años en la misma revista, la cual era leída por un importante cliente como era el Ejército. Constantino Grima entendió que la Administración, además de ser un buen cliente, le aportaría prestigio. En 1921, la Dirección General de Sanidad probó el sistema Grima en el puerto de Vigo bajo la supervisión de médicos de Sanidad Exterior. Hasta entonces, los barcos que venían de zonas afectadas por la peste o que implicaran un riesgo para la salud eran fumigados con dióxido de azufre, el cual se generaba quemando azufre. El uso de este gas no era del todo efectivo para la eliminación de las ratas y sus parásitos. Entre otras cosas, porque el gas no se expandía de una manera homogénea por todo el barco. En cambio, el sistema Grima, mediante el uso de la cianogeneratriz, sí permitía dirigir con mangueras el gas a donde se quisiera. Las prueba fueron un éxito y su uso fue avalado. Poco a poco, se fue extendiendo el uso del ácido cianhídrico a la práctica de la desinsectación y desratización de navíos.

Fig 12. 1923, domingo 2 de septiembre, Diario de Valencia, página 5.

En la imagen número 12, un anuncio de 1923 da cuenta del alcance del uso del ácido cianhídrico por el Centro Técnico de Fumigación SA. Se anuncia su uso por la Administración en puertos y fronteras, en cuarteles y cárceles. Y también para la desinsectación de coches de ferrocarril, hoteles, casas particulares, almacenes, etc. Y todo este alcance significaba trabajo por hacer allí donde fuera necesario. Casa Grima expandió su actividad por toda España. Se abrieron delegaciones en las ciudades destacadas. En la imagen número 13, se puede ver un anuncio publicitario publicado en 1925 en La Gaceta de Tenerife.

Fig 13. 1925, jueves 12 de febrero, La Gaceta de Tenerife, página 1.

Y hasta aquí llega este artículo sobre los inicios de Casa Grima. Además de los recortes de prensa que he expuesto, he hecho acopio de otros que pongo a disposición en esta entrada para quienes tengan curiosidad. Véanlos más abajo. Dan cuenta de la importancia de esta empresa. Destaco el artículo de 1927 publicado en la importante revista Mundo Gráfico, en donde se da cuenta del uso del ácido cianhídrico para “la extinción de perros vagabundos” (figura 14). Y también destaco el publicado en Actualidad Española en 1932 sobre el uso del sistema Grima en vagones de ferrocarril y estaciones (figura 25). El último de todos es de 1942 (figura 27). Interesante es porque aparece el famoso “presupuestos gratis” que rige en el sector. Y que parece que viene de lejos.

Notas: 

[1] Las Provincias, Valencia, sábado 30 de septiembre de 1899, Año XXXIV, número 12.088. En Virus Danysz, Muricida y Raticida Claramunt, Desinsectador, 10-01-2015.

[2] La Vanguardia, Barcelona, jueves, 28 diciembre 1911, página 2. En Virus Danysz, Muricida y Raticida Claramunt, Desinsectador, 10-01-2015.

[3] Le Père Caffard, Desinsectador, 30-12-2013.

[4] A certain remedy aganist bed buggs, Desinsectador, 30-01-2014.

[5] ‘Aplicaciones sanitarias por el ácido cianhídrico’ por Centro Técnico de Fumigación Casa Grima (1927), Desinsectador, 09-10-2013.

Fig 14. 1927, 23 de febrero, Mundo Gráfico, página 2.

Fig 15. 1927, 25 de mayo, Mundo Gráfico, página 22.

Fig 16. 1927, 23 de noviembre, Mundo Gráfico, página 35.

Fig 17, 18 de noviembre, Mundo Gráfico, página 30

Fig 18. 1928, domingo 25 de noviembre, El Pueblo, diario republicano de Valencia, página 1.

Fig 19. 1929, sábado 9 de marzo, El Pueblo, diario republicano valenciano, página 5.

Fig 20. 1929, martes 4 de junio, El Telegrama del Rif, página 4.

Fig 21. 1929, martes 29 de octubre, Heraldo de Madrid, página 3.

Fig 22. 1929, miércoles 20 de noviembre, Mundo Gráfico, página 9.

Fig 23. 1931, 8 de septiembre, Actualidad Hispana, Núm 8, página 41.

Fig 24. 1931, Orden del Ministerio de la Gobernación de 12 de junio.

Fig 25. 1932, Actualidad Española, Núm 13, página 13.

Fig 26. 1934, domingo 3 de junio, Las Provincias, Año 69, Núm 20097, página 6.

Fig 27, 1942, agosto, Revista para la mujer, Núm 55, página 42.

2 comentarios en “Recortes de prensa, gestación de Casa Grima

    • desinsectador dijo:

      ¡Hola, Nerea! Muchas gracias por tu comentario. Y gracias por ponerme en vuestros mailings, así voy informándome de lo que hacéis. Si os puedo ayudar en cualquier cosa, ya sabéis. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.