Sobre los gorgojos del género Otiorhynchus (Coleoptera, Curculionidae)

Fig 1. Ejemplares de otiorrinco (Otiorhynchus) recogidos en Barcelona./ Desinsectador 09-2018

La semana pasada un cliente envió una muestra con insectos para que los identificáramos. Habían sido detectados en un interior. Al verlos, vi que todos parecían pertenecer a una misma especie. Los identifiqué como coleópteros del género Otiorhynchus que son relativamente abundantes. Al cliente le comenté que su origen estaría en alguna de las plantas que tuviera en casa de la cual se estuvieran alimentando. Los otiorrincos son plagas de los cultivos. Atacan tanto las partes subterráneas de las plantas como las aéreas. Las larvas se desarrollan en el suelo donde se alimentan de las raíces. Y los adultos se alimentan de las hojas y flores durante la noche. Al llegar el día, descienden y se esconden en el suelo debajo de restos vegetales o piedras. Se puede detectar su preencia por el daño visible que ocasionan en las hojas. Muerden el perfil de la hoja, lo que da un aspecto mordisqueado o aserrado.

Existen varias especies que afectan a los cultivos. En el Península Ibérica abundan dos: Otiorhynchus cribricollis y Otiorhynchus sulcatus. La primera es conocida como gorgojo del olivo y la segunda como gorgojo de la vid. Es probable que los otiorrincos de las imágenes de esta entrada pertenezcan a la primera especie, la cual se encuentra bien distribuida por toda la península debido a la importancia del cultivo del olivo. Además, los adultos de O. cribricollis miden entre 6 y 8 mm, de la misma manera que los fotografiados (figura 1). Ahora bien, el nombre de gorgojo del olivo o gorgojo de la vid no significa que se alimenten solo de estas plantas, ya que lo hacen de otras muchas. Ambas especies son consideradas como polífagas. Es fácil, por tanto, que pueda aparecer en jardines o plantas cultivadas en macetas. Y que luego se puedan ver en interiores.

Fig 2. Ejemplar de otiorrinco (Otiorhynchus)./ Desinsectador 09-2018

Los otiorrincos tienen los élitros soldados, razón por la cual su expansión la hacen por su propio pie o, principalmente, gracias a que las personas los llevamos inadvertidamente de un lado para otro. Tanto O. cribricollis como O. sulcatus son especies que tienen su origen en la Europa mediterránea, pero han sido llevados a otras partes del mundo. Un aspecto que los hace temibles es que los otiorrincos se reproducen normalmente por partenogénesis. La ausencia de machos facilita su distribución, ya que una hembra solitaria que sea transportada en una planta a otro lugar podrá ser origen de una nueva población. Y no son pocos los huevos que ponen. Una hembra de O. cribricollis puede poner hasta 200 huevos. Ahora bien, una hembra de O. sulcatus puede poner hasta 1.000. En consecuencia, la segunda especie puede devenir rápidamente un grave problema.

El ciclo biológico de ambos otiorrincos es de un año. Los adultos aparecen en mayo y junio. Buscan su alimento durante la noche. Pero durante el verano suelen esconderse bajo tierra en grupos para resguardarse de las altas temperaturas. Cuando a finales de agosto desciende el calor, se los vuelve a encontrar. Y es durante el mes de septiembre y octubre que realizan la puesta. En esta época están activos. Y es lógico que se los pueda ver de manera accidental en interiores de viviendas, ya que la hembra busca nuevos lugares para la puesta. Un detalle interesante es que, en el caso de O. cribricollis, los adultos pueden enterrarse en otoño para salir en la primavera siguiente y realizar una segunda puesta. El gran daño que provocan los otiorrincos es en su fase larvaria. Si una gran cantidad de larvas se alimentan de las raíces de una planta joven, la pueden dañar seriamente.

Referencias:

Otiorhynchus sulcatus (vine weevil). Invasive Species Compendium, Centre for Agriculture and Biosciences International, UK, 2018.

– S. López Galarza, F. García Marí, B. Pascual España, J. Alagarda Pardo y J. V. Maroto Borrego: Los gorgojos del género Otiorhynchus graves plagas potenciales en el cultivo de fresas y fresones. Cuadernos de Fitopatología, primer trimestre, enero de 1998.

– M. Alvarado, A. Serrano, J. M. Durán, M. I. González y A. de la Rosa: Contribución al conocimiento y control de Otiorrhynchus cribricollis Gryll. (Coleoptera: Curculionidae) plaga del olivo. Boletín de Sanidad Vegetal, Plagas, 24: 715-726, 1998.

Fig 3. Ejemplar de otiorrinco (Otiorhynchus)./ Desinsectador 09-2018

Fig 4. Ejemplar de otiorrinco (Otiorhynchus)./ Desinsectador 09-2018

Fig 5. Ejemplar de otiorrinco (Otiorhynchus)./ Desinsectador 09-2018

Fig 6. Ejemplar de otiorrinco (Otiorhynchus)./ Desinsectador 09-2018

Fig 7. Ejemplar de otiorrinco (Otiorhynchus)./ Desinsectador 09-2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.