Meloe autumnalis (Coleoptera, Meloidae) en Granyena de Segarra, Lleida

Fig 1. Vista desde Granyena de Segarra, la Segarra, Lleida./ Desinsectador 11-2018

Me encanta la vida rural. Los pueblos que más me gustan son aquellos que pasan desapercibidos para las guías turísticas. Y especialmente aquellos que viven del campo y en el ambiente se percibe el olor del ganado. Me gusta la autenticidad. El pasado sábado paseé por Granyena de Segarra (Lleida), un pueblo corriente y moliente. Se encuentra sobre un promontorio en cuya parte alta hay un castillo en ruinas de la época de la reconquista. Desde allí se contempla gran parte de la Segarra, comarca de secano dedicada en su mayor parte al cultivo del cereal.

Fig 2. Ejemplar de Meloe autumnalis./ Desinsectador 11-2018

También me gusta esta época, cuando el otoño se encuentra avanzado. El atardecer es de gran belleza. Si el cielo está con nubes, los colores vivos del ocaso son espectaculares. Y, ¡cómo no!, las chimeneas perfuman el ambiente con su olor a hogar. El ambiente frío invita al recogimiento.

La visita a esta modesta población fue un placer para mis sentidos. Paseando por las afueras del pueblo, encontré un ejemplar de Meloe autumnalis, un escarabajo de la familia Meloidae. Estaba parado en medio de la pista de tierra. Me paré, lo observé y tomé unas fotografías.

Las especies de esta familia son interesantes. En especial aquellas que han perdido la capacidad de vuelo. Tienen los élitros muy reducidos y un abdomen voluminoso. Sin embargo, esta limitación de movimiento, que puede hacer pensar en una vida simple y anodina, esconde todo lo contrario, un ciclo de vida complejo y largo. La hembra de Meloe deposita centenares de huevos en el suelo. La larva recién nacida trepa por una planta a la espera de una especie concreta de abeja solitaria. Entonces se sube a ella para poder acceder hasta la cámara en la cual la abeja deposita su huevo y las reservas de comida para su larva. En esa cámara, la larva de Meloe tiene el alimento asegurado para su desarrollo hasta devenir un adulto.

Fig 3. Ejemplar de Meloe autumnalis./ Desinsectador 11-2018

Un ciclo de vida como el descrito implica que pocas larvas conseguirán llegar al estadio adulto. Quizás sea por ello que el abdomen tan grande esconde una buena capacidad de puesta de huevos. En algunas especies de Meloidae parece ser que es de miles. Por otro lado, su aspecto regordete implica que pueda ser un bocado apetecible para un depredador. Sin embargo, el adulto segrega una sustancia irritante llamada cantaridina. El depredador que pruebe uno, se abstendrá de probar otro. Es por ello que estos escarabajos reciben el nombre de aceiteras. Como adulto tiene una alimentación vegetariana.

El género Meloe cuenta con 17 especies para la Península Ibérica y Baleares. Meloe autumnalis tiene una amplia distribución. Se encuentra por casi toda Europa, Magreb, Cáucaso y Asia Menor [1].

Notas:

[1] M. Prieto, M. García–París & G. Masó: La colección ibero–balear de Meloidae Gyllenhal, 1810 (Coleoptera, Tenebrionoidea) del Museu de Ciències Naturals de Barcelona. Arxius de Miscel·lània Zoològica, 14 (2016): 117–216

Fig 4. Ejemplar de Meloe autumnalis./ Desinsectador 11-2018

Fig 5. Ejemplar de Meloe autumnalis./ Desinsectador 11-2018

Fig 6. Ejemplar de Meloe autumnalis./ Desinsectador 11-2018

Fig 7. Ejemplar de Meloe autumnalis./ Desinsectador 11-2018

Fig 8. Ejemplar de Meloe autumnalis./ Desinsectador 11-2018

Fig 9. Ejemplar de Meloe autumnalis./ Desinsectador 11-2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.