‘Desratización por el empleo de anticoagulantes sanguíneos sintéticos’, Matilla y Piédrola (1959)

valentin-matila-1959-01

Fig 1. Portada de ‘Desratización por el empleo de anticoagulantes sanguíneos sintéticos’, de Valentín Matilla y Gonzalo Piédola de 1959./ Desinsectador 2016

Recientemente dediqué un posteo a un libro de Valentín Matilla y Gonzalo Piédrola titulado ‘Los roedores reservorios y vectores de enfermedades infecciosas y parasitarias’, publicado en 1950 [1]. Dicho libro tuvo su relevancia, puesto que fue tratado por dos especialistas e iba dirigido a los profesionales del sector. Estos autores hacían mención de los raticidas sintéticos aparecidos en la década de 1940 a raíz del impulso que la II Guerra Mundial dio a las cuestiones de salud pública. Sin embargo, no se hacía mención de los compuestos anticoagulantes, los cuales fueron comercializados a principios de la década de 1950. Por tanto, se hacía imprescindible un libro al respecto. Y ambos autores publicaron en 1959 la ‘Desratización por el empleo de anticoagulantes sanguíneos sintéticos’.

Este segundo libro apareció fue publicado por la misma institución que el primero, por el Instituto Español de Medicina Tropical, el cual fue llamado hasta 1957 como Instituto de Medicina Colonial. No voy a dedicar espacio a hablar sobre ambos autores, a los que ya dediqué un espacio en el posteo anterior. Tan solo mencionar, tal y como se puede leer en el libro, que Valentín Matilla Gómez en 1959 era director del Instituto de Medicina Tropical y, Gonzalo Piédrola Gil, jefe de sección del mismo. Remarco que se trata quizás del libro más importante, por no decir el único, publicado en España sobre los anticoagulantes y su uso. No solo por la materia que toca, sino porque es producto de la experiencia acumulada por los autores. El texto tiene 80 páginas y está dividido en 6 capítulos:

1 – Papel epidemiológico de los roedores.

2 – Estudio bioquímico de las drogas anticoagulantes.

3 – Trabajos de experimentación  en laboratorio.

4 – Empleo de las drogas anticoagulantes.

5 – Estudio de las principales técnicas de desratización y sus productos.

6 – Conclusiones y bibliografía.

Obviaré el primer y segundo capítulo. El primero por hacer referencia a la lista de enfermedades infecciosas de las que los múridos son potenciales vectores. Asunto que se puede encontrar en cualquier manual. Y el segundo por ser un tema muy técnico.

TRABAJOS DE EXPERIMENTACIÓN EN LABORATORIO

Interesante todo este capítulo, en el que ambos doctores explican sus primeras experiencias con los compuestos anticoagulantes. Explican que hacia 1950 les llegaron los primeros productos comerciales. Primero Tomorin, el cual contenía cumacloro que fue sintetizado por la compañía suiza Geigy, famosa por el descubrimiento de materias activas insecticidas como el DDT o el diazinón. Luego experimentaron con Ibys 152, el cual contenía un compuesto sintetizado en España por el Instituto de Biología y Sueroterapia similar a la warfarina [3]. Luego experimentaron con Pival y Pivalyn, dos productos comerciales que contenían pindona [4]. Interesante anotar que la pindona tenía además actividad fungicida e insecticida, por lo cual los cebos preparados se conservaban mejor. Y posteriormente con la warfarina y la difacinona.

Fig 2. Imagen de una rata muerta por la acción de los compuestos anticoagulantes. Página intercalada entre la 22 y 23.

Realizaron numerosos experimentos en laboratorio con rata de alcantarilla, rata de tejado y ratón doméstico para saber las dosis exactas en que se producía la muerte del 100% de un lote. Llegaron a la conclusión de que había que cuidar mucho la reposición de alimento envenenado, puesto que las ratas consumen muy diferente cantidad de un día a otro. En caso de que pudiera faltar alimento, se corría el peligro de que el múrido no llegara a la dosis requerida para conseguir la muerte. Este era el principal problema del uso de los anticoagulantes de primera generación. El uso de productos con estas materias activas requería gran cantidad de cebo y de mano de obra. Y lógicamente, un buen plan de trabajo para conseguir el éxito. Sin embargo, ofrecían mayor seguridad para los propios usuarios y animales no diana, puesto que no eran de dosis única [5].

De sus experimentaciones los autores llegaron a cuatro conclusiones. La primera es que la muerte es lenta y el múrido no se dan cuenta de la causa. Los cebos son preparados con pequeñas cantidades de anticoagulante que no es percibido por el múrido. La segunda es que se pueden preparar cebos de larga duración, ya que los compuestos anticoagulantes no se degradan fácilmente. La tercera es que son fáciles de aplicar. Y la cuarta es que, al no ser de dosis única, el peligro de intoxicación para animales no diana es mucho menor. En la tabla siguiente (figura 3) se puede ver una tabla comparativa de la DL50 de las materias raticidas más utilizadas en la época.

Fig 3. Tabla comparativa de la dosis única para producir la intoxiación con diversas materias activas. Página 38.

EMPLEO DE LAS DROGAS ANTICOAGULANTES

Para surtir efecto, el múrido ha de recibir una dosis seguida durante 5 días. Los cebos a base de warfarina deben contenerla al 0’025 %. Y los cebos a base de cumacloro deben contenerlo al 0’025 %. Los autores explican la preparación de cebos a base de harina a los que se puede añadir un fungicida, por si estas cogen humedad, y un tinte verde o azul para advertir del peligro. En la imagen número 4 se puede ver una tabla comparativa de los efectos de la warfarina sobre varios animales. Nótese el casi nulo efecto sobre las gallinas.

Fig 4. Tabla comparada de los efectos de la warfarina. Pág 33.

Los autores citan los siguientes raticidas anticoagulantes como los principales usados en la época:

– Warfarina (anticoagulante cumarínico).

– Tomorin (cebo sólido con cumacloro, anticoagulante cumarínico).

– Raticida IBYS 152 (cebo sólido con 3-(alfa-fenil-beta-acetil)-etil-4-hidroxi-cumarina, anticoagulante cumarínico).

– Pival (cebo sólido con pindona, anticoagulante indandiona).

– Pivalyn (cebo soluble con pindona, anticoagulante indandiona).

– Difacinona (anticoagulante indandiona).

– Nidane (anticoagulante indandiona).

ESTUDIO DE LAS PRINCIPALES TÉCNICAS DE DESRATIZACIÓN

En este capítulo se explica cómo proceder a las desratizaciones en diversos ámbitos con la finalidad de que las operaciones sean “regladas, científicas y que vayan seguidas de éxito”. Se empieza por la descripción de una desratización en un local aislado y, luego, por una realizada en todo un edificio. Luego se describe la manera de proceder en un área mayor como es un área con diversas edificaciones, en toda una población y en áreas agrícolas. En último lugar, se describe la técnica a emplear en navíos. De manera general, estas son las operaciones que son por otra parte las lógicas:

1/ Estudio previo de la zona en donde actuar: grado de infestación, plano de la zona, tipo de edificación, etc. Y un estudio económico aproximado de la operación.

2/ Preparación de la operación: elección de comederos, cebos a emplear, cantidad necesaria inicial y cantidad a reponer, etc.

3/  Marca de la operación y recogida de información: curva de consumo de cebos, mortalidad recogida, recuento de roedores, etc.

4/ Resultado final de erradicación y coste. Reconocimiento de la zona, comprobación de erradicación, informe final, etc.

Fig 5. Imagen de un espacio en donde los autores realizaron una prueba de desratización. Página intercalada entre 60 y 61.

En el texto se dan indicaciones muy valiosas que seguramente fueron aprovechadas por los responsables en campañas de desratización de la época. En las imágenes 6, 7 y 8 se pueden ver gráficas concluyentes de diversas desratizaciones realizadas con anticoagulantes. Se puede ver la cantidad de raticida utilizado y la constatación de múridos encontrados muertos. Lógicamente hay una relación entre la cantidad de cebo colocado y la presencia de múridos.

En el texto se señala que las operaciones han resultado exitosas dejando en mínimos la presencia de roedores en la mayoría de casos. Aunque las experiencias relatadas son tratamientos de choque y se indica que se hace necesario la continuación de la desratización en el tiempo. Sin embargo, donde no parece que el uso de estos raticidas haya tenido éxito es en la desratización de navíos. Se explica el caso del uso de la warfarina, cumacloro y fumarina en navíos de guerra donde resulta eficiente, aunque lento y raramente total, por lo cual se hace necesaria la desratización permanente. El problema es que los anticoagulantes no permite que se emita un certificado internacional de desratización a los barcos así tratados. Por tanto, no supera al uso rápido y total del ácido cianhídrico que no solo libra de múridos, sino de insectos.

Para finalizar, remarcar la importancia de este libro. Y también la preeminencia que obtuvieron los raticidas anticoagulantes desde su aparición por sus múltiples ventajas.

– Matilla Gómez, Valentín; Gonzalo Piédrola Gil: Desratización por el empleo de los anticoagulantes sanguíneros sintéticos, Instituto Español de Medicina Tropical, Madrid, 1959 (80 páginas).

Notas:

[1] ‘Los roedores reservorios y vectores de enfermedades infecciosas y parasitarias’, Matilla y Piédrola (1950), Desinsectador, 02-02-2016.

[2] Sobre el raticida Lanirat, Desinsectador, 23-01-2014.

[3]  Raticida IBYS 152, Desinsectador, 08-04-2013.

[4] Sustancia sintetizada en 1937 y desarrollada como insecticida por Motomco Ltd. Fue creado como una alternativa a las piretrinas. En 1953 fue estudiado su uso como raticida anticoagulante.

[5] Aunque sí es cierto que en dosis elevadas podían actuar de una sola ingesta.

Fig 6. Gráfica sobre desratización realizada en el Consejo Supremo de Justicia Militar de Madrid. Página 56.

Fig 7. Gráfica sobre desratización realizada en dos cuarteles de Madrid. Página 58.

Fig 8. Gráfica realizada en un terreno donde se hallaba emplazado el Ministerio del Ejército y otros edificios (1953). Página 63.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.