Flasquito de licor para consumir las chinches, anuncio de 1759

Fig 1. Anuncio de 1759 publicado en ‘Diario Noticioso Universal’./ BNE

C. Pradera, Barcelona, 25-09-2015

Buscando en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España (bne.es), he encontrado un anuncio antiguo en el que se ofrece un producto contra chinches de cama (Cimex). Fue publicado el lunes 18 de junio de 1759 en el ‘Diario Noticioso Universal’ de Madrid. Hasta el momento, es el anuncio más antiguo que he encontrado sobre un producto para control de plagas comercializado en España. El anuncio dice lo siguiente:

«Se venden unos Flasquitos de licor, compuesto y experimentado, bueno para consumir las Chinches, pues untando con dicho licor en aquel parage donde se recogen, quedan muertas en breve; advirtiendo, que cada Flasquito se darà, junto con una rezeta, à 8. reales de vellon: se hallaràn en casa de D. Benito de Tramaria, Mercader en la Puerta del Sol, junto al Estanquillo.»

Este anuncio es el primero de la sección titulada ‘Noticias de Comercio’. Detalle importante, porque denota la incidencia que debían tener las chinches de cama en la época. Aunque lo cierto es que estos pequeños parásitos llevan milenios viviendo de nuestra sangre. Y esto es relevante porque quizás las chinches de cama han sido uno de los insectos más importantes en la historia del sector del control de plagas. Remarco que hablo de insectos, porque si hablamos de animales superiores, la rata es la que más ha contribuido a la conformación del sector.

Pero la chinche de cama no solo fue uno de los motores económicos del sector de control de plagas, sino que fue la que propició la primera legislación al respecto. El 2 de enero de 1926 se publicó una Real Orden que obligaba a girar visitas trimestrales a los inspectores de sanidad en los establecimientos de pública concurrencia para que estuvieran en las debidas condiciones higiénicas [1]. Esta norma fue fruto de la mala fama que tenían los establecimientos hoteleros en el extranjero a causa de la falta de higiene y la gran cantidad de chinches. En el primer párrafo se justifica la redacción de la Real Orden como sigue:

«Es verdaderamente vergonzoso para España que haya podido decirse en alguna Guía extranjera de turismo que no pueden visitarse muchas de nuestras poblaciones porque la falta de higiene y la sobra de suciedad y de parásitos de gran número de hoteles y fondas hacen poco recomendable a los aficionados a estos viajes la visita a nuestro país […]»

La conclusión es que nos tuvieron que sacar los colores en el extranjero para que se hiciera algo al respecto. Y el exterminio de chinches fue durante un par de decenios, hasta que llegaron los insecticidas orgánicos de síntesis, el servicio más demandado. En una entrada publiqué un recorte del periódico ABC de 1943 donde aparecían tres anuncios de empresas de la época [2]. Dos de las empresas se anunciaban con la palabra ‘chinches’. Y a la que no mentaba a las chinches, lo hacía de manera indirecta, ya que realizaba desinsectaciones con ácido cianhídrico en domicilios. Y justo este gas se aplicaba contra chinches. Era un método peligroso y muy tóxico, pero era lo que entonces se tenía a mano.

Para acabar, comentar que me pregunto si a mediados de la década de 1750 había en España alguien que se dedicara al oficio de exterminar chinches. Es bastante posible que alguien se especializara, ya que en aquella época se realizaban fumigaciones con productos diversos. Una habitual consistía en quemar azufre para generar anhídrido sulfuroso [3]. Y es lógico que alguien se dedicara a la realización de tratamientos si tenemos en cuenta que las personas con poder adquisitivo no iban a aplicar ellos mismos el producto del flasquito del anuncio. Se lo harían aplicar a un sirviente. O quizás solicitaran en el lugar donde lo adquirieran si conocían de alguien que a ello se dedicara. Tiempo atrás dediqué una entrada a un anuncio publicado en 1733 en un periódico inglés [4]. Según este anuncio un tal John Williams ofrecía la eliminación de chinches y además con garantía.

Notas:

[1] Real Orden de 2 de enero de 1926 disponiendo que por los funcionarios de Sanidad correspondiente se giren trimestralmente visitas a los establecimientos que se indican, con el fin de que se encuentren en las debidas condiciones de higiene y salubridad. Ministerio de la Gobernación. Gaceta de Madrid de 5 de enero de 1926.

[2] C. Pradera. 14-03-2013. Algunas antiguas empresas de control de plagas. El desinsectador y desratizador.

[3] C. Pradera. 17-04-2013. Sobre la sulfuración. El desinsectador y desratizador.

[4] C. Pradera. 30-01-2014. A certain Remedy against Buggs (1733). El desinsectador y desratizador.

Fig 2. Página 31 del publicado en el Diario Noticioso Universal el lunes 18 de junio de 1759./ BNE

2 comentarios en “Flasquito de licor para consumir las chinches, anuncio de 1759

    • desinsectador dijo:

      Espero que no. Creo que las chinches nos están pillando desprevenidos. Creo que cambiará la tendencia cuando las autoridades sanitarias tomen conciencia de la gravedad del caso. Y que esto no es como los piojos de la cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .