Sustancias repelentes de mosquitos de uso tópico

Fig 1. Repelentes en estantería de supermercado./ Deisnsectador 2015

Con la llegada del verano, llegan los mosquitos. Y con ellos, un gran abanico de productos que prometen librarnos de ellos aparecen en las estanterías de supermercados y droguerías. Hay que tener en cuenta que alrededor de los mosquitos se mueve mucho dinero. Es lógico porque este insecto es vector de enfermedades. Hace cosa de un año, Bill Gates presentó en su página personal una lista con los animales más peligrosos para el hombre [1]. El primer puesto lo ocupaba el mosquito con una estimación de 725.000 muertes al año. Ahí es nada. En consecuencia, muchas empresas van a ofrecernos soluciones. Pero a veces, algunos de estos productos no cumplen con lo que prometen [2]. Espero con este texto dar algunas claves para que se entienda por qué algunos productos no funcionan.

Las sustancias repelentes de mosquitos que voy a tratar son las de uso tópico. Es importante tener en cuenta que hay muchas sustancias repelentes, pero no todas pueden usarse para que entren en contacto con nuestra piel. Por ejemplo, los piretroides son sustancias insecticidas que repelen a los insectos. Sin embargo, no podemos aplicarlos directamente sobre nuestro cuerpo porque la piel lo absorbería y tendría un efecto tóxico afectando a las células nerviosas. Sí en cambio, los piretroides pueden usarse en forma de aerosol (botes de espray) o vapores (vaporizadores eléctricos) para impedir que entren insectos en un ambiente. Pero siempre dentro de un límite, ya que un ambiente demasiado cargado también tendría un efecto tóxico, pues a través de la respiración penetraría en nuestro organismo.

Empezaré por definir qué es una sustancia repelente y cómo actúa. Pero como a mí no se me dan muy bien las definiciones, recurro a un magnífico texto de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior (ASME) [3]:

«Los repelentes son compuestos químicos que, aplicados sobre la piel, interfieren los receptores químicos de los insectos e impiden que éstos se fijen en la piel para realizar la picadura. Estos productos sólo actúan cuando el artrópodo se encuentra a poca distancia de su objetivo, es decir, a poca distancia de la piel.»

Clarificadora, ¿no os parece? Si habéis observado un mosquito tras aplicaros un repelente, el mosquito vendrá igualmente a nosotros, pero no nos picará. En la lejanía, el mosquito nos percibe. Les llega nuestro olor corporal a través de las antenas. Pero cuando está encima de nosotros, parece que deja de percibirnos. Algunas sustancias actúan porque parece que taponan algunos de los receptores de los mosquitos. Y otras porque los mosquitos las perciben como tóxicas. Pero estas sustancias químicas funcionan tan solo cuando están “a poca distancia de la piel.” Aspecto importante. Encontces, ¿cuál es esta distancia? Por lo que yo he averiguado, y mientras alguien no me ilustre con otro dato, parece que el repelente actúa sobre el mosquito cuando este está a 4 centímetros [4]. Esto significa que, si vamos a usar un producto repelente, debemos aplicarlo sobre todas las zonas del cuerpo que queramos proteger. Si nos cubrimos tan solo una parte, quedará expuesta el resto a los mosquitos.

Antes comentaba que los piretroides pueden ser usados como repelentes por medio de aerosoles o vapores. Se trata de compuestos insecticidas que el mosquito percibirá como tóxica. Veamos el caso de un evaporador eléctrico que es muy común en las casas en verano para protegernos de los mosquitos. Se trata de un aparato que tiene una resistencia eléctrica. Algunos funcionan con una pastilla de papel que está impregnada con la solución insecticida a base de piretroides. Por lo general llevan todos praletrina. Mientras el evaporador esté conectado a luz, se irán evaporando pequeñas cantidades del insecticida que pasarán al ambiente y actuarán como repelente. Lógicamente, su acción es limitada a un espacio determinado. No nos va a servir para proteger toda nuestra vivienda, sino una habitación. Y en cuanto se deja de evaporar el producto y este desaparece del ambiente, se acabó su acción repelente.

Fig 2. Repelente de mosquitos con icaridina./ Desinsectador 2015

Dicho lo anterior, se entiende que si cogemos la pastilla y nos hacemos una pulsera con esta, poca acción repelente va a tener. Algo de producto se evaporará, pero no la suficiente como para crear una atmósfera repelente a nuestro alrededor. Eso sí, el mosquito no se va acercar a nuestra muñeca, pero sí a otras partes del cuerpo. Esta misma lógica sirve si compramos una camiseta, tarro, parche, llavero o cualquier otro objeto impregnado en un repelente. Y más si estamos en el exterior. Los productos repelentes están formulados para poder cubrir con ellos todas las partes del cuerpo a proteger. Además, para facilitar el trabajo hay gran variedad de formulados: aerosoles, lociones, cremas, geles, toallitas, etc.

Veamos ahora qué sustancias repelentes de uso tópico tenemos en el mercado español. Tenemos por una parte sustancias químicas sintéticas como DEET, icaridina y IR3535. Y otras de origen natural como citriodiol, aceite de citronela, piretrinas [5], aceite de lavanda y geraniol. Estas sustancias no son todas iguales. Las tres primeras sustancias, las sintéticas, actúan contra un mayor número de artrópodos. Además, estas actúan durante más tiempo. Aunque esto no es un problema para el uso de las otras sustancias de origen natural porque, cuando se formula un producto, se le añade con mayor concentración. Por tanto, cuando compremos un producto es importante saber que cuanta más sustancia tenga, más tiempo de protección. Aunque la relación entre cantidad de sustancia y tiempo de protección no es una relación lineal. Llega un punto que por más cantidad de sustancia que se añade, el tiempo de protección no aumenta casi. Hay que hacer constar que, aunque el aceite de citronela, el aceite de lavanda y el geraniol son sustancias que por ser naturales parece que sean mejores, lo cierto es que son menos repelentes que el resto. Así que si usamos productos a base de estas sustancias, habremos de frotarnos con ellos varias veces para prolongar su efecto.

Las sustancias repelentes más utilizadas en el mercado español son 4. Por número de productos comercializados el orden sería:  IR3535, DEET, citriodiol e icaridina. En la siguiente tabla, publicada por el Centre d’Informació de Medicaments de Catalunya [7], se puede ver sus principales características y diferencias:

Es interesante fijarse en el apartado donde se puede leer la duración de la acción. Aparece el tiempo en horas en que el repelente está activo para dos géneros de mosquito: Aedes y Anopheles. Hay una gran variación de cada sustancia respecto a géneros diferentes. Esto muestra lo difícil que es especificar para un producto el tiempo de eficacia. Si no es la misma entre mosquitos de diferente género, imagínate si le añadimos entre especies de diferente clase como mosquitos y garrapatas. A pesar de lo cual, cuando compramos un producto repelente, en la etiqueta nos venden una media estadística. Ahora bien, el fabricante establece esta media en base a cálculos que no hace públicos y la estampa en el producto. No estaría mal que especificaran tiempos en relación a especies. Y tampoco nos da porcentajes de efectividad a medida que pasa el tiempo tras la aplicación. Puede que tras ponernos el producto estemos protegidos un 100%. Pero pasadas unas horas, algún mosquito habrá que sea diferente a sus hermanos y nos pique.

Ademas de estos factores intrínsecos a la sustancia, existen otros extrínsecos que influyen en su eficacia y que acortan su vida. Por ejemplo, influye mucho la temperatura. Si hace mucho calor, sudamos más y, por tanto, el producto se lava de la superficie de la piel. Además de que está el hecho de que el cuerpo puede absorber cantidades de producto. En la tabla aparece un apartado sobre este aspecto titulado “absorción cutánea en 24 h.” La sustancia IR3535 es muy absorbida por la piel. Hasta un 40%. Lógicamente esto no parece es bueno. Aunque según estudios este producto es muy poco tóxico para el cuerpo. Muy importante leer bien la etiqueta. En el caso del DEET o la icaridina tan solo se recomienda una aplicación por día. Y además, no se deben aplicar a menores de 6 años. Y nunca a menores de 2.

Para acabar, comentar que las sustancias repelentes deben estar recogidas en el Anexo I de la directiva europea de biocidas 98/8/CE como tipo de sustancia TP19. Esto significa que para cada sustancia se debe haber presentado la solicitud de registro ante las autoridades competentes. Quien quiera consultar los productos que hay registrados, consulte en la página web de la European Chemicals Adency, ECHA [7].

Notas:

[1] The Deadliest Animal in the World, Bill Gates, 25-04-2014.

[2] Pulseras antimosquitos, ¿son eficaces?, Desinsectador, 01-07-2013.

[2] Repelentes de insectos, mosquitos y otros, Asociación de Médicos de Sanidad Exterior (AMSE), 19-02-2013.

[4] Fradin M & Day J (2002): Comparative efficacy of insect repellents against mosquito bites, New England Journal of Medicine 347, 13–18. En este arículo aparece: «In our study, wristbands impregnated with either DEET or citronella similarly provided no protection from bites, consistent with the known inability of repellents to protect beyond 4 cm from the site of application.»

[5] Las piretrinas son compuestos naturales extraídos de las flores de plantas del género Chrysanthemum. Son sustancias tóxicas a partir de cuyo estudio fueron creados la familia de insecticidas de los piretroides.

[6] http://www.cedimcat.info/index.php?option=com_content&view=article&id=221:repelentes-de-insectos&catid=41&Itemid=472&lang=es

[7] http://echa.europa.eu/web/guest/information-on-chemicals/biocidal-active-substances

Fig 3. Producto repelente con citriodiol./ Desinsectador 2015

4 comentarios en “Sustancias repelentes de mosquitos de uso tópico

  1. fernando dijo:

    Como siempre excelente información. Es una nota muy interesante. Quisiera saber si existe alguna tabla o trabajo científico que indique la concentración eficaz de Cipermetrina que se debe aplicar en una pared semanalmente, para repeler insectos rastreros. en mi caso solo me guío por el “modo de uso” de la etiqueta, pero sé que depende mucho del insecto a combatir. Muchas gracias.. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.