Un poco de historia sobre el diazinón

Fig 1. Anuncio publicado en La Vanguardia el sábado 14 de abril de 1956, página 17.

C. Pradera, Barcelona, 27-05-2015

Dedico esta entrada a apuntar algunos datos sobre la introducción del diazinón, materia activa organofosforada que ha tenido un gran uso en el ámbito agrícola. En cambio, en el ámbito de la salud ambiental no tuvo tanto éxito como otros compuestos insecticidas de la misma familia como el diclorvós o el clorpirifós.

La historia del diazinón empieza en los laboratorios de la compañía suiza J. R. Geigy de Basilea, la cual fue la descubridora del poder insecticida del DDT [1]. Esta compañía destinó mucho dinero a investigación y es por ello que tuvo un papel destacado en el ámbito de la química contra las plagas. Miles de compuestos fueron estudiados buscando uno que tuviera unas buenas cualidades insecticidas. El diazinón fue desarrollado a principios de la década de 1950 y, a mediados de ésta, ya estaba listo para ser comercializado. La apuesta de Geigy por el diazinón fue importante, puesto que se buscaba un sustituto del DDT. Hay que tener en cuenta que este compuesto organoclorado llevaba ya una década usándose intensivamente y esto hizo que fueran apareciendo resistencias. Era además una necesidad encontrar una alternativa y de una familia diferente.

Fig 2. Diazinon 40E Geigy de uso agrícola.

El diazinón fue lanzado en 1956 con apoyo de una gran campaña publicitaria. En los periódicos fueron insertados anuncios donde se anunciaban sus virtudes. Buscando en las hemerotecas, encuentro uno de los primeros anuncios en abril de 1956 en el periódico La Vanguardia (figura 1). Apareció en forma de noticia dando detalles de la novedad. Geigy presentó el diazinón para uso agrícola y formulado como emulsión bajo el nombre comercial de Basudín. El anuncio destaca “su enorme acción de profundidad” que lo hacía efectivo hasta contra los pulgones. Por la descripción, parece que el diazinón sea un insecticida sistémico y que penetre por toda la planta, aunque no es el caso. Sin embargo, tiene lo que se denomina capacidad translaminar, es decir, de atravesar la hoja de la parte superior a la inferior [2].

La gran capacidad mortífera del diazinón se muestra de una manera gráfica en un anuncio publicado en 1957 en el periódico ABC (figura 5). Se dice que tiene triple acción mortífera, ya que actúa por ingestión, por contacto y a través de la respiración. También se dice que ejerce una total destrucción de los insectos resistentes. Esto último es del todo lógico, ya que se trataba de un insecticida nuevo y perteneciente a los compuestos organofosforados, una familia poco usada en comparación a la de los organoclorados. Parece que el nombre comercial de Basudín no tuvo mucho éxito. Y en 1957 se comercializaba bajo el nombre de Diazinon Geigy tal y como se puede ver en la lata de la imagen número 2.

Fig 3. Mata Pulgas Cam, polvo con diazinon./ todocoleccion.net

En paralelo al lanzamiento de Basudín para uso agrícola, también fueron comercializados para uso doméstico productos con diazinón. Como sabemos, el uso doméstico es un segmento de negocio importante. Para ello, Geigy hizo uso de su marca Cam que tenía gran implantación. Esta marca fue lanzada a mediados en 1945 en el mercado español y consistía en un formulado en polvo de DDT contra los parásitos domésticos. En 1956, pues, fue comercializado Cam Diazinón que fue formulado en polvo para espolvoreo, en líquido para pulverizar [3] y en papel para quemar como fumígeno [4]. En la imagen número 3, se puede ver un envase de polvo con diazinón pensado contra pulgas. En la imagen número 6 se puede ver un anuncio de este producto donde se destaca que no huele, no mancha y no irrita la piel. En 1957, apareció Cam Supra con diazinón (figura 7). Es también un formulado en polvo, pero tiene una característica que lo hace diferente a otros. Contiene “sustancias olfato-gustativas que atraen irresistiblemente a las cucarachas”. De esta manera, las cucarachas se ven de atraídas para pasar sobre el producto e incluso a comerlo, ya que contendía alguna sustancia alimenticia.

En la imagen número 4, se puede ver un envase del Fumígeno Cam Supra. Hay que hacer notar que este formulado de papel fumígeno fue muy popular en aquella década de 1950. A principios de esta muchas marcas de insecticidas comercializaron papel fumígeno. Era muy fácil de usar. Solo había que quemar un papelito sin generar llama para desinsectar de insectos voladores una sala. Si la sala era de mayor tamaño, se quemaban varios papeles. Por lo que he podido investigar, el papel fumígeno apareció formulado en diferentes marcas con lindano, isómero gamma del HCH que tenía otros nombres como estrobano que usaba Cruz Verde. Ahora bien, a mediados de la década, aparecieron otros compuestos como alternativas al uso intensivo del DDT y del HCH. Este es el caso del diazinón. Otras casa como CEIFA, por ejemplo, enriqueció Fogo con el organoclorado clordano.

Fig 4. Fumígeno Cam Supra con diazinón./ todocoleccion.net

Apunto que los productos con diazinón fueron preparados en España por Industrias Químicas de Navarra (INQUINASA) con fábrica en Navarra. No parece que en esta planta se fabricara diazinón. Aunque sí consta que se fabricó DDT. Es interesante la historia de esta planta.

Hasta aquí llega la información que he encontrado sobre el diazinón para uso doméstico. No sé si en las décadas posteriores fueron formulados muchos insecticidas con esta materia activa. Pensándolo, me da que no tuvo mucho éxito. En cambio, en el ámbito profesional de la sanidad ambiental, este organofosforado jugó un cierto papel hasta hace pocos años cuando fue prohibido su uso [5].

En el ámbito del control de plagas, el formulado en emulsión fue el más utilizado. También fue formulado como laca, aunque creo que no hubo tantos productos comerciales. Recuerdo algún formulado en polvo y también en cebos para artrópodos. Hubo uno contra hormigas que también tuvo su éxito para su uso en jardines por el público en general. Cabe destacar su uso como microencapsulado bajo el nombre de Diacap 300 CS de la la compañía Ciba-Geigy [6]. Un aspecto que encuentro de interés es el de los olores de los insecticidas. El diazinón tenía un olor particular y un poco desagradable. Entre los compañeros comentábamos que olía un poco a cloaca. Otro olor que tengo bien presente en mi memoria es el del clorpirifós, ya que en la empresa en la que empecé tenía una gran tradición en el uso de lacas.

Notas:

[1] C. Pradera. 19-02-2013. Apuntes sobre la producción de DDT en España. El desinsectador y desratizador.

[2] Propiedad de un producto de penetrar por el haz foliar y llegar al envés (atraviesa la lámina de la hoja desde la parte superior a la inferior).

[3] ABC, miércoles 30 de mayo e 1956, página 37.

[4] La Vanguardia, miércoles 30 de mayo de 1956, página 19.

[5] Prohibido para control de plagas urbanas en EUA en 2004 y, en Europa, en 2011.

[6] C. Pradera. 08-11-2014. Intoxicación en el Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona, agosto de 1994. El desinsectador y desratizador.

Fig 5. Anuncio publicado en ABC, 12 de junio de 1957, página 19.

Fig 6. Anuncio publicaco en ABC el 12 de julio de 1959, página 28.

Fig 7. Anuncio publicado en La Vanguardia el martes 4 de  junio de 1957, página 20.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .