Notas sobre la historia del dieldrín y el aldrín

Fig 1. Anuncio publicado en 1955 en la edición en español de la revista ‘Life’.

C. Pradera, Barcelona, 11-01-2014

Es bastante conocido el nombre del químico suizo Paul Müller, puesto que en 1939 descubrió las propiedades insecticidas del dicloro-difenil-tricloroetano (DDT) cuando trabajaba en la compañía J. R. Geigy de Basilea. No es tan conocido, sin embargo, el nombre del químico norteamericano Julius C. Hyman, el cual descubrió otros compuestos organoclorados que se convirtieron en verdaderos rivales del DDT como el clordano, el dieldrín y el aldrín.

Fig 2. Anuncio del aldrín de 1953 como solución contra los insectos de suelo en un campo de golf.

Ahora bien, el descubrimiento de estos nuevos compuestos no benefició tanto a su descubridor como a la compañía química Shell. Durante la década de 1950 y 1960, dedicó sus buenos esfuerzos en dar a conocer el dieldrín y el aldrín. Su rival, el insecticida DDT, era conocido por todos y no necesitaba publicidad. Shell realizó una campaña publicitaria muy bien pensada que insertó en periódicos y revistas. En los anuncios se podían ver las diferentes plagas que asolaban la vida civilizada y cómo los insecticidas de esta compañía podían poner remedio al desastre. Fue una campaña que además daba prestigio a la compañía. Coloreo esta entrada con anuncios de Shell relativos a plagas urbanas.

Julius Hyman (1901-1981) fue una persona dotada de mucho talento. Obtuvo su graduación en Químicas por la Universidad de Chicago y por la Universidad de Leipzig. Empezó trabajando para la Pure Oil Company. En 1930 realizó sus primeras patentes para esta compañía. Ese mismo año convenció a su primo Joseph Regenstein para que financiara sus invenciones. Este era el mayor accionista de Transo Envelope Corporation y de Arvey Corporation. En enero de 1931 fue creada la Varnoil Corporation en el estado de Illinois, la cual cambió su nombre por el de Velsicol unos años después. Julius Hyman se hizo con un paquete minoritario de acciones y fue nombrado vicepresidente. Su primo fue nombrado presidente y controlaba la empresa a través de dos paquetes mayoritarios de acciones propiedad de Transo Envelope Corporation y de Arvey Corporation. Hyman desarrolló aceites secantes para pinturas y barnices, y otros productos químicos. A partir del descubrimiento de las propiedades insecticidas del DDT, empezó a probar compuestos sintetizados por la compañía para saber si servían como insecticida. Hacia 1944 experimentó con el ciclopentadieno y comprobó que tenía un efecto insecticida leve. Así que pensó en modificar su composición y obtuvo el clordano.

Fig 3. Anuncio publicitario del aldrín de la década de 1950 contra termitas publicado en una revista francesa.

En esta época, Hyman reclamó a su primo mayores beneficios por sus descubrimientos. La relación entre ambos se estropeó y hubo una discusión sobre los derechos de la patente del clordano. Al no entenderse, Hyman decidió abandonar la compañía a finales de 1946. Se fue a Denver, al estado de Colorado, con 40 empleados de Velsicol para formar la Julius Hyman & Company con la que empezó la producción del clordano. En 1947, Hyman descubrió otros dos compuestos insecticidas a los que llamó dieldrín y aldrín. El nombre de estos fue un homenaje hacia los químicos Otto Diels y Kurt Alder, quienes descubrieron una reacción que se hizo famosa por el nombre de reacción Diels-Alder. Gracias a la experimentación que hizo Hyman de esta reacción con distintos compuestos, pudo obtener tanto el clordano como el dieldrín y el aldrín. Estos insecticidas son llamados organoclorados de tipo ciclodieno [1]. Ambos químicos obtuvieron en 1950 el premio Nóbel de Química por dicha reacción.

Velsicol y Hyman tuvieron un litigio sobre los derechos de producción del clordano, el cual ganó Velsicol [2]. Mientras tenía lugar el enfrentamiento legal, Hyman vendió a Shell Chemical Corporation los derechos para la fabricación en EUA del dieldrín y del aldrín. Cuando Velsicol se enteró de estos dos nuevos compuestos, también reclamó su derechos. Pero Shell, para proteger sus intereses, decidió comprar la Julius Hyman & Company en 1949. De esta manera, se convirtió en propietaria. Parece ser que, tras el fallo de 1952, los derechos de producción de estos compuestos quedaron en manos de ambas compañías. En 1951, Shell presentó el endrín, que es un estereoisómero del dieldrín. El más letal de sus isómeros.

Fig 4. Anuncio publicitario de Aldrin de 1952.

Estos insecticidas organoclorados ciclodienos fueron producidos a gran escala para ser usados principalmente en agricultura. Y, en menor medida, en sanidad ambiental. Famosas en España fueron las formulados de tipo laca a base de dieldrín. Al ser este producto muy residual se usó en casas contra mosquitos, chinches, cucarachas, etc.  Incluso se utilizó para desratizaciones. En cambio, el aldrín fue muy usado para tratamientos de suelo contra termitas y hormigas. Se realizaron tratamientos muy agresivos contra termitas mojando terrenos para proteger edificios. El endrín fue usado básicamente en agricultura en pulverizaciones para el control de plagas del algodón. El dieldrín, el aldrín y el endrín que fue usado en España en productos plaguicidas de diversas marcas fue fabricado por tres compañías: Shell, Velsicol y Merck.

Desconozco si alguno de estos compuestos insecticidas fue fabricado en España. Probablemente fueron todos importados y tan solo formulados en España. El negocio de Shell en agricultura creció mucho. Un ejemplo de esto se puede ver en un anuncio publicado en 1980 en la revista Agricultura (figura 7). Shell es en origen una compañía petrolífera que entró en el mercado de los insecticidas probablemente en la década de 1930 cuando creó el producto Shell-Tox a imitación del famoso Flit de la Standard Oil of New Jersey, el cual estaba formulado con extracto de pelitre mezclado en queroseno [3].

Fig 5. Tabla comparativa de organoclorados en Arias Verdes et al. (1990, pág. 28).

Estos organoclorados, como he comentado, fueron rivales del DDT. Y para competir tenían que ofrecer algo más. En la tabla comparativa se puede ver datos referentes a las DL50 por vía oral y dérmica en ratas de los principales compuestos organoclorados [4]. Si tomamos como referencia el DDT, veremos que el dieldrín y el aldrín son tres veces más letales. Pero si nos fijamos en la última línea, en la del endrín, veremos que es todavía más tóxico, ya que su DL50 es de 7 mg/kg. Estos compuestos además tienen gran afinidad por los lípidos, por lo que se almacenan en los tejidos grasos de los animales. Esto provocó un bioacumulación importante y una contaminación de la cadena alimentaria. Otro factor importante es que son compuestos muy persistentes.

Todo esto llevó a que las autoridades restringieran su uso. En EUA, se prohibió en 1974 el uso del dieldrín y del aldrín para usos agrícolas. Y en 1978 el uso de otros dos ciclodienos, el heptacloro y el clordano. En España, la Orden de 4 de febrero de 1994 del Ministerio de Sanidad y Consumo prohibió la importación, comercialización y utilización de plaguicidas de uso ambiental que tuvieran estos compuestos organoclorados, entre otros [5]. Para finalizar, comentar que no sé en qué año Shell vendió su división de pesticidas a DuPont. Creo que fue a mediados de la década de 1990. Quizás debió ver que se le acababa el negocio a lo grande. O quizás viera los problemas que causó de contaminación y que esto le pasaría factura [6].

Notas:

[1] Principales ciclodienos clorados: clordano (1945), aldrín (1948) dieldrín (1948), heptacloro (1949), endrín (1951), mírex (1954), endosulfán (1956), clordecona (1958).

[2] Historia sobre Julius Hyman y sus pleitos con Velsicol en web de Leagle (leagle.com): Caso: 296 F.2d 645 (1961); Caso: 258 F.2d 502 (1958).

[3] C. Pradera. 28-01-2013. Insecticida Flit. El desinsectador y desratizador.

[4] José Antonio Arias Verdes, Dalia Rojas Companioni, Gonzalo Dierkmeier Corcuela, Celia Ribera Betancourt & Niviola Cabrera Cruz. 1990. Plaguicidas organoclorados. Serie Vigilancia, No 9, Centro Panamericano de Ecología Humana y Salud, México. ISBN 92-75-37035-4.

[5] Artículo primero: «Queda prohibida la importación, comercialización y utilización dentro del territorio nacional de todos aquellos plaguicidas de uso ambiental que contengan alguna de las siguientes sustancias: Aldrín, clordano, dieldrín, DDT, endrín, HCH que contenga menos del 99 por 100 de isómero gamma, heptacloro, hexaclorobenceno, canfeno clorado (toxafeno), arsénico y sus derivados, estricnina y sus sales, cultivos microbianos de enterobacteriáceas.»

[6] BASF y Shell pagarán una compensación millonaria por contaminación en Brasil. El País (elpais.com), 09-04-2013.

Fig 6. Anuncio publicado en 1955 en la edición en español de la revista ‘Life’.

Fig 7. Anuncio publicitario de Shell Agroquímicos publicado en la revista ‘Agricultura’ nº 580 de 1980.

Fig 8. Anuncio de insecticida endrin de Shell 1957.

2 comentarios en “Notas sobre la historia del dieldrín y el aldrín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .