Insecticida Fulminante de finales del siglo XIX

Fig 1. Anuncio publicitario publicado en el periódico La Publicidad del sábado 22 de julio de 1882, página 4.

Hace unos días me puse a buscar viejos anuncios de insecticidas en las hemerotecas que están disponibles online. Dejé a un lado los insecticidas para uso agrícola y me centré en los de uso doméstico. Hasta el momento, el anuncio más antiguo pertenece al Insecticida Fulminante que comercializaba un tal J. Cappeau en la calle San Ramón de Barcelona (foto 1). Este anuncio lo he encontrado en un ejemplar del periódico La Publicidad del 22 de julio de 1882. En este periódico aparecieron unos cuantos anuncios más. Además de este insecticida, se anuncian polvos raticidas y pastas y papeles insecticidas. Por lo poco que he averiguado, en la época los cebos para ratas estaban formulados en polvo (harinas) y en bloques (bolas de grasas y harina). No recuerdo haber leído sobre raticida en grano. Al año siguiente, en 1883, J. Cappeau se anuncia en el periódico La Vanguardia (foto 2). El primer anuncio es del 7 de junio de 1883. Durante ese año aparece el mismo anuncio unas cuantas veces. Tan solo se publicita el Insecticida Fulminante.

Fig 2. Anuncio publicitario publicado en el periódico La Vanguardia el jueves 7 de junio de 1883, página 3.

Si se sigue buscando más publicidad de este producto, no es hasta el año 1889 que vuelve a aparecer en las páginas de La Vanguardia (foto 3). Para entonces, el Insecticida Fulimante ya no está en manos de J. Cappeau, sino de Teresa Vilaseca, su sucesora. Este insecticida no solo sirve para matar insectos, sino también ratas. Es interesante la mención a distinguidos sabios de la antigüedad como Pitágoras o Hipócrates, quienes avalan el uso de este insecticida. Imagino que se citan estas personalidades porque la materia activa ya era conocida por los antiguos. Esto me da una pista para saber de qué estaba compuesto este insecticida. A la cabeza me viene el azufre o el arsénico. Hay más elementos químicos que fueron usados desde la antigüedad como insecticidas, aunque estos creo que son los más comunes. El hecho de que se pueda leer en el anuncio que era recomendado como desinfectante, me hace creer que puede ser el azufre. Además, en aquella época, era muy común quemar azufre en un brasero en el interior de una habitación, debidamente sellada, para eliminar chinches. Este último anuncio aparece tan solo en el año 1889. Después no he vuelto a encontrar publicidad del Insecticida Fulminante.

Fig 3. Anuncio publicitario publicado en el periódico La Vanguardia el viernes 27 de septiembre de 1889, página 4.

2 comentarios en “Insecticida Fulminante de finales del siglo XIX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s