Yo sola me basto

Fig 1. Hormiga obrera llevando ella sola el cuerpo de una cucaracha germánica hembra./ Desinsectador 07-2013

Estuve en un supermercado en el que había mucho problema de cucaracha germánica (Blatella germanica). El cliente no tenía contrato de control de plagas hasta el día que fui yo. Parece mentira, pero así es. Estamos en 2012 y todavía hay establecimientos alimentarios que no realizan ningún tipo de control contra animales parásitos. Lo peor del caso es que este establecimiento lleva abierto un año. No entiendo cómo nuestras autoridades sanitarias dan una licencia sin obligar a que se cumpla la legislación vigente que obliga a tener un plan de control de plagas. El cliente nos llamó cuando las cucarachas ya eran legión. Estuve un buen rato entretenido en las estanterías de frutas y verduras que estaban junto a la entrada. Debajo de las cajas estaba lleno de cucarachas. Estuve a punto de tirar la toalla y decirle al cliente que aquella magnitud de cucarachas bien requería de una buen tratamiento con plazo de seguridad. Al final, me dije que mejor seguir repartiendo gotas de gel por el local. Miré el móvil para saber la hora. El tiempo corría, pero no podía abandonar la batalla. Una guerra está compuesta de batallas y hay que intentar ganarlas todas.

Fig 2. Otra perspectiva de la hormiga obrera de la fotografía número 1./ Desinsectador 07-2013

Lo mejor fue cuando llegué al almacén. Un desastre. Sucio y desordenado. Ni siquiera estaban paletizadas las mercancías. Estas no deben de tocar nunca el suelo. Pues nada, todas tocando el suelo y, encima, sobre cartones. Este es un material ideal para criar cucarachas. Las ninfas se meten dentro del cartón corrugado. Con paciencia, me puse a repartir gel. La munición corría. Suerte que el gel que estaba gastando era del barato. Si se me iba la mano, nada me dirían. También tuve jaleo cuando llegué a un lavabo que hacía la función de vestuario. Había una papelera llena de comida y las cucarachas poniéndose las botas. Estuve un rato retirando desechos y metiéndolos en bolsas de basura. He aprendido que hay cosas que el cliente no las va a limpiar. Así que si quieres controlar una plaga, mejor limpias tú. Esto lo suelo hacer cuando retiro una nevera o un arcón frigorífico. Cuando me encuentro comida, le pido al cliente la escoba y el recogedor. Cuesta más decirle que lo limpie y que lo haga, que ponerse a ello. Cuando está limpia la zona, entonces aplico gel y trampas. Eliminando la comida, es más fácil que se coman el cebo que uno pone. Hay que tener atención especial con los arcones donde se guarda pan y pastas congeladas. Es fácil encontrarse un panecillo o un cruasán en el suelo detrás del arcón y esto es comida para legiones de insectos.

Fig 3. Hormigas llevándose los cadáveres de la batalla./ Desinsectador 07-2103

Cuando acabé, fui al cliente a poner unos cuanto puntos sobre las íes. Me dirigí al que parecía el encargado. Me costó muchos esfuerzos explicarme porque no me entendía del todo. No hablaba bien el español. Yo no hacía más que mover las manos. Mi boca se abría todo lo posible para intentar vocalizar de manera clara. Usé frases cortas y con muchos infinitivos en plan: “Esto no limpio. Falta mucho barrer. Cada día sacar basuras.” Cuando lo llevé al almacén le dije: “Aquí quitar cartones. No buenos. Cucarachas gustar vivir debajo. Ellas comer y poner gordas”. Entonces miré al suelo y vi que el gel estaba haciendo su efecto. Había cucarachas muertas y corrían muchas como locas intoxicadas por la imidacloprida. Le mostré aquello como una victoria de mi trabajo. Me puse a mirar las cucarachas muertas y entonces vi que había hormigas llevándose los cadáveres. ¡Ostras! Me acerqué y vi que parecían del género Lasius. Había muchas. Había venido por una plaga y allí había otra. Miré lo que estaba contratado y vi que nada ponía sobre el exterminio de hormigas. Así que esa plaga ni tocarla de momento. Las hormigas colaboraban entre ellas para portear las cucarachas en dirección a su nido (foto 3 y 4). Pero una de ellas, se las apañaba sola (foto 1 y 2). Estuve un rato mirándola. Había asido por la cabeza a una hembra que aún tenía la ooteca sin desprender e iba tirando. Hice unas fotos. Luego me di cuenta de que no tenía más tiempo. Me despedí y dije que en breve volvería de nuevo a la refriega. Cada día me gustan más las hormigas.

Fg 4. Hormigas porteando una cucaracha para su nido./ Desinsectador 07-2013

3 comentarios en “Yo sola me basto

  1. Carlos dijo:

    Hace tiempo que no comento tus entradas y no es justo. IMPRESIONANTES, cada vez me gustan más, no dejo de aprender y lo digo en todos los sentidos. Como siempre felicitarte.

    • desinsectador dijo:

      Gracias, Carlos, por tu comentario. Yo también aprendo cada día un montón. Estos bichejos no dejan de sorprenderme. No hay día que no me vaya a la cama con un montón de cosas aprendidas.

  2. BMO dijo:

    Sigo impresionada con tu trabajo. Hoy he descubierto tu blog, buscando información sobre excrementos de cucaracha que es el segundo año que me encuentro al volver de vacaciones ,creía que eran de ratón ,pero dos años ya era mucho ratón. Con el asco (casi enfermizo que tengo a las cucarachas y todo lo de ellas otecas , ninfas , excrementos etc..que gracias a tu blog estoy reconociendo) llevo casi una hora mirando comentarios y FOTOS. Creo que desde hoy las miraré de otra manera. Aunque prefiero que no aparezcan!. Enhorabuena y gracias por el blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.