De los espolvoreadores a los pulverizadores

Fig 1. Pulverizador de émbolo de la marca Waiter./ Desinsectador 2013

.

Fig 2. Pulverizador de émbolo./ Todocoleccion.net

Hace unos días, un amigo me regaló un pulverizador de émbolo de la marca Waiter (figura 1). Lo encontró en un mercadillo de antigüedades. Al ver la marca me quedé pensativo. No la conocía. Tenía el dibujo de un botones portando un pulverizador al hombro a modo de soldado y se podía leer como fabricante “Tat Yuen Factory, made in Hong Kong”. También se puede leer esto en letras pequeñas: “New style sprayer adopted 1949”. Fuera de estos datos que proporciona el mismo pulverizador, no he encontrado nada más en internet. Ahora bien, viendo el dibujo del botones como imagen de marca, puedo afirmar que parece inspirado en el soldado del insecticida Flit [1]. El pulverizador de émbolo estaba pensado para dispersar en un ambiente un insecticida de formulación líquida. Este aparato funciona como una mancha para hinchar ruedas de bicicleta. En la parte delantera se le ha añadido un receptáculo donde se introduce el líquido insecticida. Justo delante del orificio de salida del aire de la mancha hay una cánula que conecta con el receptáculo. Cuando hay líquido en este, la cánula queda cebada. Al empujar el émbolo hacia adelante, el aire sale por el orificio y crea una diferencia de presiones que empuja el líquido hacia arriba por la cánula. Al quedar entonces el líquido expuesto al aire, se rompe y se dispersa en forma de pequeñas gotas. El empuje del líquido hacia arriba sigue el principio de Bernoulli.

Fig 3. Anuncio de insecticida Fly-Tox publicado en La Vanguardia el jueves 13 de mayo de 1926.

En la imagen número 2, se puede ver otro modelo de pulverizador de émbolo. Es más compacto, ya que el receptáculo de carga está situado en el extremo de la misma mancha. Estos aparatos de émbolo se popularizaron a principios de la década de 1920 en España. Creo que el invento vino de los Estados Unidos de América. Las imágenes más antiguas que he visto es en los dibujos de los anuncios del insecticida Flit. Para comprender un poco mejor el funcionamiento de estos aparatos -y saber cómo se gestó la innovación-, es interesante un anuncio del insecticida Fly-Tox [2] aparecido en el año 1926 (figura 3). En la parte inferior izquierda del anuncio, aparece una mujer dentro de un círculo que está soplando por una cánula. Se trata de un sencillo aerógrafo escolar que se puede comprar en tiendas de bellas artes. Consta de dos tubos unidos formando un ángulo de 90 grados. La diferencia entre este sencillo aparato y el pulverizador de émbolo es en cómo se produce la corriente de aire. En uno es por medio de una mancha y en el otro por medio de los pulmones. Como dato diré que el aerógrafo fue inventado por el acuarelista americano Charles Burdick en 1891. El invento fue patentado un año después y emigró al Reino Unido donde abrió la primera fabrica de aerógrafos en Londres que fue llamada Fountain Brush Company.

Fig 4. Espolvoreador./ Todocoleccion.net

Estos aparatos pulverizadores, como he comentado, estaban pensados para formulaciones líquidas donde el insecticida estaba disuelto en petróleo refinado. La pulverización de líquido insecticida representó un avance respecto del espolvoreo de polvos, que fue la primera manera de dispersar un insecticida en un ambiente. Este avance fue tan importante como la aparición de la dispersión en forma de aerosol mediante botes de espray a principios de la década de 1960. El gas propelente contenido en los botes de espray expulsa el líquido rompiéndolo en finísimas gotas. De la dispersión de polvo se pasó a la de líquido. Y de la del líquido en gotas gruesas a la de gotas finas mediante botes de esprays. Curioseando en una página web de artículos de coleccionismo llamada Todocolección [3], he encontrado algunos espolvoreadores de finales del siglo XIX. En las imágenes 4, 5 y 6 se puede ver un fuelle de la casa comercial Caubet [4].

Antonio Caubet fue un industrial que empezó su negocio en Marsella, pero que se acabó instalando en Barcelona. El funcionamiento de estos fuelles es sencillo. Por el agujero por donde entra el aire se introduce el polvo insecticida. Luego se cierra el agujero con un tapón de corcho. El aire sale mezclado con el polvo insecticida y lo esparcía por el ambiente. Esto producía una polvareda nada agradable. Aunque las ganas de matar cuantas moscas hubiera en una habitación debían de superar los inconvenientes. En las imágenes 6 y 7 se puede ver un espolvoreador de fuelle un poco más elaborado. El insecticida no se introduce en el interior del fuelle, sino en un receptáculo a parte. Esto permite cargar más polvo para poder esparcirlo de forma más cómoda. Los espolvoreadores de fuelle no permiten la dispersión del polvo de una manera homogénea. Fueron una buena solución para su época. Lo que no sé es en qué momento fueron introducidos estos aparatos. Quizás con la aparición de polvo de Dalmacia a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

Notas:

[1] Insecticida Flit, Desinsectador, 28-01-2013.

[2] Insecticida Fly-Tox, Desinsectador, 17-02-2013.

[3] http://www.todocoleccion.net/

[4] Insecticidas de Antonio Caubet, Desinsectador, 24-02-2013.

Fig 5. Espolvoreador de insecticida A. Caubet de principios de siglo./ Todocoleccion.net

Fig 6. Espolvoreador de insecticida Caubet de principios de siglo./ Todocoleccion.net

Fig 7. Espolvoreador./ Todocoleccion.net

Fig 8. Espolvoreador./ Todocoleccion.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.