Salamanquesa rosada

Foto 1. Salamanquesa rosada atrapada en una trampa para cucarachas./ Desinsectador 2013

.

Foto 2. Salamanquesa rosada./ Desinsectador 2013

Hace tiempo que quería dedicarle un posteo a la salamanquesa rosada, cuyo nombre científico es Hemydactilus turcicus. Junto a la salamanquesa común, Tarentola mauritanica [1] es un reptil que podemos encontrar en una ciudad como Barcelona. En esta ciudad no es dificil dar con una salamanquesa si se sabe buscar. Barcelona tiene unos interiores de manzana amplios con jardines y patios que son ideales para que las salamanquesas puedan vivir. Además, hay un montón de cucarachas en Barcelona para mantenerlas bien alimentadas. Me he llegado a encontrar con salamanquesas en aparcamientos subterráneos. La semana pasada, por ejemplo, tuve que sacar una salamanquesa de un baño. En esta época, si tengo que hacer una desratización en un exterior, me encuentro con alguna dentro de los cebaderos. Ahora bien, de estas dos especies de salamanquesas, la rosada es más escasa y difícil de ver.

Foto 3. Salamanquesa común saliendo de la caja de hamburguesa en la galería de mi casa./ Desinsectador 2013

Hace unos días me encontré una salamanquesa rosada atrapada en una trampa adhesiva para cucarachas (foto 1 y 2). Esto me pasó el pasado viernes. Cuando veo algo similar, se me cae el alma a los pies. En una visita anterior puse una trampa en una cocina cerca de una puerta que da a un patio. En la trampa había una cucaracha americana, así que imagino que debió de entrar a comérsela. Aunque estaba muy enganchada, logré retirarla y la metí en una caja vacía para hamburguesas que me dio amablemente el cocinero (foto 3). Me la llevé a casa y la dejé en la galería. Espero que se pueda recuperar, aunque está tocada. Intenta trepar, pero no puede. Ha perdido la cola, tiene una pata que parece rota y otra con restos de pegamento. En algunos clientes, cuando me encuentro con algo parecido, opto por no poner trampas en esas zonas.

Un ejemplar adulto de salamanquesa rosada alcanza una longitud de unos 12 centímetros. Es más pequeña que la salamanquesa común y tiene una apariencia menos robusta. Es más estilizada. Además difiere en la coloración del dorso, que es entre rosado y ocre. Es de hábitos nocturnos, momento en que se la puede ver trepando por las paredes a la caza de insectos. Durante el día se esconde bien, aunque en el invierno, se la puede ver al sol. Está distribuida por casi toda la orilla del mar Mediterráneo. En la Península Ibérica se encuentra en zonas cercanas al mar (foto 5). Es una especie, además, viajera. Ha sido llevada de manera involuntaria a zonas distantes como América del Norte.

[1] Salamanquesa común, Desinsectador, 13-12-2012.

Foto 4. Salamanquesa rosada en la galería de mi casa./ Desinsectador 2013

Foto 5. Mapa de la distribución de la salamanquesa rosada en la Península Ibérica./ Albert Masó y Manuel Pijoan, en ‘Anfibios y reptiles’, 2011, editorial Omega

2 comentarios en “Salamanquesa rosada

  1. Emmanuel dijo:

    Yo a veces también me los encuentro. Hablando con un amigo químico llegamos a la solución de que la mejor forma de retirarlas es con aceite. La verdad es que parece mentira pero con un poco de paciencia acaban saliendo mejor que con qualquier otra cosa. La pena es que muchas veces parece que les quedan los dedos en mal estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.