Insecticida Fogo

Fig 1. Imagen de un cartón publicitario del insecticida Fogo con DDT de la década de 1950. Es un cartón troquelado en el que moviendo la pestaña de abajo aparece y desaparece la mosca.

Fogo es una marca comercial de insecticidas que lleva muchos años en el mercado español. Lo cierto es que no sabría decir cuándo empezó su comercialización. En este posteo daré cuenta de los datos de los que he hecho acopio. La publicidad más antigua que he encontrado es en la hemeroteca online del periódico La Vanguardia. Se trata de un pequeño anuncio escrito de septiembre de 1945 donde se dice que Fogo llevaba elaborándose desde principios de 1945 por los laboratorios Ceifa. Esta casa comercial tenía sede en la calle Bruc número 51 de Barcelona. Anteriormente a Fogo, Ceifa tenía a la venta productos farmacéuticos como Barachol (contra la sarna), Grismol (contra la gripe) o Ceifa-dent (dentífrico). En 1946 aparecen anuncios a toda página en los periódicos. El insecticida Fogo se vendía en polvo o en líquido. La formulación líquida se vendía en frascos para dispensar mediante un pulverizador de émbolo igual que se hacía con el insecticida Flit [1]. También usaba la misma frase que Flit dicendo que “Fogo pulverizado no mancha”. En su composición llevaba DDT de la misma manera que otros insecticidas de uso doméstico de los mismos años. Los anuncios se ilustraban con una pareja de niños que, pulverizador en mano, se enfrentaban a todo tipo de plagas. Fogo también imitaba a esto al insecticida Flit que usaba un soldadito. Hay que hacer constar que con esta parejita de graciosos niños la empresa debía buscar transmitir benignidad e inocuidad, o algo parecido. Claro que a día de hoy transmiten una idea de ingenuidad que es la que se debía de tener en aquellos años respecto de los nuevos insecticidas sintéticos. Se pensaba que estos lo solucionarían todo y se estaba, además, en una época en que los adelantos científicos parecían augurar una nueva época de bienestar sin fin. Otros productos insecticidas comercializados por esta casa fueron: Oxiclor (de uso agrícola), Pek (agrícola), Fogol (DDT puro), Fogosin (antiparasitario humano y animal), colonia Fogo, Dill (agrícola), Doriphol (agrícola). Todas estas marcas estarán bastantes años en el mercado.

Foto 2. Evolución de la palabra Fogo como logotipo de la marca.

Fig 2. Evolución de la palabra Fogo como logotipo de la marca.

En 1951, Fogo líquido adquiere una nueva composición más tóxica: 10% de DDT y 2% de lindano. Este producto sigue la misma tendencia que los otros insecticidas domésticos añadiendo lindano al DDT que ya llevaban. A esta composición, también se le añadiría extracto de pelitre para proporcionar un efecto de choque. Por esta época, aparece el papel fumígeno con lindano. Una modalidad de insecticida que también sacaron las otras casas insecticidas. Se trataba de tiras de papel para quemar en una habitación, dispersándose el insecticida con el humo. Hacia 1956 aparece Fogo Polilla que se vende tanto en frascos con líquido para pulverizar sobre la ropa como en pastillas. También aparece Fogo Cucaracha. En estos años aparecen otros productos de Ceifa como los detergentes Blusol (para fregar) y Blutex (para la ropa). A principios de la década de 1960, en la publicidad de los productos Fogo aparece como distribuidor la empresa Seimex con sede en la calle Caspe 26 de Barcelona. Es interesante constatar que también hay un cambio en el tipo de letra de la palabra Fogo. Según la documentación que he encontrado, a partir de la década de 1970, es la empresa Seimex, con fábrica en Polinyà (Barcelona), quien fabrica los insecticidas de la serie Fogo. No sé las relaciones que había entre ambas empresas. Quizás compartían propietarios. En un pequeño anuncio de 1967 aparecido en La Vanguardia, Ceifa anuncia que se dedica al envasado de aerosoles  con butano o freón en la calle Santander número 128 de Barcelona. En la década de 1970, la fábrica de Seimex en Polinyà también se dedicaba al envasado de aerosoles y de detergentes. De hecho, el 21 de noviembre de 1975 esta fábrica padeció un gravísimo incendio del que todavía se acuerdan en esta población. No es difícil imaginarse el peligro de este incendio en una fábrica llena de gas par los aerosoles y de productos insecticidas. En 1977, Agroalimen se hizo con la totalidad de las acciones de Seimex, cuyas actividades dirigía algunos años antes. En 1986, Agroalimen vendió la empresa a  la alemana Benckiser, que también tenía fábrica en Polinyà. Hoy en día, fogo sigue siendo una marca importante de insecticidas. De hecho, yo soy un consumidor de alguno de estos, como Fogo Electric (pastillas al 4’18% d-aletrina), el cual me libra de mosquitos las de verano. Eso sí, ya no se fabrica aquí, sino en Paquistán.

Notas:

[1] Insecticida Flit, Desinsectador, 28-01-2013.

Foto 3. Anuncio de 1947 publicado en el periódico La Vanguardia.

Fig 3. Anuncio de 1947 publicado en el periódico La Vanguardia.

3 comentarios en “Insecticida Fogo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.