Insecticidas en una casa de pueblo abandonada

Foto 1. Imagen de la casa abandonada en Móra d'Ebre que inspeccioné./ Desinsectador 30-03-2013

Foto 1. Imagen de la casa abandonada en Móra d’Ebre que inspeccioné./ Desinsectador 30-03-2013

Este pasado fin de semana estuve por las tierras del Ebro a su paso por la provincia de Tarragona. Se trata de una zona que me gusta mucho. Estuve en la zona de Móra d’Ebre. Con mi mujer paseamos río abajo para ver el paisaje y disfrutar de estas tierras tan bonitas. Al regresar por un camino diferente, nos encontramos una casa abandonada (fotografía número 1). No me lo pensé dos veces y me acerqué para ver si se podía entrar. Me gusta mucho la arquitectura y la vida rural. Tenía ganas de ver en qué año fue abandonada la casa e imaginar qué tipo de vida llevaban. Hay multitud de aspectos que me despiertan la curiosidad. Siempre encuentras algún objeto que no conoces. Había que entrar con cuidado, ya que las vigas estaban muy carcomidas y, en algunos puntos, el techo había cedido. Al entrar, lo primero que me llamó la atención fue una habitación  con  garrafas (fotografía número 2). Tenían diferentes colores, por lo que deduje que se trataba de garrafas de insecticidas. Estuve mirando y pude ver algunas de insecticidas, acaricidas y herbicidas. En las etiquetas se podían leer estos nombres: Albelda A. M. (aceite de verano al 83%) de Albelda, Gusafos 20 EC (metil azinfós al 20%) de Porporas, Insecticida Oro Amarillo 5 (aceite de invierno al 55%) de Químicas Oro, Narval (amitraz al 20%) de Afrasa, Supracid 40 WP (metidation al 40%) de Novartis, Roundup (gifosato al 36%) de Monsanto.

Foto 2. Imagen de una habitación de la casa abandonada con los insecticidas./ Desinsectador 30-03-2013

Foto 2. Imagen de una habitación de la casa abandonada con los insecticidas./ Desinsectador 30-03-2013

Estas garrafas de insecticida debían de llevar unos 10 años allí abandonadas. Me parecieron muy poco viejas para el estado de abandono de la casa. Así que deduje que  la casa abandonada debió de servir para ir almacenando los bidones vacíos. He de decir que algún bidón estaba medio lleno. Pero no me atreví ni a abrirlo. Después de inspeccionar la planta baja, subí a la primera planta y me encontré con lo que debía de haber sido un gallinero. Entré en esta estancia y me encontré con una grata sorpresa. Había una botella de insecticida Fogo a base de DDT y lindano. ¡Vaya suerte la mía! Hacía tan solo unos días que había escrito en este blog un artículo sobre esta marca de insecticida. Pensé que podía encontrar algún insecticida más. Al poco, otra botella de Fogo y una caja de Gesarol de la Geigy. ¡Increíble! Tenía a la vista un producto de la farmacéutica suiza que había descubierto el DDT. Para coronar tanta suerte, descubrí una caja de Blayca Nº 1 y una lata de Volck. Los reuní para hacer la foto que se puede ver en este posteo con el número 3. Estos insecticidas creo que estaban más acorde con el estado físico de la casa. Calculé que estos insecticidas serían, como muy tarde, de principios de la década de 1960. En el suelo de la habitación me encontré un ejemplar de la revista Hola del año 1963, lo cual parecía corroborar mis cálculos.

Foto 3. Imagen de los insecticidas de los años 60 que encontré en la casa abandonada./ Desinsectador 30-03-2013

Foto 3. Imagen de los insecticidas de los años 60 que encontré en la casa abandonada./ Desinsectador 30-03-2013

Si se mira la fotografía número 3, podemos ver varios insecticidas. Delante de todo y en medio, hay dos botellas del insecticida Fogo. En la etiqueta pone que están fabricados por Ceifa, pero la distribución es exclusiva de la empresa Seimex. La composición de ambas botellas es la misma, aunque una es más grande que la otra. Estas botellas contienen DDT, lindano y extracto de pelitre (fotografía número 4). Además de estos insecticidas, contiene epiclorhidrina, sustancia que se usa como insecticida y para la fabricación de plásticos y resinas. A la izquierda hay una lata amarilla del insecticida agrícola Volk Verano fabricado por Macaya Agrícola. En el centro, detrás de las botellas de Fogo, hay una caja de Gesarol a base de DDT de la compañía Geigy. Se trata de un conocido insecticida a nivel mundial. La caja estaba en bastante mal estado. A la derecha, hay una caja del insecticida Blayca Nº 1 fabricado por la Compañía de Insecticidas Domésticos y Agrícolas SL (Coinda). Dentro de la caja había algún sobre, el cual se puede ver a la derecha del todo de la fotografía. Estos sobres son de 70 gramos y contienen hexaclorociclohexano (HCH). No pude leer el porcentaje de HCH, ya que la caja estaba deteriorada. Estuve un rato pensando qué hacer con los insecticidas. Al final decidí dejarlos allí. Salí de la casa dando gracias a la vida por haber tenido tanta suerte. Había  podido ver algunos productos de los que había escrito en este blog y que tan solo conocía a través de fotos y artículos.

Foto 4. Imagen de la etiqueta de una de las botellas de Fogo./ 30-03-2013

Foto 4. Imagen de la etiqueta de una de las botellas de Fogo./ 30-03-2013

Un comentario en “Insecticidas en una casa de pueblo abandonada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.