Entomofauna en el cementerio del Poblenou de Barcelona

Fig 1. Vista del cementerio del Poblenou, Barcelona, con el monumento dedicado a la epidemia de fiebre amarilla de 1821./ Desinsectador 05-2018

El pasado sábado por la tarde pasé por el cementerio del Poblenou de Barcelona. Un lugar muy interesante y con mucha historia. Fue inaugurado en 1775 y fue el primero en ser construido fuera del perímetro de murallas. La parte central está ocupada por el monumento en recuerdo de la epidemia de fiebre amarilla que Barcelona padeció en 1821 (figura 1). Fue una tragedia en la que fallecieron más de 6.000 personas. Pero no fue la única que esta ciudad padeció por la presencia del mosquito Aedes aegypti, ya que en 1870 hubo otra, aunque menos letal.

Fig 2. Parte frontal de nicho donde hay entomofauna./ Desinsectador 05-2018

Pasé por el cementerio por dos razones. Una fue la de fotografiar el monumento en recuerdo a los fallecidos en la epidemia de 1821. Y otra fue la de curiosear viendo qué especies de hormigas había en el recinto. Hecho lo primero, me puse a lo segundo. Sin embargo, poca cosa encontré, ya que percibí bien la sensación de asepsia cuando de manera periódica se realizan tratamientos insecticidas en un lugar. En la parte central encontré algunos puntos con hormiga argentina (Linepithema humile). En un lateral, en la parte que toca a la calle de Carmen Amaya, pude ver una colonia de hormiga del alcornoque (Crematogaster escutellaris) instalada en el interior de un elemento ornamental de piedra. Y en la parte del fondo, había hormiga del pavimento (Tetramorium del grupo caespitum).

Fig 3. Parte frontal de nicho donde hay entomofauna./ Desinsectador 05-2018

Sin embargo, lo que me llamó la atención fue la numerosa Necrobia rufipes que había (figuras 13 a 15). Esto es algo normal en esta época en un cementerio. Al ver estos coleópteros, me decidí por los insectos relacionados con los cadáveres (entomología cadavérica). No vi Necrobia ruficollis, especie que sí tengo constatada en el cementerio de Montjuic [1]. Y junto a este coleóptero, destacaban dos grupos de dípteros. En primer lugar había muchas moscas fóridas (Phoridae). La común de esta familia no es otra que la conocida como mosca jorobada. Es omnipresente y yo identifico como Megaselia scalaris, o una especie muy parecida. Megaselia es de distribución mundial y la encontramos en registros de albañal y alcantarilla. Y también la tenemos en bares y restaurantes en zonas donde hay materia orgánica y humedad. Ya dediqué una entrada a esta mosca en cementerios [2]. Hace dos años quedé impresionado al ver los restos de huesos en un osario cubiertos de pupas de Megaselia.

Fig 4. Parte frontal de nicho donde hay entomofauna./ Desinsectador 05-2018

En segundo lugar pude ver moscas del género Hydrotaea (antes Ophira). Se podían encontrar ejemplares sueltos por todo el cementerio. Sin embargo, se concentraban alrededor de algunos nichos. Estas moscas acuden a depredar larvas de otros dípteros. Son comunes también en basureros, por ello también se las conoce como moscas de las basuras. En las imágenes 2 a 4, se puede ver la parte frontal de un nicho donde se acumula gran cantidad de ejemplares de Hydrotaea que han completado su ciclo vital. Y en la imagen 5, se puede ver un nicho que no se encontraba bien sellado y del que entraban y salían. Al acercarme, noté un ligero hedor a descomposición. Las moscas salían al exterior en lo que parecía una búsqueda de pareja. para la cópula. Capturé unas cuantas y me pareció que estaba ante una misma especie. En las imágenes 6 a 12, se pueden ver algunas fotografías que tomé. Destaca el hecho de que las moscas estaban cubiertas de ácaros blancos. Es comprensible que, en el interior del ataúd, se acumule una gran cantidad de humedad que permite el gran desarrollo de los ácaros.

Y para finalizar, mencionar el caso de la cucaracha americana (Periplaneta americana) como especie accidental a la cual colocar dentro de la entomología cadavérica (figura 16). Esta especie está muy presente en los cementerios del área metropolitana de Barcelona. Y no solo se encuentra en arquetas y registros de alcantarillado, sino que se mete en los nichos. Es evidente que dentro de algo se alimentará. Y cierto es que tiene mucho alimento. Como sabemos quienes nos dedicamos al control de plagas, podemos clasificar a esta cucaracha como de polífaga. Se alimenta de lo que encuentra.

Notas:

[1] Necrobia ruficollis en el cementerio de Montjuic (Barcelona). Desinsectador, 03-05-2014.

[2] Dos habitantes del cementerio. Desinsectador, 14-06-2016.

Fig 5. Nicho de donde salían moscas Hydrotaea (Ophira)./ Desinsectador 05-2018

Fig 6. Lápida con mosca Hydrotaea (Ophira)./ Desinsectador 05-2018

Fig 7. Mosca Hydrotaea (Ophira)./ Desinsectador 05-2018

Fig 8. Mosca Hydrotaea (Ophira)./ Desinsectador 05-2018

Fig 9. Mosca Hydrotaea (Ophira)./ Desinsectador 05-2018

Fig 10. Mosca Hydrotaea (Ophira)./ Desinsectador 05-2018

Fig 11. Mosca Hydrotaea (Ophira)./ Desinsectador 05-2018

Fig 12. Mosca Hydrotaea (Ophira)./ Desinsectador 05-2018

Fig 13. Ejemplares de (Necrobia rufipes)./ Desinsectador 05-2018

Fig 14. Ejemplar de (Necrobia rufipes)./ Desinsectador 05-2018

Fig 15. Ejemplares de (Necrobia rufipes)./ Desinsectador 05-2018

Fig 16. Ejemplar de cucaracha americana (Periplaneta americana)./ Desinsectador 05-2018

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.