Migración colonial de Aphaenogaster senilis (Formicidae)

Fig 1. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando huevos./ Desinsectador 05-2017

Aphaenogaster senilis es una especie de hormiga común donde vivo. Las obreras son fácilmente reconocibles. Son monomórficas de entre 6 a 7 mm, tienen peciolo y pospeciolo, son negras, estilizadas y con unas patas largas. Está diseñada para el ambiente mediterráneo y soportar altas temperaturas. Son además rápidas y oportunistas. Cuando hago una comida campestre, son las primeras en llegar y pillar todo lo que encuentran.

Fig 2. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando larvas./ Desinsectador 05-2017

Hace unos meses pude observar una migración colonial de esta especie. Ocurre con frecuencia que la colonia abandone su viejo hormiguero y se traslade a uno nuevo. El que observé fue un traslado corto, quizás no había más de medio metro entre el origen y el destino. Observar una migración es un buen espectáculo. Se puede ver la colonia en todos sus estadios de desarrollo. Esto se encuentra reflejado en las imágenes. Algunas de ellas están un poco desenfocadas por la dificultad de manejar un objetivo macro siguiendo hormigas tan móviles. Se pueden ver a las obreras llevando, huevos (figura 1), larvas (figuras 2 a 6) y pupas (figuras 7 y 8). A diferencia de otras especies de hormigas como las del género Lasius, las pupas de Aphaenogaster no tejen un capullo de seda. También se puede ver algunas obreras llevando a otras en lo que se denomina transporte mutuo (figuras 9 a 11). Y a la reina en una imagen poco nítida (figura 12). Ángel Barroso Rodríguez, en su tesis doctoral sobre esta especie [1], realiza la siguiente descripción de esta migración:

«El transporte de las crías y el viaje de la reina se producen en el periodo central de la migración. La preparación de la migración es realizada por las obreras recolectoras. Éstas buscan un nuevo nido, lo exploran, y si cumple ciertas condiciones (no bien conocidas) reclutan a sus compañeras de manera similar a los reclutamientos hacia una fuente de alimento. El reclutamiento es un proceso que se retroalimenta y llega a desencadenar la migración y el viaje de las obreras internas.»

Según este autor, la búsqueda de un lugar óptimo donde criar presenta un patrón estacional. En verano buscan lugares sombreados y, en primavera y otoño, lugares soleados. Sin embargo, la búsqueda es un proceso sujeto a mejora, ya que si no encuentran las condiciones deseadas, vuelven a cambiar de lugar.

Fig 3. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando larvas./ Desinsectador 05-2017

Otro aspecto que muestra la movilidad de A. senilis es la migración para formar nuevas colonias. Este proceso recibe el nombre de gemación (o fisión) y se diferencia de las especies que forman nuevas colonias de manera independiente cuando una reina se las apaña sola. Las futuras reinas de Aphaenogaster poseen alas atrofiadas por lo que no abandonan el hormiguero para copular. Los machos de otras colonias se acercan a la entrada donde las reinas copulan con ellos. Posteriormente, la hembra fecundada se marcharía con un séquito de obreras en busca de un lugar donde fundar la colonia. Aunque parece que también puede ser que la reina vieja se marche y quede en el hormiguero viejo la joven. A este respecto, Ángel Barroso Rodríguez escribe en su tesis doctoral:

«Se han documentado por primera vez dos fisiones coloniales en la naturaleza. Tuvieron en común las siguientes características: Se produjeron en colonias de tamaño grande, por encima de la media habitual, con más de 1500 obreras; la formación del nuevo nido fue a corta distancia, poco más de 2 m. y la fisión resultó asimétrica. En ambos casos, la vieja reina se trasladó al nuevo nido con el 69 % y 66 % de las obreras, mientras la nueva reina heredó el viejo nido y las restantes obreras.»

Esta manera de crear nuevas colonias es un método más seguro que el de especies que forman enjambrazón (o vuelo nupcial). Producir centenares de machos y hembras alados es un esfuerzo titánico que consigue unos resultados modestos. Es quizás por ello que las especies más evolucionadas que forman supercolonias (Linepithema humilePheidole megacephala o Brachymyrmex patagonicus) lleven a cabo su reproducción por gemación.

Notas:

[1] Barroso Rodríguez, Ángel: Uso del hábitat por la hormiga mediterránea Aphaenogaster senilis, en Doñana: competencia y explotación de los recursos. Tesis Doctoral, Facultad de Biología, Universidad de Sevilla, 2012.

Fig 4. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando larvas./ Desinsectador 05-2017

Fig 5. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando larvas./ Desinsectador 05-2017

Fig 6. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando larvas./ Desinsectador 05-2017

Fig 7. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando una pupa./ Desinsectador 05-2017

Fig 8. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando una pupa./ Desinsectador 05-2017

Fig 9. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando otra obrera./ Desinsectador 05-2017

Fig 10. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando otra obrera./ Desinsectador 05-2017

Fig 11. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando otra obrera./ Desinsectador 05-2017

Fig 12. Reina de Aphaenogaster senilis./ Desinsectador 05-2017

Fig 13. Obrera de Aphaenogaster senilis transportando una presa, una obrera de otra especie./ Desinsectador 05-2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.