Biocidas para aviones

Fig 1. Tres productos biocidas de uso en aviones./ Desinsectador 2015

Meses atrás escribí un posteo sobre la aplicación de insecticidas en vuelo [1]. Yo desconocía esta práctica que se realiza con el pasaje subido a bordo. Consiste en vaciar el contenido de un bote de aerosol por toda la cabina y por encima de las cabezas de los pasajeros. Bueno. Un bote solo, no. Depende de lo grande que sea el avión. Se pueden usar hasta 7 si se trata de un A380. Curioso esto. Porque esta misma práctica no lo podemos hacer en tierra quienes nos dedicamos al control de plagas, a pesar de tener conocimientos, experiencia y un carnet que lo acredita. Impensable yo poder vaciar un bote de aerosol en un cliente si no he hecho antes un diagnóstico previo a la aplicación de biocidas, la gente está ausente y la puerta del lugar cerrada y con un cartel en la puerta. Sin embargo, si eres azafata, puedes hacerlo en vuelo. Pero bueno, algo hay que hacer para combatir al enemigo número uno de la humanidad, al mosquito, vector de numerosas enfermedades. Según parece, la autoridad sanitaria de cada país indica en qué vuelos es necesario aplicar insecticidas y de qué manera.

Como comenté en el anterior posteo, yo de esto no tenía ni idea y me enteré gracias a José Luis Pérez, un compañero de Fuenlabrada que me envió unos botes de aerosol. Y hace cosa de unas semanas, esta misma persona me envió un paquete con otros productos biocidas de uso en aviones. De nuevo le doy gracias. Es para mí muy interesante este asunto.

En la imagen número 1, se pueden ver los productos enviados. Veamos. Uno de ellos, el bote verde de la izquierda, es un espray a base de permetrina para vaciar en la cabina. Sobre este producto, su uso y su fabricante ya expliqué algo en el anterior posteo. Otro producto, el bote azul de la derecha, es un espray repelente de uso tópico. Es un complemento para el personal del avión para que se pueda proteger de los mosquitos. Está compuesto por icaridina al 20’6% y tiene una actividad de hasta 8 horas según se lee en la etiqueta. Se trata de una materia activa repelente muy efectiva que fue desarrollada por Bayer en la década de 1990 [2]. Fue el resultado de una investigación de más de un decenio buscando alternativas al DEET. Y fueron invertidas grandes cantidades de dinero y las tecnologías más vanguardistas. La icaridina es el repelente que más me gusta. Y como todo repelente, para que funcione, hay que aplicarlo por todas las partes del cuerpo que quedan al descubierto [3].

El tercer producto está compuesto por un sobre que contiene 35 toallitas desinfectantes. Importante producto. Y más en una época en que las enfermedades se expanden tan fácilmente gracias a los viajes en avión. Estas toallitas se aplican como desinfectante de manos y como desinfectante de superficies. Es sintomático que en un lateral se pueda leer que es activo sobre el virus H1N1 en 30 segundos. No es más que un reflejo de la paranoia colectiva que hubo años atrás por la posible expansión de la gripe porcina. Sinceramente, no sé hasta qué punto pueden servir para algo estas toallitas. Pero imagino que, desde un punto de vista psicológico, sí sirven. En la imagen número 4, se puede leer la etiqueta. Interesante es ver la capacidad desinfectante de este producto. Y también, la composición de materias activas: cloruro de benzalconio y etanol. Este producto está clasificado como TP1 (para la higiene personal) y TP2 (desinfectante).

Según parece, las toallitas desinfectantes forman parte de la dotación fija de los vuelos a cualquier destino. En cambio, el bote de insecticida y el de repelente se incluyen en vuelos con destino a zonas donde están presentes enfermedades transmitidas por mosquitos. Aunque existen países, como por ejemplo Australia, en donde son aplicados en todos los vuelos que llegan del extranjero.

Para acabar, comentar algo sobre los fabricantes. El bote insecticida y las toallitas pertenecen a la compañía Produits Sanitaires Aéronefs (PSA) de París [4]. Trabaja en exclusiva para las compañías aviación. El producto repelente pertenece a la compañía Service Medical International (SMI) de Coignières. Se dedica a hacer kits de supervivencia y botiquines. Trabaja mucho con aviación, aunque no en exclusiva. Es interesante ver cómo estas empresas se han especializado en este mercado. Cierto es que estos tres productos no son nada del otro mundo que no pudiera desarrollar una empresa de insecticidas cualquiera. Pero claro, los contactos son los contactos.

[1] Insecticidas en vuelo, Desinsectador, 12-03-2015.

[2] Repelente para mosquitos Autan, Desinsectador, 21-04-2014.

[3] Esta semana pasada hice una prueba. Apliqué repelente en mis piernas, pero dejó una parte del talón sin proteger. Pues bien, fue descubierta por un mosquito tigre y allí intentó picarme.

[4] http://www.psa-paris.com/

[5] http://smi-health.com/

Fig 2. Bote de repelente para aviones./ Desinsectador 2015

Fig 3. Toallitas germicidas para aviones./ Desinsectador 2015

Fig 4. Toallitas germicidas para aviones./ Desinsectador 2015

Fig 5. Toallitas germicidas para aviones./ Desinsectador 2015

Fig 6. Toallitas germicidas para aviones./ Desinsectador 2015

2 Respuestas a “Biocidas para aviones

  1. Hola compañero. Estos post, muy interesantes, como siempre.
    Cuando voy en avión me he preguntado que producto nos estaban obsequiando tan amablemente, el olor, de los que me han rociado, era agradable. Esto, no me deja tranquila para futuras rociadas, en el futuro llevaré una mascarilla. Gracias por la información.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s