La hora mosquito

ochlerotatus-caspius-ebro-2015

Fig 1. Animación de cómo introduce la probóscide un mosquito de marisma./ Desinsectador 2015

Fig 2. Mosquito de marisma./ Desinsectador 2015

El pasado fin de semana anduve por el Delta del Ebro. Bonito paisaje, con muchas aves y con una magnífica comida. Me encanta. Nada puedo decir en su contra. Bueno, la única pega que pudiera tener es que abundan los mosquitos. Cosa lógica porque es un humedal. Pero claro, a mí no me desagradan los mosquitos. No es que me guste que me piquen, pero son interesantes. Lo bueno es que el mosquito que abunda en la zona es el mosquito de marisma, el Ochlerotatus caspius. Y molesta lo justo, ya que la hembra sale ávida de sangre al atardecer.

Tras ponerse el sol, aparecen de la nada en gran número y se abalanzan sobre uno. Aprovechan el momento en que perdemos visión. Todo adquiere un tono grisáceo. Entonces oyes el molesto zumbido alrededor de tus oídos. Te pones nervioso. Parece como si se te quisiera meter por un oído. Levantas tus manos nerviosamente y las sacudes contra el aire. Total, nada les harás. Y no tardarán mucho en posarse sobre otra parte de tu cuerpo. El cuello, tu brazo, las piernas. En pocos minutos te darás cuenta de que te picó cuando empieces a notar la fuerte picadura.

Fig 3. Mosquito de marisma./ Desinsectador 2015

El mosquito de marisma no es como el mosquito tigre que se acerca con sigilo a tus tobillos. No. El mosquito de marisma se te echa encima. Lo bueno del caso es que el ataque no dura mucho tiempo. Quizás una hora como máximo. Así que uno se puede poner a cobijo durante este tiempo. O cubrir las partes expuestas de su cuerpo con algún repelente. Mientras deambulaba por la desembocadura del Ebro, escuché a un padre que le decía a sus hijos: “Vámonos que se acerca la hora mosquito.” Pero yo no me fui, sino que me quedé para hacer fotografías y llevarme algunos ejemplares. Recibí un buen número de picotazos. Pasada la hora del ataque, desaparecen y llega la calma.

En el Delta del Ebro, el Ochlerotatus caspius concentra la mayor parte de los esfuerzos destinados al control de mosquitos [1]. Es posiblemente el mosquito más abundante en la zona y el más molesto para las personas. Las hembras pican a mamíferos. Pero tienen especial gusto por nuestra sangre. Es fácilmente identificable por su comportamiento crepuscular y por las dos líneas claras que se dibujan sobre el tórax. Las hembras, una vez los huevos están madurados, deposita cada uno de manera individual. Lo hace sobre un terreno salino y rico en materia orgánica. Es en el estadio de huevo como este mosquito pasa el invierno. Con la subida de las temperaturas y la inundación del terreno, los huevos darán paso a las larvas. Las sucesivas generaciones durante la época de calor están ligadas a las inundaciones que sufran los terrenos propicios para su desarrollo.

Notas:

[1] Consorci de Polítiques Ambiental de les Terres de l’Ebre (COPATE), http://www.copate.cat/

ochlerotatus-caspius-delta-ebro-02

Fig 4. Mosquito de marisma./ Desinsectador 2015

ochlerotatus-caspius-delta-ebro-04

Fig 5. Mosquito de marisma./ Desinsectador 2015

Un comentario en “La hora mosquito

  1. Anais dijo:

    Hola,como aguantaste los mosquitos,yo detesto los que zumban que no dejan dormir y esos chiquititos que pican me dan como alergia y acá en Uruguay hubo en pleno invierno en unos días cálidos,chau y gracias por tus artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s