Grano y pasta Zelio

Fig 1. Placa publicitaria de Austria.

A principios de la década de 1920, la casa Bayer comercializó en Alemania un raticida con sulfato de talio con el nombre de Zelio. Parece ser que esta empresa alemana patentó hacia 1923 el uso de los compuestos de talio como raticida. Zelio pronto se exportó y fue vendido en otros países de Europa como Austria, Italia, Francia o España. El anuncio más antiguo que he encontrado en España es de 1927 publicado en un libro escrito por José Mañanes Paino titulado ‘Los abonos’ (figura 2) [1]. Es interesante destacar el logotipo, por así llamarlo, que creó Bayer para este producto, porque remite a los antiguos cazadores de ratas que colgaban las presas del día de un palo. Tiempo atrás publiqué unas entradas dedicadas a antiguas estampas del oficio de desratizador [2]. El palo con ratas colgando era un reclamo publicitario y un estandarte de la misma manera que los caballeros llevaban sus pendones.

Zelio fue formulado en cebo en forma de pasta y de grano. En aquella época era bastante común las pastas raticidas. Había la pasta fosforada Nogat [3] o la pasta de L. Steiner [4], por citar dos marcas. Eran de fácil aplicación, ya que se solía untar algún alimento con la pasta como una rebanada de pan o el producto por el cual el roedor sintiera devoción. Hay que hacer constar que los raticidas de acción rápida como el sulfato de talio tienen una crónica negra. La lista de muertes es importante, ya no solo por las personas que murieron accidentalmente al ingerir un alimento intoxicado, sino por los que fueron envenenados a consciencia. Los raticidas, hasta tiempos recientes, fueron la materia prima de mentes perversas. Es fácil encontrar casos de muertos con sulfato de talio, fosfuro de zinc, trióxido de arsénico o estricnina.

No sé en qué año Zelio se dejó de comercializar en España. Ayer publiqué un posteo dedicado a un librito escrito por José del Cañizo Gómez en 1966 en el cual se menciona este raticida. El dato que me falta es saber cuándo fueron prohibidos los productos raticidas que contenían talio. En 1994 se prohibió mediante la orden de 4 de febrero de 1994 los plaguicidas para uso ambiental que contenían arsénico y estricnina [5].

Notas:

[1] Mañanes Paino, José: Los abonos, su empleo racional, económico y práctico. Federación C. Agrícola, Palencia.

[2] Algunas imágenes antiguas de cazadores de ratas del siglo XVII. Desinsectador, 16-02-2014.

[3] Matarratas Nogat. Desinsectador, 02-01-2013.

[4] Pasta fosfórea de L. Steiner. Desinsectador, 12-02-2013.

[5] Orden de 4 de febrero de 1994 del Ministerio de Sanidad y Consumo (B.O.E. de 17 de febrero de 1994), por la que se prohíbe la comercialización y utilización de plaguicidas de uso ambiental que contienen determinados ingredientes activos peligrosos.

Fig 2. Anuncio aparecido en 1927 en la publicación ‘Los abonos’ de José Mañanes Paino, Federación C. Agraria, Palencia, página 44.

Fig 2. Octavilla publicitaria originaria de Francia.

Fig 4. Prospecto alemán de 1955.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.