Neocid antiparasitario humano

Fig 1. Anuncio publicitario de Neocid Antiparasitario.

Una de las aplicaciones más importantes que tuvo el descubrimiento del DDT fue la de ayudar a la humanidad a librarse del piojo del cuerpo, Pediculus humanus corporis. Este insecto se diferencia de su hermano el piojo de la cabeza, Pediculus humanus capitis, porque transmite enfermedades como como el tifus exantemático y la fiebre de las trincheras, ambas causadas por bacterias del género Rickettsia. Un lugar ideal para la propagación de tales enfermedades fueron las guerras. El confinamiento de tanta gente en unas pobres condiciones sanitarias conllevaba la proliferación de piojos y también de otros parásitos como pulgas y chinches.

Cuando fueron descubiertas las propiedades insecticidas del DDT en 1939 por el doctor Paul Müller de la casa J. R. Geigy, las primeras aplicaciones prácticas fueron agrícolas. Se experimentó su poder letal sobre insectos perjudiciales para los campos. La primera marca con DDT fue el Gesarol. Su primer éxito fue cuando se aplicó en 1941 para combatir al escarabajo de la patata en el agro suizo. Sin embargo, la gran aplicación fue la de mantener a raya piojos, pulgas y mosquitos, lo cual ayudó a salvar las vidas de muchas personas (1). Parece ser que los experimentos con piojos y pulgas se llevaron a cabo en el invierno de 1941-42 por el doctor Domenjoz (2). El éxito llevó a la creación de la marca Neocid, la cual se puso pronto a disposición del ejército suizo. Y luego, del ejército aliado.

El antiparasitario Neocid llegó a España en 1945. El primer anuncio que he encontrado en la prensa escrita es de mayo de ese año (figura 3). Junto a Neocid, aparecen otras tres marcas de Geigy: Gesarol, Neocidol y Cam. En la imagen número 1 y 4, se puede ver la forma del envase con el cual se venía Neocid. Se trata de una caja de cartón redonda de color marrón y con las letras en amarillo. Estaba formulado en polvo para uso externo sobre el cuerpo, ya fuera espolvoreo sobre cabello o cuerpo. Debía de contener unos 50 gramos de producto. También fue vendido en formulado líquido. Aunque no he encontrado ninguna imagen de una botella de la época. Pero sí una de Neocid Loción que puedo fechar como posterior a 1971 (figura 5). Fue en este año que Geigy se unió a la compañía Ciba. Este producto también estaba formulado con DDT.

La marca Neocid fue una marca reconocida. Es por ello que Geigy se aprovechara su implantación en el mercado para ofrecer otros productos. Uno de ellos fue Neocid Supra (figuras 6 y 7). Este producto estaba pensado para pulgas, chinches e insectos rastreros. Fue comercializado en la década de 1960. También de esta época es Neocid Aerosol. En la figura 8 se puede ver una imagen de este insecticida que pertenece a la portada de un disco single promocional. Podemos leer que como estrategia de ventas se indica que comprando un bote se puede obtener un premio. Según parece, estos premios eran en metálico y oscilaba la cantidad entre 5 y 10.000 pesetas. Para dar fe de ello, se insertó en los periódicos imágenes de los ganadores del premio. En la figura 9, se puede ver un recorte del año 1970 donde aparece una fotografía en la que una agraciada recibe 5.000 pesetas de la mano de un representante de Geigy.

No sé en qué año Ciba-Geigy dejó de comercializar en España productos insecticidas con la marca Neocid. Consultando hemerotecas, encuentro que un bote de 1.000 cc de Neocid Aerosol costaba 219 pesetas en el desaparecido PRYCA (3). De este mismo año hay unos datos interesantes que aparecieron en el periódico La Vanguardia donde se indica el estancamiento de las ventas de insecticidas en España (4). Y donde aparecen datos sobre la cuota de mercado de las principales marcas:

«El líder del sector es Cruz Verde, que con su marca “Bloom” controla el 20 % del volumen total de unidades. El segundo lugar del escalafón lo ocupan las marcas “Fogo”, de Seimex; y “Raid”, de Johson Wax, cada una de las cuales controla el 11 % de las unidades vendidas. Siguen “Baygon”, de Bayer, 5 %, y “Neocid”, de Ciba, 3 por ciento.»

Estas marcas acaparaban la mitad del mercado de insecticidas domésticos. La otra mitad estaba en manos de otras marcas de las mismas casas comerciales o de otras empresas. Lo que sí tengo claro es que, a principios de la década de 1990, Neocid ya no estaba presente en el mercado. Quizás Ciba-Geigy abandonó la línea de insecticidas domésticos. Sin embargo sí continuó la producción de insecticidas de uso profesional.

(1) Latas con DDT que el Ejército norteamericano repartió durante la II Guerra Mundial, Desinsectador, 07-09-2013.

(2) West,  T. F. y G. A. Campbell: DDT y los modernos insecticidas persistentes, Editorial Reverté, Barcelona, 1952, 552 páginas (título original: DDT and newer pesistent insecticides, Chapman & Hall Ltd, Londres, 1949).

(3) ABC de Sevilla, 25 de julio de 1982, página 2.

(4) La Vanguardia, lunes 20 de diciembre de 1982, página 22.

Fig 2. Papel secante con publicidad de Neocid.

Fig 3. Anuncio publicitario aparecido en el periódico La Vanguardia el martes 29 de mayo de 1945, página 2.

Fig 4. Envase de cartón de Neocid./ Todocoleccion.net

Fig 5. Neocid Loción de Ciba-Geigy./ Todocoleccion.net

Fig 6. Anverso de un envase de Neocid Supra./ Todocoleccion.net

Fig 7. Reverso de un envase de Neocid Supra./ Todocoleccion.net

Fig 8. Publicidad de Neocid Aerosol./ Todocoleccion.net

Fig 9 Anuncio publicado en La Vanguardia el domingo 20 de septiembre de 1970, página 42.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .