Insecticida Fulmit de Cruz Verde, una bomba

Foto 2. Anuncio publicitario aparecido en el periódico La Vanguardia en 1955.

Fig 1. Anuncio publicitario aparecido en el periódico La Vanguardia en 1955.

Cruz verde fue una empresa líder en el mercado doméstico de plaguicidas. Marcas creadas hace más de 50 años por esta empresa, todavía están en la mente del consumidor español. Algunas de estas siguen en las estanterías de los comercios y otras no. Pensemos en Carcomín, Cucal o Polil como las más exitosas. En cambio, otras como Sutmer o Fulminante desaparecieron. También hubo otras marcas de Cruz Verde menos conocidas que todavía siguen en el mercado. Este es el caso de Fulmi, que todavía sigue activa en manos de Kenogard [1]. Esta empresa nació en 1981 cuando fue vendida la división de insecticidas agrícolas. En activo, hoy en día, está Fulmit Oleo LE para uso agrícola.

Bajo el nombre de Fulmit aparecieron varios productos. Como ya he dicho, unos para uso doméstico y otros para uso agrícola. En el periódico La Vanguardia he encontrado un primer anuncio publicitario del año 1955 (figura 1). Fulmit aparece como marca para pastillas de humo insecticida, lo que llamamos un fumígeno. Este manera de dispersar el insecticida en una estancia fue muy popular a principios de la década de 1950. Varias empresas comercializaron sus fumígenos. Fulmit debió de ser comercializado alrededor de 1953. En el anuncio no se dice nada del insecticida usado, pero la mayoría de empresas que comercializaron fumígenos de este tipo los fabricaron con lindano. El texto que acompaña el anuncio no tiene desperdicio. Transcribo el segundo párrafo:

«Estas pastillas-humo representan el más moderno avance de la ciencia que Cruz verde, siempre a la cabeza de los insecticidas españoles, pone ahora a su disposición para lograr un verano feliz y sin molestias. Cuando las haya probado una sola vez, comprobando la eficacia de su humo en forma de “hongo” insecticida, comprenderá Vd. que se halla ante la más moderna, práctica y mortífera de las armas creadas para luchar contra los insectos de su hogar…»

Importante es la idea que hay detrás de este párrafo. Se hace referencia a la ciencia, palabra esta llena de buenas connotaciones como modernidad, eficacia, etc. Ahora bien, lo tremendo del texto es cuando se describe la eficacia del producto y se le compara con un hongo. Esto es, sin duda, una comparación con el hongo provocado por una bomba atómica. A partir de 1945, con las bombas lanzadas por los EUA sobre japón, todos tenemos en mente la imagen del hongo atómico como máximo ejemplo de destrucción total. Desde luego, un fumígeno no crea, ni mucho menos, un hongo, pero los publicistas han jugado con ello. Así pues, en la imagen del anuncio han puesto una foto que intenta parecerse. La idea que subyace en el anuncio es la de guerra total contra el enemigo, en este caso, contra los insectos.

Además del humo insecticida, Fulmit también fue formulado en líquido para dispersar con el clásico pulverizador de émbolo. Máximo símbolo en la época de arma para combatir las plagas domésticas. Para uso agrícola he encontrado 3 productos: Fulmit Verano, Fulmit Invierno y Fulmit emulsión concentrada 10% de DDT.

.

[1] http://kenogard.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.