Gaviota patiamarilla

Foto 1. Imagen de gaviotas patiamarillas sobre un tejado de un edificio./ Desinsectador 26-03-2013

Fig 1. Imagen de gaviotas patiamarillas sobre un tejado de un edificio./ Desinsectador 2013

La gaviota patiamarilla (Larus michahellis) está a punto de iniciar su período de reproducción que va de abril a julio. Debe de haber empezado a buscar donde hacer el nido. Hoy me he subido al tejado de un hotel y se han puesto muy nerviosas. Han empezado a chillar y a volar cerca mío. Por suerte, no estamos en plena época de cría porque se hubieran echado encima mío. En la foto número 1 se puede ver una imagen del tejado donde cada año las gaviotas hacen sus nidos. El hotel está en un pueblecito de la Costa Brava, en primer línea de mar. El responsable de mantenimiento del hotel tiene buena experiencia lidiando con estas aves. El hotel tiene varios tejados que están a distinto nivel. Lo que hace es impedir que críen en los niveles más bajos, ya que podría ser un problema para los clientes. Para ello, recurre a destruir los nidos. En cambio, en los niveles más altos deja los nidos, pero antes pincha los huevos con una aguja para que no salga la cría. Me ha comentado que si se retiran los huevos, los vuelven a poner. En cambio, si se pincha el huevo, las gaviotas los incuban hasta que se cansan. Con esto se consigue controlar mejor la población.

Fig 2. Imagen de una gaviota patiamarilla en Barcelona./ Desinsectador 2013

La gaviota patiamarilla es muy abundante en las ciudades costeras españolas del litoral mediterráneo. Su número ha crecido mucho a partir de la década de 1980. A principios de esta década se detectaron en Barcelona los primeros nidos en edificios cercanos al mar [1]. A partir de entonces se fue extendiendo hacia el interior de la ciudad. Recuerdo noticias de principios de la década de 1990 cuando en la prensa aparecían noticias sobre personas que habían sido atacadas por gaviotas [2]. Se relataban casos de personas que, al salir al terrado a tender la ropa, se habían visto atacadas. Más de una salió malparada. La gaviota es muy territorial y agresiva y protege bien a sus crías. El aumento de estas aves se ha debido a varias razones. Una es su capacidad de alimentarse de cualquier cosa.  Otra el aumento de vertederos y residuos. Y también el hecho de que hemos alzado edificios en zonas cercanas en las que criaba. Ver a una gaviota rebuscando en un cubo de la basura es algo normal hoy en día. También es normal verlas cazar otras aves como palomas y gaviotas. No solo atacan gaviotas de otras especies, sino que atacan ejemplares más jóvenes de su especie. Además de colonizar las ciudades costeras, se han instalado en poblaciones del interior. Los vertederos ilegales durante épocas pasadas facilitaron su extensión hacia el interior. Este es el caso de la ciudad Banyoles (Gerona). A finales de la década de 1980 una colonia amenazó el equilibrio ecológico del lago cercano a la ciudad debido a sus excrementos [3]. Una de las causas, sin no recuerdo mal, era la existencia de un vertedero ilegal. Estas aves son gregarias. Así que buscan criar juntas.

Fig 3. Imagen de dos gaviotas patiamarillas./ Desinsectador 2013

Estas gaviotas tienen mala fama. Algunas personas ven en esta algo parecido a una rata. A mí, me parecen interesantes y bellas. Tienen un porte elegante. El cuerpo es de color blanco. El dorso y las alas son de color gris claro. Los extremos de las alas son negros moteados de blanco. Bien mirado se trata de una buena combinación. El pico es amarillo con una mancha roja en la parte inferior. Las patas son amarillas. Pueden pesar entre 1000 y 1300 gramos. La longitud total está entre 55 y 65 centímetros. La envergadura alar es de 140 centímetros. Sobre estas aves solo tengo una actitud positiva, a pesar de que se hayan convertido en casi una plaga en las ciudades costeras. No me gusta mucho cuando las veo cazar palomas, porque me gustan también las palomas. Pero forma parte de la vida. Es bonito verlas planear por las calles con sus alas extendidas.

Notas:

[1] Las gaviotas se integran en la ciudad, La Vanguardia, domingo 6 de abril de 1986.

[2] Alerta, gaviotas, La Vanguardia, martes 18 de julio de 2000.

[3] Una colonia de gaviotas amenaza el sistema ecológico del lago de Banyoles, La Vanguardia, domingo 5 de abril de 1987.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s