Le Royaume du Cafard

Figura 1. Vista de la Place du Cafard en Medenine (Túnez) en la década de 1910.

Los franceses llamaron le Royaume du Cafard (el Reino de la Cucaracha) a una zona del sur de Túnez comprendida por las poblaciones de Médenine, Gabès, Tataouine y Ben Gardane (fig. 2). Por supuesto, se trata de una denominación despectiva que solo utilizaron los franceses y no los tunecinos. Y aunque fue una denominación popular y colonial, no tuvo su traslado a la geografía oficial. Ahora bien, parece que lo que inicialmente tenía un significado despectivo, pasó a tener un significado que escondía un cúmulo de emociones sentidas por los franceses desplazados a la zona.

Figura 2. Situación de Médeninde en el sur de Túnez./ Google Maps

En 1881, Francia obtuvo el control de Túnez cuando el Imperio Otomano empezaba a perder fuerza por sus extremos. Y convirtió este territorio en un Protectorado (invento paternalista) dentro de su imperio colonial. La ocupación francesa se hizo efectiva enviando al ejército y a una legión de funcionarios. Túnez pasó a ser tratado no como un país, sino como una empresa comercial para extraer todos los recursos necesarios para mantener a la metrópoli. Por supuesto, esta mentalidad colonial se basó en la creencia de una superioridad racial y cultural. En consecuencia, los franceses fueron con todos sus prejuicios y llamaran le Royaume du Cafard a la esa zona de Túnez. En su origen, se encuentra el hecho de que las cucarachas eran legión en la zona. De hecho, en la ciudad de Médenine había una plaza que recibió el nombre de Place du Cafard (Plaza de la Cucaracha) porque las cucarachas campaban a sus anchas (fig. 1). Parece ser que esta plaza era un centro de intercambio comercial y se guardaba en sus casas gran cantidad de cereales. Al buscar información gráfica sobre le Royaume du Cafard, me he encontrado seis tarjetas postales que fueron impresas en la zona en la década de 1910. Se pueden ver todas en esta entrada. En las imágenes 1, 7 y 8, se ven diferentes panorámicas de la Place du Cafard de Médenine. Las fotografías resultan tremendamente sugerentes. Reflejan un mundo exótico, aunque también dan muestra de una vida de subsistencia en una población con pocos recursos. Por otro lado, están las imágenes 3, 5 y 6. Son tres curiosas postales que tienen todas una misma estructura. En el centro se encuentra el dibujo de una cucaracha. En los extremos, se ven diferentes imágenes representativas de la zona. En la parte superior, aparece una mención a la campaña de 1915 a 1917 que fue una guerra que mantuvieron los franceses con tribus hostiles de la zona que causó una importante mortandad. Respecto a las tropas francesas, se estima que fueron unos 3.000 soldados. No me imagino cuántas personas debieron morir del otro lado defendiendo su derecho a vivir tranquilos. Pero la historia, la escribimos los europeos, y no nos preocupamos de los otros muertos. Este conflicto se mantuvo en paralelo con la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Y en la parte inferior, hay cuatro versos que describen un estado de ánimo. Veamos.

Figura 3. Postal del Royaume du Cafard, Sur de Túnez en la década de 1910.

En la imagen número 3, se puede leer bien la siguiente cuarteta: «Pour chasser le cafard qui souvent règne en maitre, / Notre brave poilu songe au Pays lointain; / Et ce beau rêve seul fait sitôt disparaitre / L’ennemi redouté que nulle arme n’atteint!». Traducido, sería algo así: «Para ahuyentar a la cucaracha que a menudo reina suprema, / Nuestro valiente compañero sueña con la tierra lejana; / Y este hermoso sueño solo hace desaparecer pronto / ¡El enemigo temido que ningún arma puede alcanzar!» Acompañando estos versos, en la imagen número 3, aparecen dos dibujos que ayudan a comprenderlos. A la izquierda, se puede ver un soldado cuya cabeza descansa sobre una mano. No es una imagen habitual que un soldado aparezca en esta posición de descanso. Al otro lado, a la derecha aparece la típica imagen estereotipada de una mujer que representa a la república francesa. Y de fondo, se ve un sol amaneciendo en el que se lee “victoire” (victoria).

Figura 4. Soldado que padece cafard.

Estas postales me parecían enigmáticas hasta que buscando información, he descubierto que en aquella época el término cafard, además de cucaracha, tenía otro significado. Se utilizaba para expresar un sentimiento de nostalgia y tristeza que podía desembocar en  ira. Parece que cafard durante el siglo XIX se empezó a utilizar para expresar pensamientos negros, tanto como el color de una cucaracha oriental (Blatta orientalis), que era la especie común en Francia. Pero con el paso del tiempo evolucionó para significar este sentimiento de nostalgia. Y esta evolución del significado debió de ir de la mano de la creación del imperio colonial francés. Así pues, aquellos franceses desplazados en países lejanos eran susceptibles de padecer cafard. Los médicos la diagnosticaban como un mal habitual en las colonias. Algunos médicos de la época hablaban de psicosis colonial. He encontrado una imagen de la época que describe bien este estado psíquico. En la fotografía número 4 se ve un soldado tumbado en el suelo cuya cabeza reposa sobre su mano derecha. Tiene la mirada perdida. Parece absorto pensando en su amada Francia.

Visto lo anterior, se entienden las tres postales. La cucaracha del centro no solo constata la existencia de cucarachas en la zona, sino un sentimiento habitual en los franceses desplazados al sur de Túnez. Así que crearon una realidad paralela e imaginaria a la que llamaron le Royaume du Cafard. Hay que entender esta profunda desazón. Pensemos en soldados enviados a un lugar del mundo con un clima caluroso, seco y andino, totalmente diferente de Francia. Además, se encontraban en terreno hostil cerca de la frontera con Libia donde había tribus a las que mantener a raya. En aquella época de conflicto las fronteras eran inestables y había que estar siempre en guardia. Por supuesto, nadie iba allí voluntariamente. Debía ser muy difícil adaptarse a vivir allí. En resumen, el sentimiento de cafard debía ser común entre los soldados y funcionarios. Se debieron enviar centenares de postales desde Túnez a Francia explicando el deseo de salir de aquel agujero para regresar a un país que la lejanía ayudaba a mitificar.

Fuentes:

Jean-François Staszak: «On n’est pas un bon légionnaire quand on n’a pas le cafard »: enjeux médicaux, culturels et politiques d’un sentiment géographique (1880-1930). Carnets de Géographes, 09-20616.

Figura 5. Postal del Royaume du Cafard, Sur de Túnez en la década de 1910.

Figura 6. Postal del Royaume du Cafard, Sur de Túnez en la década de 1910.

Figura 7. Vista de la Place du Cafard en Medenine (Túnez) en la década de 1910.

Figura 8. Vista de la Place du Cafard en Medenine (Túnez) en la década de 1910.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s