No olvidemos que los piretroides pican

Fig 1. Fórmula estructural de la cipermetrina con el grupo ciano (CN) destacado.

En la imagen superior se puede ver la fórmula estructural de la cipermetrina. Se trata de una materia activa de la familia piretroide [1] que es muy utilizada en diversos formulados insecticidas para sanidad ambiental. En esta fórmula aparece destacado en naranja el grupo ciano (-C≡N), formado por un enlace triple entre un átomo de carbono (C) y uno de nitrógeno (N). Y este grupo se une al resto de la molécula a través del átomo de carbono mediante un enlace.

Fig 2. Fórmula estructural de la cialotrina con el grupo ciano (CN) destacado.

El mismo grupo ciano forma parte de otros piretroides como, por ejemplo, la cialotrina tal y como se puede ver en la imagen número 2. Pues bien, todos los compuestos químicos de esta familia que poseen el grupo ciano tienen una característica desagradable. Y es que una o dos horas después de entrar en contacto con la piel provocan parestesia. Es decir, que se empieza a tener una sensación de ardor, hormigueo, picor, escozor o entumecimiento que puede durar unas cuantas horas. Se trata de una sensación transitoria que será más o menos intensa dependiendo de la cantidad y extensión del producto sobre el cuerpo. Estos síntomas suelen remitir rápidamente después de un buen lavado de la zona afectada con abundante agua fría. Según parece esta sensación se producen a raíz de la activación repetida de las terminaciones nerviosas sensoriales.

Visto lo anterior, podemos dividir las materias activas piretroides en dos grupos tal y como se puede ver en la tabla siguiente (figura 3). Aparecen listados tan solo los piretroides autorizados por la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA) para ser utilizados en productos insecticidas (TP18). En rojo aparecen destacados aquellos que contienen el grupo ciano.

Fig 3. Piretroides autorizados para su uso en la UE como materias activas TP18.

Es interesante el hecho de que la parestesia provocada por los piretroides sea definida en etiquetas, fichas de datos de seguridad y otros documentos informativos como sensación facial subjetiva (traducción del término inglés subjective facial sensation, SFS). Lógicamente esta documentación está destinada a las personas que aplican productos insecticidas, que son quienes sufren la parestesia principalmente en las zonas de la cara que no quedan protegidas durante la aplicación. Ahora bien, los aplicadores no son los únicos en padecer estos efectos, sino que también los pueden sufrir las personas que entran en contacto con las zonas tratadas. Y esto se hace patente en aquellos tratamientos realizados en zonas donde las personas permanecen muchas horas como es el caso de viviendas y, más concretamente, de dormitorios.

Desde hace una década, cuando fueron retiradas materias activas de tipo organofosforado y carbamato, hemos estado realizando nebulizaciones y pulverizaciones casi exclusivamente con piretroides. Y a raíz de este uso intensivo se han dado numerosos casos de terceras personas expuestas que han padecido la sensación descrita de parestesia. Es por ello que hay que tener máximo cuidado en la aplicación de los productos insecticidas con los piretroides indicados. En especial, en aquellos tratamientos realizados en dormitorios contra chinches de cama (Cimex sp). Hay que tener cuidado de que el producto no se deposite sobre elementos que estén en contacto con las personas tales como colchones, cojines, etc.

Fig 4. Dormitorio de establecimiento hotelero./ Desinsectador 2017

Por otra parte, si utilizamos productos en base agua (emulsiones), nos podemos encontrar que las superficies sobre las que se ha aplicado no estén secas al finalizar el período de seguridad. Los productos emulsionables con piretroides suelen tener por término medio un plazo de seguridad  12 horas. Este plazo es establecido por el Ministerio de Sanidad y es de cumplimiento obligatorio. Pero también es cierto que lo podemos variar en función de dónde, cuándo, cómo y en qué cantidad lo apliquemos. En el caso de aplicación en viviendas, es muy recomendable aumentar el plazo de seguridad hasta 24 horas, para lo cual es necesario indicarlo por escrito y recepcionar el documento firmado.

Según mi experiencia, si comentas a un cliente que el plazo de seguridad es de 12 horas, te dirá de quedar a las 8 de la mañana para iniciar el tratamiento y así poder dormir ese día en su vivienda. Pero suele ocurrir que el cliente entra antes de tiempo, no ventila para que se produzca una renovación del aire y el producto permanece aún húmedo sobe superficies. Es por ello que se hace necesario aumentar hasta 24 horas el plazo. Y decir desde el primer momento al cliente que esa noche no duerma en su vivienda. Otra cuestión es que, dependiendo de la época del año en la que se aplica, la temperatura influye sobre el secado. Cuanta menos temperatura, menor capacidad de absorber agua tiene el aire. En estos casos, es recomendable dejar algunas ventanas medio abiertas para que se produzca el secado.

En último lugar, cabe mencionar otra cuestión sobre el efecto de los piretroides sobre las personas de la que he leído poco. Se trata de la reacción alérgica que pueden provocar en algunas personas. A lo largo de estos años, he vivido dos situaciones similares. De hecho, he tenido constancia de estas dos, pero es posible que hubiera más y que el cliente no me lo hubiera reportado. Explicaré la primera. Hacia 2008 realicé un tratamiento contra chinches de cama en una vivienda. El plazo de seguridad era de 24 horas. Una de las personas se empezó a encontrar mal al cabo de un par de horas de acostarse. Y tuvo que ir rápido a urgencias porque notaba que se ahogaba. El segundo caso fue parecido. Es por ello que es muy recomendable que nos informemos, antes de hacer un tratamiento, si hay alguna persona alérgica, asmática o con problemas respiratorios de cualquier índole. Y en caso de que así sea, hacer consciente al cliente y buscar métodos de control alternativos.

Notas:

[1] Toxicological Profile for Pyrethrins and Pyrethroids, Agency for Toxic Substances and Disease Registry (ATSDR), USA.

3 comentarios en “No olvidemos que los piretroides pican

  1. Jesús Machimbarrena dijo:

    Cada vez más priman tratamientos que no comporten plazo de seguridad. Al menos es mi opinión y creo que es hacia donde deberíamos ir todos. El desconocimiento de la población cuando dicen “fumigación”, que en ocasiones creen tener la verdad absoluta no ayuda. Ahí entramos nosotros para informar, asesorar y explicar que mediante otros tratamientos sin plazo los efectos pueden ser mucho más efectivos, evitando una más que posible dispersión de la plaga, sobre todo si usamos plaguicidas excitantes como estos piretroides con este CN en triple enlace y si la aplicación mediante pulverización no accede a todas las partes correctamente. La efectividad, eficiencia, y seguridad de los tratamientos son conceptos prioritarios. Que los tiempos de tratamiento sean mayores, no es importante, estamos hablando de cosas muy serias. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s