NY obligará a los hoteles a revisiones semestrales de chinches

Fig 1. Chinche de cama (Cimex sp)./ Desinsectador 2016

Acabo de leer una noticia publicada el 28 de noviembre pasado en el New York Daily News sobre chinches de cama: NYC hotels to require bed bug inspections every six months under new City Council bill (28-11-2016). Según se puede leer, se aprobará un proyecto de ley por el cual todos los hoteles de Nueva York estarían obligados a realizar una inspección para la detección de chinches de cama cada 6 meses.

El asunto de las chinches de cama en esta ciudad es muy serio. Recientemente oí de una persona que ha estado allí viviendo que, en general, no hay persona que no sepa qué son las chinches de cama y que conoce a alguien, o a un conocido de ese alguien, que haya tenido chinches. Esto es comprensible si tenemos en cuenta que Nueva York es una ciudad turística de primer orden. Y que está sucediendo lo mismo en otras ciudades turísticas o que tienen grandes movimientos de población como Barcelona y Madrid en España. Es también habitual en Nueva York que la gente que quiere comprar o alquilar un apartamento pregunten si hay chinches en el edificio. Para entender la situación en esa ciudad, recientemente fueron detectados chinches en un edificio de oficinas del ayuntamiento: Bed bugs invade NYC Council offices after infiltrating City Hall (NY Daily News, 13-07-2016).

Según tengo entendido, esta legislación viene a sumarse a otra implementada en esa ciudad que obliga, entre otras cosas, a que el propietario de un piso en alquiler se haga cargo de la desinsectación en caso de presencia de chinches. Y en la noticia del día 28 de noviembre, se puede leer que se va a implementar más normativa. Se quieren publicar informes donde se detalle el número de quejas frente a chinches y el tiempo medio en dar resolución al problema. Y también se quiere publicar un mapa actualizado cada tres meses donde aparezcan ubicadas las problemáticas de chinches. Todo ello con vistas a poner solución a esta grave problemática.

Visto esto, aprovecho este artículo para invitar a nuestras autoridades para que dejen de esconder la cabeza bajo el ala y como se dice que hacen los avestruces. En concreto, me refiero a las autoridades que tengo a mano: Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB) y Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT). Ambas instituciones rebotan cuanto tiene que ver con chinches de cama aduciendo que no tiene que ver con la salud pública y que es una cuestión privada. Estas instituciones, además de buenas palabras y consejos, considero que deberían emitir informes y hacer llegar hasta los ayuntamientos algún tipo de normativa que obligue a realizar tratamientos contra chinches. Es decir, que se habiliten mecanismos para que se lleven a cabo y, además, de manera efectiva.

En estos momentos, la chinche de cama puede considerarse un insecto estructural. Tenemos en Barcelona y área metropolitana un buen número de edificios que tienen chinches. Empieza en un piso, no se controla y pasa a otro. Pero no solo en el ámbito particular. También en los establecimientos de pública concurrencia. Hay hoteles que llevan años arrastrando el tema de las chinches. Y por supuesto, en los medios de transporte. Hay trenes, barcos y aviones con chinches. Se trata de un asunto global.

Otro asunto del que se debería hablar es de cómo se tiene que realizar un tratamiento eficaz contra chinches. No puede ser que un cliente pida tres presupuestos y cada uno sea diferente. En este asunto, instituciones como ANECPLA o ADEPAP deberían emitir consideraciones objetivas. Y ponerlas a disposición de los clientes. De esta manera, no nos encontraríamos que alguien oferta 100 euros por el tratamiento de una vivienda. Y luego realizan un único tratamiento, en media hora, sin desmontaje de elementos. Y si te he visto, no me acuerdo.

Por suerte, estamos muy lejos de la situación de antaño en España, cuando chinches de cama había en todos lados. Y para remediar tal asunto fue dispuesta la primera legislación de control de plagas en 1926 [1]. Se obligó a realizar desinfecciones y desinsectaciones periódicas en todos los establecimientos de pública concurrencia si así lo dictaminaba el inspector médico municipal.

Notas:

[1] Real Orden de 2 de enero de 1926 (Gaceta de Madrid de 5 de enero de 1926), disponiendo que por los funcionarios de Sanidad correspondiente se giren trimestralmente visitas a los establecimientos que se indican, con el fin de que se encuentren en las debidas condiciones de higiene y salubridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.