Sobre la protección anti ratas para amarra

Fig 1. Barco amarrado en el puerto con las protecciones anti ratas colocadas en las amarras./ Desinsectador 2017

Hoy en día los barcos están bien protegidos contra las ratas. Nada que ver con antaño cuando los barcos, además de tripulación y pasajeros, llevaban un gran número de polizontes de cuatro patas. Hasta que fue descubierta la relación entre las ratas y la peste, no había barco que se preciara que no tuviera su buena población de Rattus rattus, también conocida como rata de barco. Sin embargo, a finales del siglo XIX el bacteriólogo Alenxandre Yersin descubrió que una bacteria, a la que posteriormente llamaron Yersinia pestis en su honor, viajaba también de gorra en las ratas y sus pulgas. Entonces se empezó a combatir en serio a las ratas.

Fig 2. Protectores anti ratas./ Desinsectador 2017

Para empezar, fue creado un cuerpo de médicos que fueron ubicados en los puertos bajo el nombre de Sanidad Exterior. Hoy en día en muchos puertos aún sigue en pie el edificio que fue construido para acojer a este cuerpo de médicos que determinaba qué barcos había que desratizar y se tomaban muestras de las ratas y de sus pulgas. Se empezó por desratizar todo barco que llegara de zonas sospechosas de padecer la peste. Al principio se realizaban las desratizaciones mediante la quema de azufre (sulfuración) y, posteriormente, se empezó a utilizar ácido cianhídrico (ciahidrización). En paralelo los barcos fueron diseñados para ponérselo difícil a las ratas. Un importante paso para minimizar su presencia fue que se empezaron a construir de manera que cada compartimento quedara estanco. Se hizo para evitar que los incendios se propagaran con facilidad. Pero también dificultó la libre circulación de ratas por el interior de los barcos.

Fig 3. Trampa para ratas de 1913.

Dentro de lo que es la construcción a prueba de ratas (rat proofing) para barcos, un elemento que juega un papel muy importante es el protector anti ratas que se coloca en la amarra para evitar que suban a bordo. En la imagen número 1, se puede ver la proa de un barco de carga que se encuentra anclado en un puerto. Y en las amarras hay colocadas las protecciones anti rata. En la imagen número dos, se puede ver en detalle cómo son las protecciones utilizadas en este barco. Consiste en un dispositivo de una pieza que se deja caer sobre la amarra y se mantiene en su sito gracias a una soga atada a la barandilla. Esta protección es uno de los muchos modelos existentes. Y es además de fácil uso. Pero para llegar a este modelo, hicieron falta muchos otros modelos acertados y fallidos que se fueron sucediendo. He estado investigando un poco sobre la evolución de la protección anti ratas. Y para ello he buscado en las patentes norteamericanas disponibles gracias a internet. Hay muchas, lo cual demuestra el ingenio humano. En inglés se utilizan dos palabras para denominar a la protección de amarras: rat shield y rat guard. Veamos.

Fig 4. Diseño de 1922.

Una de las cosas buenas que tiene el investigar en patentes es que unas se citan a otras. Un diseño mejora otro existente y al citarlo queda claro en lo que se ha inspirado, pero también que no es lo mismo. Gracias a estas citas, he llegado a un dispositivo que estaría en el origen de la moderna protección de amarra. En la imagen número 3, se puede ver un diseño presentado en la oficina de patentes en 1910 [1]. Se trata de una trampa que, no solo evitaba que las ratas subieran a bordo, sino que las capturaba. Este diseño inspiró a un buen número de trampas para colocar en la amarra. Pero no es hasta 1922 que encuentro el primer diseño de lo que es un dispositivo para impedir tan solo el paso de ratas. Fue presentado en mayo de 1922 y obtuvo la patente en marzo de 1924 bajo el nombre de ‘Rat guard for ship cables’ [2]. Su autor fue un tal Samuel Cheely de Lodi (California). Como se puede ver, consiste en dos piezas semicirculares de metal que se encuentran sujetas una a la otra en un punto. Se colocan sobre la amarra y se hace girar una pieza sobre otra para que quede el dispositivo ajustado. Se mantiene en su posición gracias a la presión que ejercen las piezas.

Fig 5. Diseño de 1926.

En 1926, un tal William A. Mead de Los Angeles (California) presentó dos diseños que daban una vuelta de tuerca al diseño presentado por Samuel Cheely [3]. En la imagen número 5, se puede ver el primero de los dos diseños patentados. Ambos modelos están formados por dos piezas semicirculares que están sujetas una a la otra. Sin embargo, la manera en que están unidas permite que al dejarlas caer sobre la amarra su propio peso las haga girar una sobre otra y queden sujetas a la amarra. Como se puede ver en la imagen, el cabo que sujeta el dispositivo al ser tensado o destensado permite que las piezas giren una sobre otra. Se trata de un diseño muy bien pensado que hacía simple su colocación. A partir de este diseño aparecieron muchos otros en la misma línea. Otro avance a tener en cuenta en la línea de la simplicidad es el dispositivo que se puede ver en la imagen número 6. Es si cabe una vuelta de tuerca más en la evolución del dispositivo anti rata. Fue presentado en enero de 1959 por John R. Caldwell de San Francisco (California) bajo el nombre de ‘Rat guard for ship hawser’ [4]. El dispositivo se deja caer simplemente sobre la amarra, la cual queda rodeada por un elemento plástico y flexible.

Fig 6. Diseño de 1959.

Un aspecto interesante es que casi todos los diseños fueron planos. Sin embargo, hubo unos pocos con forma cónica. El más antiguo que he encontrado es de George Muke de Baldwin (New York) y fue presentado en 1947 [5] (figura 7). La forma de embudo asegura más, si cabe, la posibilidad de que las ratas pudieran de alguna manera franquear la protección mediante un salto. En la actualidad hay en el mercado una gran variedad de dispositivos disponibles. Muchos están diseñados para que la amarra quede totalmente sellada. Pero otros, como el del barco de carga que se puede ver arriba, sencillamente se dejan caer sobre la amarra dejando sin cubrir su parte inferior. Este dispositivo estaría en la línea del diseño de 1959. Desconozco si esta protección es totalmente efectiva para impedir el paso de las ratas, teniendo en cuenta las capacidades de la rata negra. Por suerte hoy en día en la mayoría de puertos las poblaciones de múridos se encuentran bastante controladas. Ya no es el descontrol de antaño donde lo normal era ver ratas. Ahora lo raro suele ser verlas.

Notas:

[1] US 1052547 A, Rat-trap for use on ships’ hawsers, Hamilton Labatt Worthington, publicada el 11-02-1913.

[2] US 1486417 A, Rat guard for ship cables, Samuel Cheely, publicada el 11-03-1924.

[3] US 1641345 A, Rat Guard, William A. Mead, publicada en 06-09-1927. US 1709225 A, Rat Guard, William A. Mead, publicada en 16-04-1929.

[4] US 3005436 A, Rat guard for ship hawser,John R. Caldwel,publicada el 24-10-1961.

[5] US 2525234 A, Rat Guard, George Muke, publicada el 10-10-1950.

Fig 7. Diseño de 1947.

Un comentario en “Sobre la protección anti ratas para amarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s