Vacas con pendientes

Fig 1. Bulletin Journal, Cape Girardeau (Missouri), 2 de abril de 1979.

Fig 2. Anuncio de Rabbon Insecticide Cattle Ear Tag, 1980.

Una aplicación insecticida muy interesante es el pendiente impregnado de materia activa que se coloca en la oreja de la res. Consiste en una chapa de material plástico, PVC por lo general, que libera la materia insecticida poco a poco, lo cual da una protección al animal frente a parásitos que pululan alrededor de la parte anterior del animal: cabeza y cuello. Por lo general, se colocan un pendiente por oreja al principio de la primavera y sus efectos se muestran eficaces durante unos tres meses o más, dependiendo de la materia activa que contengan. El pendiente también recibe el nombre de crotal o arete, dependiendo de la zona. De hecho, no es más que una evolución del pendiente para identificación de la res que venía usándose desde hacía años para marcar el ganado. Hoy en día se hace imprescindible, a efectos de trazabilidad, que cualquier animal destinado a consumo esté identificado con los datos sobre su procedencia. El uso de un sistema para identificar al ganado viene de lejos, por lo menos de principios del siglo XX [1]. Los primeros sistemas consistían en una chapa metálica que se grapaba a la oreja de la res y quedaba fija. A partir de la década de 1960, entraron en escena los materiales plásticos y luego dieron origen a una chapa colgante a modo de pendiente. Importante es la herramienta de aplicación se encuentra bajo patente de la misma manera que el pendiente. También tuvo su evolución hasta conseguir un sistema de fácil uso.

Fig 3. Anuncio de Ectrin Insecticide Cattle Ear Tag, 1982.

La compañía que innovó con los pendientes insecticidas no fue otra que la Shell Oil Co, que en la década de 1970 era una potencia en agroquímica. Esto fue debido, quizás, a dos factores. El primero es que la Shell Oil desarrolló las famosas tiras insecticidas con vapona a principios de la década de 1960. Por tanto, tenía en su haber un conocimiento sobre los materiales plásticos y los insecticidas idóneos para ello. El segundo es que esta compañía miró de desarrollar collares para animales domésticos con vapona y otros insecticidas contra ectoparásitos. La conjunción de ambos factores y la imperiosa necesidad que hubo en los EUA de proteger al ganado vacuno contra hematófagos como garrapatas o la mosca del gusano barrenador llevó a que la Shell Oil al desarrollo de los pendientes. En marzo de 1978 presentó su patente de pendientes insecticidas titulada ‘Method and device for controlling insects on livestock’ [2]. Hay que decir que la idea de los pendientes no fue de la Shell Oil, pues de años anteriores se encuentran algunas patentes que desarrollan la idea [3]. Sin embargo, estos pendientes no llevavan incorporado el insecticida al propio pendiente, sino que disponían de un receptáculo donde colocar el material difusor.

Fig 4. Anuncio de 1983.

En abril de 1979 (figura 1), el producto ya estaba listo para ser comercializado. Se le puso el nombre de Rabon Insecticide Ear Tag [4] y estaba destinado tan solo al ganado vacuno. El producto cuajó porque dio solución a una necesidad. El insecticida que incorporaba era el tetraclorovinfos (TCVP) que es el que figura en la patente [5]. Se trata de una materia activa organofosforada desarrollada por la Shell Oil, que fue registrada para uso en agricultura en EUA en 1966. Al poco de ser comercializado, parece que en el mismo año 1979, la Shell Oil vendió su división de salud animal a la Diamond Shamrock de Dallas. En la imagen número 2, se puede ver un anuncio de 1980 de Rabon Ear Tag. Un año después, en 1981, el producto fue reformulado y pasó a llamarse Ectrin Insecticide Cattle Ear Tag (figura 3) [6]. Se incorporó otro insecticida, el fenvalerato, un piretroide desarrollado en 1974 por la Sumitomo Chemical de Japón.

Fig 5. Anuncio de 1983 de Ectrin.

En la imagen número 4, se puede ver un anuncio de Ectrin en el que se puede observar al detalle la forma del pendiente. Y también leer la composición del producto, el cual lleva un 8% de fenvalerato. Otro anuncio de Ectrin, se puede ver en la imagen número 5. Aunque no son los pendientes de la Diamond Shamrock, sino otros similares que parecen de más fácil aplicación y es por ello que en la imagen aparece una pistola de aplicación. Es obvio comentar que aparecieron otras marcas de pendientes. Cada una de ellas tenía patentado su propio diseño de pendiente y de pistola. Una compañía que jugó un papel importante en la evolución del pendiente insecticida fue la Y-Tex Corporation de Cody (Wyoming). En la imagen número 6, se puede ver un anuncio de Max-Con Insecticide Ear Tags, en donde se puede leer una nueva formulación que pretende dar solución a las resistencias detectadas en la mosca de la cara y la mosca de los cuernos. Hay que tener en cuenta que el uso sistemático de insecticidas genera resistencias. Y los pendientes no dejan de ser una utilización en continuo de un insecticida en un ambiente. Es lógico que, en algún momento, por el propio juego de combinación de genes surja un individuo cuyo metabolismo neutralice una sustancia. Y esto suele suceder en insectos que se reproducen en gran cantidad y tienen varias generaciones anuales: moscas, mosquitos, pulgas, etc.

Fig 6. Anuncio de 1987 de Max-Con Insecticide Ear Tags, de Y-Tex.

En 1987 hubo cambios en las formulaciones para pendientes. En general, fueron incorporados de nuevo los organofosforados. Uno de los más utilizados fue el diazinón. Otro, ¡cómo no!, el clorpirifós. De hecho, Max-Con, tal y como se puede leer en el anuncio, incorporó tres sutancias: cipermetrina al 7%, clorpirifós al 5% y butóxido de piperonilo al 3’5%. Otros organofosforados con los que se han formulado pendientes son etión y pirimifós. Otros piretroides son permetrina, cipermetrina, ciflutrina y cihalotrina. También se han formulado con endosulfán, un organoclorado. Y con abamectina, como última incorporación.

Notas:

[1] Earmark, US Patent 982896, fecha de publicación el 31 de enero de 1911, H. G. Stoll.

[2] Method and device for controlling insects on livestock, US Patent 4195075 A, presentada el 20 de septiembre de 1978, aprobada el 25 de marzo de 1980, asignada a Shell Oil Company.

[3] Ear tag for controlling hog louse, US Patent 3949708 A, fecha de publicación el 13 de abril de 1976, fecha de presentación el 30 de septiembre de 1974, David L. Meeks.

[4] Los productos con tetraclorovinfos fueron comericalizados por la Shell Oil bajo los nombre comerciales de Rabon y Gardona.

[5] http://archive.epa.gov/pesticides/reregistration/web/pdf/tcvp_red.pdf

[6] La marca Ectrin fue presentada el 28 de mayo de 1980 y registrada el 17 de mayo de 1983 por Diamond Shamrock.

vaca-pendientes-desinsectador-2016

Fig 7. Vaca en el Lluçanès, Cataluña./ Desinsectador 2016

2 comentarios en “Vacas con pendientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.