Ratas y trincheras

Fig 1. Cazador de ratas en una trinchera francesa./ La Guerra Ilustrada, 1916

Buscando en la hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de España [1], me he encontrado con un documento interesante que reproduzco arriba. Se trata de la imagen de un cazador de ratas que ejercía su oficio en las trincheras junto con su perro. Esta fotografía estaba en un ejemplar de la revista La Guerra Ilustrada [2], la cual fue editada en Barcelona durante el tiempo que duró la Primera Guerra Mundial. A través de sus páginas se daba cuenta de los vaivenes de la contienda mundial con la ayuda de ilustrativas fotografías. Es curioso que la imagen del cazador de ratas aparece en medio de la revista sin relación alguna con el texto. Muestra una problemática que tuvo un fuerte impacto en las trincheras, pero nada se dice por escrito. Tampoco en otros ejemplares disponibles de La Guerra Ilustrada se hace mención de las ratas. Al pie de la fotografía se lee: “El cazador de ratas de las trincheras, su perro y sus presas de un día.” Y las presas del día fueron 92 ratas como mínimo, que son las que he podido contar. Fuera del cuadro de la cámara fotográfica debieron quedar más de una decena.

Es una imagen representativa de lo dura que fue la Primera Guerra Mundial. Hubo un antes y un después de esta. La guerra se empantanó, se cavaron largas trincheras y durante mucho tiempo vivieron los soldados hacinados en unas condiciones penosas. Se acumuló la suciedad y faltó al higiene. Lógicamente, hicieron acto de presencia piojos, pulgas y ratas. Y también las enfermedades, que causaron tantas bajas como el mismo enemigo: disentería, tifus, cólera. Y no hablemos de las condiciones meteorológicas. Muchos murieron de frío en la trinchera. Pero la imagen del cazador de ratas no solo ilustra las condiciones en las que se hizo la guerra, sino que para mí es una metáfora de lo que representa la guerra. Sustituyan ustedes en su imaginación a las ratas tendidas por personas.

En la misma página del mismo número de La Guerra Ilustrada en el que fue publicada la fotografía, aparece un texto explicativo de por qué esta lamentable guerra fue diferente. Explica un senador francés llamado Humbert lo siguiente:

“Esta guerra es distinta de todas las anteriores. En esas el primer factor era el soldado. A fuerza de soldados se vencía. Ellos eran los que en el momento oportuno daban la victoria a uno o a otro de los combatientes. La mejor calidad de los soldados producía efectos incontrastables. En esta guerra no ocurre lo mismo. El material es el factor decisivo. La artillería gruesa y la ligera, el número y la calidad de las ametralladoras son los elementos principales para obtener una victoria sonada que sea el anuncio del triunfo definitivo.”

En internet, se puede encontrar información sobre el problema que supuso la presencia de ratas en las trincheras. De sus afilados dientes no se escapó ningún país. Los soldados andaban desesperados luchando contra ellas por cualquier medio. En la imagen número 2, se puede ver a un soldado francés que se hizo famoso por inventarse una cubierta para protegerse mientras dormía. Detalle importante porque las ratas, si tienen hambre, muerden lo que se encuentren por delante. Y si son muchas, se envalentonan más. Más de un soldado debió de perder alguna parte de su cuerpo a causa de las mordidas.

Otra imagen interesante, y un poco más divertida, es la número 3. Se pueden ver todas las ratas a las que un terrier dio caza en 15 minutos. Los perros fueron muy apreciados en las trincheras por este motivo. Y también tiene su punto divertido la imagen número 3 que pertenece a la revista francesa ‘Le Flambeau’ y cuyo titular dice “la veda está abierta”.

Para acabar, comentar que las ratas parece que llegaron a tener su papel positivo. Parece ser que estas notaban la llegada del enemigo y huían. Esto comportamiento fue descubierto por algunos soldados. Y sirvió para avisar a sus compañeros y prepararse para el ataque enemigo.

Notas:

[1] http://hemerotecadigital.bne.es/

[2] La Guerra Ilustrada, página 886, 1916.

Fig 2. Soldado francés protegido de las ratas./ 1917

Fig 3. Ratas muertas en 15 minutos por un terrier./ 1916

Fig 4. Le chasse est ouverte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.