Un poco de historia sobre el gel Maxforce

Foto 1. Anuncio publicitario aparecido en la revista Parasitis en el número 11 de 1995.

Foto 1. Anuncio publicitario aparecido en la revista Parasitis en el número 11 de 1995.

Si analizo la historia reciente del control de plagas, puedo afirmar que los cebos contra cucarachas han sido la gran revolución. Son muchos los beneficios del uso de los geles. El primer gran beneficiario ha sido el propio técnico. Estos productos no requieren un plazo de seguridad. Se trabaja entonces en un horario más normal que lo que requiere una fumigación, es decir, noches y fines de semana. Además, el técnico está menos expuesto a padecer intoxicaciones. También son beneficiarios los clientes y, sobre todo, el medio ambiente.

Los geles aparecieron hacia principios de la década de 1990 en España. Aunque no fue hasta finales de esta década que las empresas de control de plagas empezaron a usarlos regularmente. Esto tuvo lugar en los años en que aparecieron geles como Goliath o Premise. Yo no viví este momento, ya que empecé en control de plagas en 2004 y se hacía bastante uso del gel y de las trampas de captura. Consultando una persona que considero entendida, me dijo que los geles se empezaron a tomar en serio cuando las autoridades sanitarias se pusieron duros para que se cumpliera el plazo de seguridad. Hasta el año 1998, las empresas no cumplían con los plazos. Se fumigaba y, a las pocas horas, el cliente ya rondaba por las instalaciones. Esto era una tendencia que venía de cuando no existía este plazo y los técnicos no llevaban apenas protección. A partir de esa época, se empezó a concienciar al cliente sobre los plazos de seguridad y su debido cumplimiento. La alternativa a un cliente que no cumpliera el plazo era el uso de geles. Poco a poco se fue explicando a los clientes en qué consistía la aplicación de gel. Esto llevó tiempo porque no se lo tomaban en serio. Decían que no era efectivo y solicitaban líquido del bueno para acabar con las cucarachas. Luego se prohibieron las fumigaciones preventivas. Hubo otras prohibiciones como las nebulizaciones en industria alimentaria. La tendencia era a que, cada vez, se hicieran menos fumigaciones. La guinda fue cuando se retiraron del mercado los organofosforados y carbamatos. Nos quedamos con los piretroides. Las fumigaciones quedan relagadas a casos excepcionales.

El gel Maxforce fue de los primeros geles en aparecer. Puede que sea la primera marca de gel que llegó al mercado español. La segunda sería el Faslane de Cyanamid Ibérica. En la actualidad, como todos sabemos, la marca es propiedad de la compañía Bayer, aunque no fue un producto creado por esta casa. En 2002, Maxforce acabó en manos alemanas a través de la adquisición de Aventis CropScience (1). Desde la creación de Maxforce hasta la actualidad, hay una gran historia y muy interesante. En este posteo voy a tratar de dar cuenta de un poco de la historia de este gel en España. Al final, explicaré quién creó este producto que contenía hidrametilnona, una materia activa interesante y eficaz. En este punto he podido obtener información gracias a la página de la US Environmental Protection Agency (EPA). La información que contiene esta web es monumental y permite bucear en registros que se remontan a un montón de años atrás. Nada que ver con la página del Ministerio de Sanidad de España. Si alguien quiere saber cuándo se registró un producto en nuestro país y saber algo de su historia, tiene que recurrir a la hemeroteca o a la buena voluntad del fabricante o distribuidor. Este es el caso de la compañía Killgerm, la cual me ha hecho el favor grande de escanear sus dos primeros catálogos para que los pudiera consultar.

Foto 2. Catálogo de productos de Kill Germ de 1997.

Foto 2. Catálogo de productos de Killgerm de 1997.

El primer anuncio que he encontrado de Maxforce fue publicado en el número 11 de la revista Parasitis, publicado en el año 1995. Dediqué un posteo hace unos meses a esta gran revista que fue creada por Jaume Banchs. El anuncio se puede ver encabezando este posteo (foto 1). Es muy interesante. Si observamos la fotografía del anuncio, podemos ver 2 productos. Uno es el insecticida K-Othrin. Esta marca, con el añadido de una ‘e’ final, sigue activa en el mercado de control de plagas. El otro es Maxforce Gel que aparece presentado en cartuchos de tipo industrial para aplicación mediante pistola de silicona. Estos cartuchos suelen tener capacidad para unos 300 ml. Maxforce era vendido en paquete de seis cartuchos. En la fotografía también vemos que, junto a los cartuchos, se vendía la pistola. Por lo que veo, se trata de una pistola muy elemental sin nada especial. Según podemos leer, el fabricante es la compañía Roussel Uclaf. Se trata de una empresa hoy desaparecida, pero que fue durante años una de las más importantes compañías farmacéuticas de Francia. En la parte inferior del anuncio, podemos leer como distribuidor para la Península a la importante compañía Zelnova, división de Zeltia para higiene ambiental. He buscado información anterior sobre Maxforce para saber desde cuándo Roussel Uclaf fabricaba este producto. Lo más antiguo que he encontrado es una mención en el número 1 de la revista de la British Pest Control Assotiation (2). Se comenta en el texto que Roussel Uclaf Enviromental Health tiene editados folletos informativos sobre  Maxforce para el control de la hormiga Faraón.

Otra cosa que desconozco es en qué año Maxforce se introdujo en el mercado español. Hay un par de detalles que me indican que ya debía de estar a disposición de las empresas de control de plagas un año antes, por lo menos, del anuncio de 1995. Un primer detalle es que la división agroquímica de Roussel Uclaf fue comprada en 1994 por la compañía Hoechst de Frankfurt para formar parte de Hoechst Schering AgrEvo. En el anuncio, se lee que Maxforce tiene como fabricante Roussel Uclaf. Pienso yo que, si la foto del anuncio fuera del mismo año 1995, debería de llevar rotulado el nombre y anagrama de AgrEvo, tal y como se puede ver en la fotografía número 2. Se trata de una imagen de la página número 12 del catálogo de productos de Killgerm de 1997. Este catálogo es el segundo de esta compañía para el mercado español. Un segundo detalle es que, en este catálogo, Maxforce tiene el número de registro 1892-Ins. Este número pertenece al antiguo Registro de la Dirección General de Farmacia y Medicamentos, el cual dejó de funcionar, según creo, a partir del Real Decreto 162/1991 de 8 de febrero (3). Esta ley exigía más información a los productos plaguicidas. Imagino que, a medida que se iban registrando de nuevo, se les daba un nuevo número de registro. En el catálogo del año 2000, Maxforce tiene el número de registro 97-30-01357R. Esta ‘R’ significa que es un producto reclasificado de uso ambiental con un periodo de validez de 3 años (4). Esto se aplicaba a aquellos productos inscritos anteriormente en la Dirección General de Farmacia.

Foto 3. Página 7 del catálogo de Killgerm del año 2000.

Foto 3. Página 7 del catálogo de Killgerm del año 2000.

Si comparamos el anuncio de 1995 con el catálogo de Killgerm de 1997, veremos que a partir de este año el gel también se presenta en cartuchos de 30 gramos. Estos cartuchos son los mismos que hoy en día son usados para todos los geles de uso profesional. Ha habido compañías que optaron por crear unos cartuchos propios, como los ideados para el gel Faslane (Basf), a base también de hidrametilnona, aunque sin mucho éxito. En el catálogo de Killgerm del año 2000, se puede ver que los cartuchos grandes de tipo silicona han desaparecido (foto 3). Fue en este año cuando venció el registro de 3 años de 1997 por el que se había reclasificado. Hasta entonces, Maxforce contenía la materia activa hidrametilnona al 2%. A partir del 2000, además de Maxforce Gel, apareció Maxforce Ultra con una composición del 2’15%. En la fotografía número 4 se puede ver una imagen del catálogo de Killgerm del año 2002 con los dos geles. Otra cosa que también se puede observar en esta fotografía es que como fabricante aparece Aventis. La compañía AgrEvo estuvo activa desde 1994 hasta 1999. A partir de este año Hoechst se fusionó con la compañía francesa Rhône-Poulenc, la cual era propietaria del gel Goliath y de la materia activa fipronil. Esta fusión dio lugar a una nueva división de productos agroquímicos que se llamó Aventis CropScience. Aunque esta división no duró mucho tiempo, ya que en el 2002 fue adquirida por Bayer y pasó a llamarse Bayer CropScience (5), la cual sigue hoy activa. Con la adquisición de Bayer la marca Maxforce adquiere su logotipo definitivo con lo que parece una esfera irradiante en lugar de la letra ‘o’. Hay que decir que este logotipo no fue creado por Bayer, sino que es el logotipo usado por al empresa americana creadora de Maxforce. Con el nuevo producto en manos de Bayer, hubo algunos cambios (foto 5). Maxforce Ultra con 2’15% de hidrametilnona pasó a llamarse Maxforce a secas. El que contenía un 2% de esta materia activa se quedó en Maxforce Gel. Al caducar el registro de este último en 2005, la compañía decidió no renovarlo. Por otra parte, Maxforce con 2’15% estuvo un tiempo largo en renovación hasta que en 2008 dejó de comercializarse, debido a que la hidrametilnona no obtuvo el beneplácito de la Administración.

Foto 4. Imagen de la página 9 del catálogo de Killgerm del año 2002.

Foto 4. Página 9 del catálogo de Killgerm del año 2002.

En 2008, Bayer introdujo nuevos geles contra cucarachas bajo la marca Maxforce. Estos ya no llevarían hidrametilnona, sino una materia activa patentada por la compañía alemana: la imidacloprida. Aparecieron Maxforce Prime y Maxforce White IC. Este mismo año también apareció un gel para hormigas, Maxforce Quantum. Tres años después, en 2011, se comercializó un nuevo gel cucarachicida llamado Maxforce Fusion. El éxito de Maxforce estuvo ligado a la hidrametilnona, una materia activa que fue creada por American Cyanamid a principios de la década de 1980. Dos razones muy poderosas hacían efectivo un gel con esta materia. La primera es por su conocido efecto cascada. Las cucarachas muertas por ingerir hidrametilnona se convertían en un cebo envenenado para otras cucarachas hambrientas. La segunda es que la hidrametilnona no actuaba, como la mayoría de los insecticidas, sobre el sistema nervioso, sino sobre la respiración celular a nivel de mitocondrias. Esto hacía que los insectos no murieran en seguida, sino que podían tardar un par de días. A mi parecer, la hidrametilnona era ideal para combatir hormigas. Mucho mejor que la imidacloprida de la que están compuestos la mayoría de geles. Una lástima haber perdido tan buena materia activa.

Foto 5. Catálogo de Killgerm del año 2004.

Foto 5. Catálogo de Killgerm del año 2004.

Pero, ¿quién creó el gel Maxforce? La respuesta la tenemos en Estados Unidos de América. Si se consulta la documentación referente a este producto en la página de la Environmental Protection Agency (EPA), aparecen los registros referentes a Maxforce. El más antiguo data de 1992 (6) y como fabricante se puede leer la compañía Clorox, radiacada en Pleasanton, California. Maxforce, por lo que he encontrado, fue un nombre creado y registrado por esta compañía. Este gel fue ideado para uso profesional y se vendía una caja con tres potecitos de 60 gramos cada uno. Por lo que parece, Roussel Uclaf fue la introductora en Europa de Maxforce bajo licencia de la compañía norteamericana. El logotipo que aparece en los productos Maxforce fabricados por Bayer fue creado por Clorox, la cual acabó en manos de Bayer justo cuando compró Aventis CropScience. Según parece, Clorox quiso dejar de fabricar Maxforce con hidrametilnona y usar, en su lugar, fipronil. La propietaria de la patente era Rhône-Poulenc, la cual estaba desarrollando productos con esta novedosa materia, entre los cuales estaba el gel Goliath. Hacia 1997, ambas compañías entraron en tratos (7). El nuevo gel de Clorox recibió el nombre de Maxforce FC. Unos años más tarde, hacia 2002, Clorox ofreció a Aventis CropScience la venta de la tecnología y patentes de Maxforce. En 2002, al adquirir Aventis CropScience, Bayer adquiría Goliath y Maxforce. Además de estos geles, Bayer tenía el suyo, llamado Premise y a base de imidacloprida, que comercializó en 1998 y que consiguió hacerse un hueco en el mercado. La suma de estos geles convertirían a Bayer en una empresa con una ventaja muy destacada en el mercado. Corría el peligro de convertirse en un monopolio en gran parte de Europa. Pero no solo respecto a los geles, sino a muchos otros productos agroquímicos. Por este motivo, las autoridades europeas responsables de velar por la libre competencia instaron a Bayer a deshacerse de patentes y líneas de negocio (1). Una de las cuales fue la venta de todo cuanto tenía que ver con el fipronil. Una de las beneficiarias fue la compañía Basf que se hizo con las patentes de esta materia activa y con el gel Goliath. Una empresa que tenía un papel modesto en el mercado de control de plagas recibió un impulso. Para acabar, comentar que, según observo, en un documento de la EPA, Maxforce estaba sujeto a cuatro patentes (8). Tres en relación a la hidrametilnona y, una, a un gel insecticida con esta materia activa. Estas patentes eran todas propiedad American Cyanamid de Stamford. Una compañía que aportó mucho al control de plagas con marcas tales como Abate, Storm o Amdro.

Notas:

(1) Decisión de la Comisión Europea de 17 de abril de 2002 por la que una operación de concentración se declara compatible con el mercado común y con el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, Diario Oficial de la Unión Europea, 15-04-2004.

(2) Pest Controller, Journal of British Pest Control Assotiation, nº 1, summer, 1993.

(3) Real Decreto 162/1991, de 8 de febrero (B.O.E. de 24 de enero de 1991). Orden por el que se modifica la Reglamentación Técnico-Sanitaria para la Fabricación, Comercialización y Utilización de los Plaguicidas.

(4) Guía de plaguicidas utilizados en higiene alimentaria y salud pública, Ministerio de Sanidad y Consumo, Madrid 1998.

(5) En 2002, la Comisión Europea obligó a Bayer a vender el negocio del fipronil para que no se quedara con todo el negocio de los geles de control de plagas. Al adquirir Bayer la empresa Aventis CropScience, tenía en su haber 3 geles: Maxforce, Goliath y Premise.

(6) 64248-5, MAXFORCE PROFESSIONAL INSECT CONTROL ROACH KILLER BAIT GEL, July 23, 1992.

(7) The Clorox Company has teamed up with Rhône-Poulenc Ag Company to offer the structural pest control industry a new chemistry with a unique mode of action, Pest Control Technology, 1997.

(8) 64248-5, MAXFORCE PROFESSIONAL INSECT CONTROL ROACH KILLER BAIT GEL, October 20, 1993.

2 comentarios en “Un poco de historia sobre el gel Maxforce

  1. Jorge dijo:

    magnifico articulo, todavia existe el maxforce gel con Hidrametilnona, solo tienes que indagar, pero se puede adquirir, un saludo y enorabuena por la pagina !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.