Inyectando en vigas

Esta semana ha sido dura. Un compañero y yo estuvimos realizando un tratamiento contra termitas. Tratamos las vigas del techo de una planta de hotel del casco antiguo de Barcelona. Las vigas estaban a 2’5 metros de altura. Había que perforarlas, ponerles la válvula e inyectar. Lo más duro de todo este tratamiento fue a la hora de inyectar. Uno se tiene que poner un traje impermeable y las protecciones adecuadas. Los movimientos son más lentos, te cae líquido encima y sudas. Sí, sudas mucho y el sudor se queda dentro del traje y te va empapando. Todo el tratamiento mi compañero y yo subidos a una escalera. Lo malo de estos tratamientos es que vas a contra reloj. Siempre surgen contratiempos que te hacen pensar que no vas a cumplir con los plazos. Cuelgo un par de fotos de ayer viernes.

Fig 1. Mi compañero E. D. inyectando en un pasillo./ Desinsectador 2012

Fig 2. Aquí estoy yo posando para la ocasión antes de inyectar químico en la viga./ Desinsectador 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.