Dos textos antiguos sobre la chinche de cama (Cimex lectularius)

C. Pradera, Barcelona, 15-06-2021

En esta entrada transcribo dos textos de la década de 1910 sobre la chinche de cama (Cimex lectularius). Por un lado, tenemos un texto publicado en la revista Alrededor del Mundo el 8 de mayo de 1916 (No 884, pág. 379). Se titula ‘De dónde vino la chinche, el parásito cosmopolita’. Y explica la teoría del Dr. Horwarth, entomólogo y director del Museo de Budapest. El texto hacer referencia al húngaro Géza Horváth (1847-1937) que se especializó en los hemípteros y tuvo reconocimiento internacional. El texto parece una traducción de una nota publicada en una revista extranjera.

El segundo texto es la entrada del término ‘chinche’ en la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana de la Editorial Espasa-Calpe. Se trata del proyecto enciclopédico más extenso en lengua castellana. Fue iniciado en 1905 y los tomos fueron apareciendo entre 1908 y 1930. Fueron publicados 70 tomos, aunque hubo dos de ellos que por su extensión fueron divididos en dos volúmenes. Posteriormente fueron publicadas actualizaciones en forma de apéndices y suplementos hasta 2013, lo cual hizo que el número de tomos ascendiera a 119 (122 volúmenes). La entrada fue publicada en la página 507 del volumen 17 (CHARI-DELLW), que fue publicado en 1913 [1].

Transcribo ambos textos manteniendo la ortografía de la época. Del segundo texto solo transcribo las partes que hacen referencia a la chinche de cama, ya que ‘chinche’ también se utiliza para designar un clavo pequeño.

Notas:

[1] Wikipedia. Enciclopedia Espasa. Enlace: es.wikipedia.org/wiki/Enciclopedia_Espasa

*  *  *

DE DÓNDE VINO LA CHINCHE, EL PARÁSITO COSMOPOLITA

Es un hecho comprobado que existen dos especies, cosmopolitas ambas, de chinches de camas: “Cimex lectularius” y la “Cimex hemipterus”. ¿Cómo han logrado esparcirse por el mundo, no teniendo alas, puesto que las que poseen son rudimentarias?… Indudablemente tomando por vehículo al hombre, del cual son parásitos. Esta es la explicación dada por el Dr. Horwarth, ilustre entomólogo y director del Museo de Budapest.

A juicio del Dr. Horwarth, la chinche de las camas, “Cimex lectularius”, es oriunda de la región del Mediterráneo: la otra chinche de las camas, “Cimex hemipterus”, pocede de los países tropicales de Africa y de Asia, y de ellos ha sido transportada á las Antillas y al Brasil.

¿Han vivido siempre esos repugnantes animalitos como parásitos del hombre?… ¿Según el ya citado doctor, el hombre ha tomado esos huéspedes de los murciélagos? Efectivamente, en las colonias de murciélagos se encuentran ejemplares de esas dos especies de chinches, existiendo otras, caracaterísticas de ellos, como la “Cimex pipistrelli”. Es muy probable que las chinches, al hallarse en compañía del hombre de las cavernas y en las casas habitadas por los murciélagos, se acomodasen gustosamente á una vida más sedentaria, renunciando á las aventuras aéreas de sus primitivos aposentadores, á cambio de contar con comida más abundante y más segura.

En la actualidad hay estudiadas veinte especies de la familia de los Cimicidos, que están representadas en todas las regiones zoogeográficas del globo. Europa, padece á siete; Africa, á cinco; Australia, á dos y América, á siete. Las tres cuartas partes de las especies conocidas pertenecen á la fauna del Antiguo Continente, y sólo una cuarta parte á la del Nuevo Mundo.

Fig 1. ‘De dónde vino la chinche, el parásito cosmopolita’, en Alrededor del Mundo, 8 de mayo de 1916, No 884, pág 379.

*  *  * 

CHINCHE. F. Punaise. – It. Cimice. – In. Bed bug. – A. Bettwanze. – P. Persevejo.- C. Xinxa. – E. Cimo. (Etim. – Del lat. cimex, cimicis.) f. Insecto hemíptero, de color rojo obscuro y cuerpo muy aplastado. Es nocturno, fétido y sumamente incómodo. […]

CHINCHE. Entom. Nombre vulgar de los hemípteros heterópteros pertenecientes al género Cimex L. (Acanthia Fabr.), de la famila de los membranáceos; los insectos comprendidos en el citado género se caracterizan por tener las antenas setáceas, finamente vellosas, con el segundo artejo más largo que los demás, el rostro de tres artejos, alojado en un surco largo hasta llegar á las coxas del primer par de patas, el pronoto mucho más ancho que largo, escotado anteriormente en forma de media luna, el abdomen casi circular, las patas no muy largas, finamente vellosas, sin arolios entre las uñas, y los tarsos del primer par de de tres artejos; además, carecen siempre de alas y casi siempre de hemiélitros. Todas las especies conocidas de este género se alimentan de sangre de animales hematermas; la más importante de las tres que se encuentran en Europa es el Cimex lectularius L. ó chinche común (V. lám. HEMÍPTEROS, fig. 8), de 5 á 6 mm. de long. con el cuerpo muy aplanado, de color pardo rojizo, groseramente punteado y cubierto de corto vello amarillento, y las antenas, el rostro y las patas de color ocráceo; vive esta especie, al aire libre, sobre diferentes animales, algunos de ellos domésticos (palomas, gallinas) y con estos últimos probablemente se ha introducido en las habitaciones humanas, constituyendo una molestísima plaga. En las casas permanecen las chinches, durante el día, muy ocultas, y salen de noche, vagando entonces por encima de las camas para picar á las personas, mientras duermen, y chupar sangre; las hembras realizan varias puestas al año, en los meses de Marzo, Mayo, Julio y Septiembre; cada puesta consta de unos 50 huevos, de forma cilindroidea, que son depositados en toda suerte de escondrijos, y especialmente en las rendijas, grietas y junturas de las paredes y de los muebles, y detrás del papel en las habitaciones empapeladas (en estos mismos sitios suelen ocultarse las chinches adultas); las larvas que nacen de los citados huevos tardan once meses en alcanzar su completo desarrollo; las de la puesta de Septiembre perecen muchas veces durante los primeros fríos del invierno, ó no llegan á nacer; los insectos adultos, en cambio, soportan temperaturas muy bajas, invernan sin dificultad y pueden resistir, además, mucho tiempo sin alimento alguno, haciéndose entonces transparentes como el vidrio. Despiden siempre un olor característico, desagradable.

Sobre la piel humana producen las picaduras de las chinches ampollas, acompañadas de rubefacción y vivo escozor; está demostrado, además, que por estas picaduras puede transmitirse la fiebre recurrente. la invasión de las habitaciones por estos insectos se evita, en general, extremando la limpieza; es más difícil hacerlos desaparecer de los locales que ya han invadido, pero se consigue, sin embargo, inyectando polvos insecticidas, petróleo, esencia de trementina, solución de naftalina, á 1 por 100, en este último líquido ú otras substancias de acción semejante, en todas las junturas, grietas, rendijas, hendeduras, etc., de los muebles y las paredes, introduciendo mediante un pincel los citados líquidos en todos los escondrijos en que las chinches puedan ocultarse, y finalmente, rascando y tapando todas las citadas junturas, rendijas, etc.; en las habitaciones empapeladas, además, hay que tener cuidado de pegar nuevamente á la pared todos los trozos de papel que se hayan separado ó desprendido.

Suponen algunos que la chinche es originaria de la India. En el S. de Europa, sin embargo, era ya conocida en tiempo de los antiguos griegos y romanos, puesto que Aristóteles trata de ella, diciendo que nace del sudor, y Plinio la recomienda como antídoto contra la mordedura de las serpientes. Su introducción en los países del centro y N. de Europa, es, al parecer, más moderna, ya que existen datos de su aparición en Estrasburgo en el siglo XI, y en Inglaterra apenas fué conocida hasta el siglo XVI y no se extendió mucho hasta que, á finales del XVII, fué difundida allí por los equipajes de los hugonotes fugitivos de Francia.

Además de la especie citada, son comunes, en Europa, el Cimex pipistrelli Jen., sobre murciélagos, y el C. hirundinis Herr. Schäff., sobre golondrinas.

Algunas veces se ha hablado de chinches aladas; se trata en estos casos de una confusión con otro hemíptero, la Xilocoris domestica Schll., de la familia de los ligéidos, que se encuentra también, algunas veces, en las habitaciones humanas.

CHINCHE. Pat. Los fenómenos de reacción provocados por la picadura de la chinche, son de una intensidad variable que depende de la susceptibilidad de los individuos. En general, la picadura da la sensación de quemadura viva y dolorosa, lo que se debe sin duda á una saliva irritante. Se produce después una pápula roja, dura, con un punto central hemorrágico y acompañado de una tumefacción más ó menos marcada de las partes vecinas. En ocasiones se acentúa la reacción inflamatoria, formándose nudosidades que simulan el eritema nudoso ó una erupción violenta de urticaria. Se ha supuesto que podían contribuir á la difusión de la tuberculosis. A veces desempeñan un papel en la transmisión de la fiebre tifoidea. El tratamiento de las picaduras consiste en lociones de vinagre fenicado ó de mentol.

Fig 2. Entrada ‘Chinche’ de la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana de la Editorial Espasa-Calpe. 1913, Volumen 17 (CHARI – DELLW), página 507.

Fig 2. Entrada ‘Chinche’ de la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana de la Editorial Espasa-Calpe. 1913, Volumen 17 (CHARI – DELLW), página 507.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .