Sobre la alfacloralosa como rodenticida contra ratón doméstico (Mus musculus)

Fig 1. Portacebos con alfacloralosa./ C. Pradera 11-2020

C. Pradera, Barcelona, 24-11-2020

En esta entrada se pueden ver imágenes de una sencilla desratización llevada a cabo contra un solo ratón doméstico (Mus musculus). En el comedor de unas instalaciones industriales fue visto un ratón. Se pensó que podrían haber más, pero la inspección realizada hizo ver que lo más probable fuera un solo individuo. Por un lado, la cocina estaba en un lugar alejado del suelo. En esas instalaciones no se había visto ningún ratón en los dos años que llevaban abiertas. Y al retirar la nevera, se encontraron pocos excrementos (figuras 4 y 5). De haber sido más, se habrían acumulado bastantes más. Hasta que fue visto, el ratón debía llevar días accediendo al comedor.

Fueron colocados dos portacebos para ratón (figura 1). Cada uno de ellos contenía cebo formulado en pasta llamado Ratolí Alfa (Núm. de registro ES/RM-2014-14-00237) [1]. Este producto es suministrado en unas bolsitas de papel que contienen 10 gramos de cebo. Y tiene como materia activa la alfacloralosa al 4%. Se trata de un compuesto químico que desde hace un par de décadas se utiliza como rodenticida. Pero que se viene utilizando desde hace muchas décadas como corvicida [2]. La alfacloralosa es el isómero alfa de la cloralosa o glucocloral que resulta de la combinación de glucosa y cloral. En la síntesis se producen dos isómeros, alfa y beta, siendo el alfa el que tiene actividad biocida.

Fig 2. Portacebos con alfacloralosa consumida por un ratón./ C. Pradera 11-2020

La cloralosa se utilizaba para la eliminación de cuervos, principalmente en Francia. Se elaboraban cebos a razón de 50 g. de cloralosa, 10 kg de maíz o trigo y 4 l. de agua. Se mezclaba todo de forma que quedara bien homogéneo. Se añadía también un poco de azul de metileno o cualquier otro colorante para distinguir la mezcla de otros granos. Se aplicaba en invierno o primavera contra aves dañan las cosechas. Al ingerir el cebo con cloralosa, producía un efecto hipnótico en las aves que las dejaba dormidas varias horas al poco de haber sido ingerido. Esto permitía en los campos tratados recoger las aves dormidas y darles muerte.

Con los ratones sucede que esta actividad hipnótica provoca que descienda la temperatura corporal y mueran por hipotermia. Es por ello que la alfacloralosa se muestra muy eficaz durante todo el año. Pero en verano, en algunas zonas muy calurosas, puede que no se muestre totalmente eficaz. Sin embargo, en la zona donde trabajo, en el noreste de la Península Ibérica, funciona bien todo el año.

Fig 3. Alfacloralosa consumida por un ratón./ C. Pradera 11-2020

Hay que apuntar que los rodenticidas con alfacloralosa son más caros que los que contienen materias activas anticoagulantes. Sin embargo, contra ratones es recomendable la alfacloralosa por varias razones. En primer lugar, porque es un compuesto que a las dosis en que lo ingieren los ratones no tiene toxicidad secundaria y no hay peligro para los animales domésticos ni para los animales salvajes como los depredadores. En segundo lugar, el ratón que ingiere la alfacloralosa muere a las pocas horas de la ingesta, lo cual soluciona rápidamente una infestación. En el caso de los rodenticidas con anticoagulantes, el ratón tarda en morir entre 5 y 7 días por término medio. Y en tercer lugar, el ratón consume muy poco rodenticida con alfacloralosa, lo cual significa que deja cebo para los otros ratones que haya. En el caso de rodenticidas con anticoagulantes, el ratón puede consumir mucho cebo antes de morir. Y esto es además un problema, porque el ratón ingiere más cantidad de la necesaria para morir (dosis letal). Ello significa que si un depredador consume varios ratones muertos por anticoagulantes se puede producir la toxicidad secundaria o envenenamiento secundario.

Ahora bien, los rodenticidas con alfacloralosa son del orden de cuatro veces más caros que los reodenticidas con anticoagulantes. Sin embargo, esto no significa que sea más caro, ya que un ratón muere con la ingesta de menos de un gramo. En la imagen número 3, se puede ver una bolsita de cebo consumida en lo que representa medio gramo. Poca cantidad basta para eliminar un ratón. Lo cual significa que con una bolsita podríamos matar entre 15 y 20 ratones. Y además de una manera rápida. Es por ello que si se analiza bien, este producto es barato.

Notas:

[1] También se comercializa en el mercado profesional de control de plagas bajo la marca Black Pearl Pasta.

[2] Agustín Alfaro Moreno. 1974. Plaguicidas agrícolas y su aplicación. Monografías INIA, No 6. Ministerio de Agricultura, Madrid. 595 pp.

Fig 4. Actividad de un ratón detrás de la nevera./ C. Pradera 11-2020

Fig 5. Exrementos de un ratón detrás de la nevera./ C. Pradera 11-2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .