Un chinchorro de los palomares, Argas reflexus (Ixodida, Argasidae), en Barcelona

Fig 1. Vista dorsal de Argas reflexus./ C. Pradera 09-2020

C. Pradera, Barcelona, 21-09-2020

Hacía años que quería dedicar una entrada a las garrapatas blandas o argásidos (Argasidae). Y más en concreto, a la especie Argas reflexus conocida como chinchorro de los palomares. A pesar de ser una garrapata ligada a las palomas y, por tanto, se puede clasificar entre los artrópodos urbanos, no había visto nunca una hasta que hace dos semanas me pasó un individuo mi amigo Jordi Ruiz de Biotrack [1]. Fue encontrado en una vivienda situada bajo la cámara de aire en un edificio del casco antiguo de Barcelona. De hecho, este individuo fue el segundo que se encontró.

El origen de este argásido apuntaba hacia la cámara de aire donde hay una colonia de paloma doméstica (Columba livia). Ahora bien, el hecho de encontrar un argásido en una vivienda no significa necesariamente que este tenga que ser A. reflexus aunque parezca evidente porque haya palomas instaladas cerca. Existe otro argásido con el que podría ser confundido. En este punto he de agradecer que Juan Quetglas, biólogo experto en quirópteros, compartiera conmigo su experiencia y conocimiento. Me explicó que en las ventanas de edificios también anidan murciélagos. En las cajas de persiana son habituales especies del género Eptesicus a los que se asocia el argásido A. transgariepinus. Y parece que no es necesario que haya una colonia instalada para que pueda aparecer este parásito, tan solo que de vez en cuando pase alguno por el cajón de persiana. Se trata de una especie discreta y pasa desapercibida.

Fig 2. Vista ventral de Argas reflexus./ C. Pradera 09-2020

No es fácil la identificación de argásidos como tampoco lo es de garrapatas en general. Por suerte, son pocas las especies que concurren de dos géneros, Argas y Ornithodoros. Juan Quetglas me explicó que una diferencia visible entre A. reflexus y A. transgariepinus tiene que ver con el primer par de coxas. En la especie que parasita murciélagos se encuentran separadas de los tres pares de coxas traseras. Como se puede ver en la imagen número 3, en A. reflexus los cuatro pares de coxas están juntas. Existen otras diferencias para separar ambas especies para lo cual nada mejor que echar mano del libro de Agustín Estrada-Peña et al. titulado ‘Ticks of Europe and North Africa’ [3].  Ahora bien, lo apuntado por Juan Quetglas me parece importante porque tenemos dos especies que pueden concurrir en un domicilio y una de ellas está infradiagnosticada. De hecho, en internet corren imágenes identificadas como A. reflexus cuando se trata de A. transgariepinus en páginas y artículos de referencia.

Fig 3. Vista ventral de Argas reflexus./ C. Pradera 09-2020

En lo que sigue, resumo datos del manual de A. Estrada-Peña. El ciclo de vida de A. Reflexus comprende huevo, larva, dos o cuatro estadios ninfales y adulto. Completar este ciclo puede requerir entre 3 y 11 años, lo cual da muestra de la capacidad de resistencia de los argásidos. Se trata de una parásito hematófago que no es ectoparásito, sino nidícola. No siempre está el hospedador al alcance. Por tanto, entre ingestas puede pasar mucho tiempo que hay que mantenerse a la espera. Esta capacidad de supervivencia me parece fantástica. Pero, ¿quién es su hospedador? Pues principalmente la paloma doméstica, pero también muchas otras aves como tórtolas, vencejos, búhos, cuervos y también gallinas. En ausencia de estos hospedadores, puede picar a personas que vivan cerca de un nido de palomas.

Respecto a su capacidad vectorial, el manual refiere que no hay evidencia directa de transmisión al hombre, pero que sí juega su papel como transmisor de enfermedades en aves. En cuanto a patógenos que pudieran afecta a personas, han sido aislados varios entre los que cabe destacar el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo. Sin embargo, en ensayos de laboratorio se muestra ineficiente en su transmisión. Respecto a su distribución, se encuentra por la región paleártica que va desde la Península Ibérica hasta Afganistán. Como límite por el norte se encuentra el paralelo 55 Norte.

Notas:

[1] Biotrack, control sostenible de plagas: biotrack.es

[2] Juan Quetglas Santos: murcielagosymas.blogspot.com, researchgate.net/profile/Juan_Quetglas

[3] Agustín Estrada-Peña, Andrei Daniel Mihalca & Trevor N. Petney (editores). 2018. Ticks of Europe and North Africa. A Guide to Species Identification. Springer Nature, Cham (Switzerland). 404 pp. ISBN 3319637592.

Fig 4. Vista ventral de Argas reflexus./ C. Pradera 09-2020

Fig 5. Vista ventral de Argas reflexus./ C. Pradera 09-2020

Fig 6. Vista ventral de Argas reflexus./ C. Pradera 09-2020

Fig 7. Vista ventral de Argas reflexus./ C. Pradera 09-2020

6 comentarios en “Un chinchorro de los palomares, Argas reflexus (Ixodida, Argasidae), en Barcelona

  1. curli dijo:

    Yo vivo en un ático del centro de Barcelona, mi casa esta infestada de ellos. Antes, en el tejado había un nido de palomas, pero le pusimos una red y ya no vuelven. Siguen en la estructura y de vez en cuando salen. Nos han picado en reiteradas veces, no conocemos a nadie que se encargue de esta plaga, ninguna compañía sabe cómo tratar el problema. Nosotros tiramos veneno y las que están fuera mueren. Pero siguen apareciendo.

    • desinsectador dijo:

      Siento esta situación. No acabo de entender que si ya no hay palomas, aún aparezcan chinchorros. No es fácil hacer algo contra estas garrapatas. Si encontráis algún ejemplar y lo guardáis, pasaría a recogerlo. Gracias por el comentario. Saludos.

  2. javier dijo:

    Hola! impresionante articulo, llevo años buscando información sobre esta especie ya que me habré encontrado unos 9-12 individuos a lo largo de los años tanto en mi casa de madrid como en la de la manga, y no creo que haya en internet información tan completa.

    En todos los casos los individuos eran adultos y estaban muy aplastados, (no sé si se llegarán a hinchar algo como las garrapatas comunes ya que, como según detallas, anidan cerca del hospedador y se alimentan a ratos según esté o no, o quizás se vean forzadas a pasar al domicilio cuando el hospedador se ausente por largas temporadas y por eso se las vea siempre tan planas – Curioso detalle por cierto ya que en aves migratorias se arriesgan a quedarse sin hospedador en un momento determinado).

    No se si nos habrá picado alguna vez, sobre la picadura y su apariencia no he encontrado nada y algunas picaduras misteriosas suelen atribuirse a «arañitas»…

    Muchas gracias por publicarlo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.