Piophila casei (Diptera, Piophilidae), la mosca del queso

Fig 1. Tabla adhesiva con Piophila casei indicada con puntos rojos./ C. Pradera 09-2020

C. Pradera, Barcelona, 02-09-2020

En la imagen número 1, se puede ver el detalle de una tabla adhesiva con abundante Piophila casei, conocida como mosca del queso. Esta pequeña mosca se ha dejado ver durante los meses de julio y de agosto en las tablas de dos aparatos insectocaptores en una instalación de paso de mercancías importadas. Nadie en la zona donde las he detectado ha notado nada raro. El responsable me ha dicho que en esa zona suelen descargar mercancías raras. Tengo poca experiencia con esta mosca de la familia Piophilidae. La he encontrado en ocasiones de manera puntual. Y en ninguna ocasión infestando alimentos. Es posible que todo quede en una anécdota y no vuelvan a aparecer.

En la Península Ibérica, contamos con pocas especies de piofílidos. Según el catálogo de M. Carles-Tolrá [1], tenemos 8 especies repartidas en 7 géneros. Según el manual de entomología urbana de W. Robinson [2], destacan cuatro especies por su distribución cosmopolita y su posible afectación sobre productos alimentarios almacenados: Liopiophila varipes, Piophila casei, Protopiophila latipes y Stearibia nigriceps. Son consideradas sinantrópicas. Las larvas de esta familia necesitan proteína animal por lo que son carroñeras.

Fig 2. Ala de Piophila casei./ C. Pradera 09-2020

Según W. Robinson, la larva de P. casei puede llegar a medir de 6 a 9 mm y tiene la característica de saltar cuando se ve expuesta a peligros. Los saltos pueden llegar hasta 15-20 cm sobre la superficie y en horizontal hasta 25 cm. Toda una proeza. Y es por ello que en inglés es conocida esta mosca como cheese skipper. La larva necesita mucha proteína para su desarrollo y se alimenta de materia animal. Es por ello que puede aparecer en cadáveres. Y en productos alimentarios almacenados aparece sobre carne, pescado y queso. La hembra puede depositar sobre estos sustratos hasta 500 huevos. Dependiendo de la temperatura ambiental, la larva se desarrolla entre 5 y 15 días. El estadio de pupa dura entre 6 y 8 días. Los adultos miden de 3’5 a 4 mm y pueden vivir de 1 a 3 semanas.

Por si queda duda de su relación con el queso, su nombre científico casei significa en latín queso. Sin embargo, esta relación entre mosca y producto hoy en día no es tan estrecha. Y esto se debe a que hoy en día los productos alimentarios se encuentran en un estado de conservación como jamás ha conocido la humanidad. En el pasado, era obligado conservar los quesos en un lugar fresco de la casa, aunque nada tiene que ver con nuestras neveras.

Fig 3. Adulto de Piophila casei./ C. Pradera 09-2020

Hay un caso conocido en el que la mosca P. casei tiene un papel básico en la elaboración de quesos. Se trata del queso podrido de Cerdeña, llamado en sardo casu marzu [3]. En su elaboración, se deja que las larvas de P. casei lo infesten para que vayan consumiendo el interior hasta dejarlo reducido a una crema blanca. Su fabricación y consumo queda reducido al ámbito familiar, puesto que está prohibido su comercialización. Por otra parte, se consume en primavera cuando mayor proliferación de moscas hay y después de que estas hayan producido la transformación. Se trata de un producto exquisito, según dicen. Sin embargo, parece que antaño había quien lo consumía antes de tiempo con larvas para demostrar su gallardía. Y no estaba exento de peligros. Al ser ingerido podía saltar una larva sobre los ojos. Y estas larvas son propensas a la miasis. Pero es que además de una miasis cutánea, pueden dar lugar a una miasis intestinal [4].

Notas:

[1] Miguel Carles-Tolrá Hjorth-Andersen (coord.). 2002. Catálogo de los Diptera de España, Portugal y Andorra (Insecta). Sociedad Entomológica Aragonesa, Monografías, Vol. 8, Zaragoza.

[2] William H. Robinson. 2005. Urban Insects and Arachnids. A Handbook of Urban Entomology. Cambridge University Press. 472 pp.

[3] Wikipedia. Casu marzu. Enlace: es.wikipedia.org/wiki/Casu_marzu (Consulta: 02-09-2020).

[4] Jaime Gállego Berenguer (2007). Manual de Parasitología. Morfología y biología de los parásitos de interés sanitario. Universidad de Barcelona. 518 pp

Fig 4. Adulto de Piophila casei./ C. Pradera 09-2020

Fig 5. Adulto de Piophila casei./ C. Pradera 09-2020

Fig 6. Adulto de Piophila casei./ C. Pradera 09-2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .