Ratones en la oficina

Fig 1. Armario Rack de una oficina que hay que proteger de los ratones./ Desinsectador 02-2018

Los roedores comensales son responsables de importantes daños en el cableado de transmisión de datos. En el pasado, sus daños estaban limitados a la telefonía analógica. En interiores afectaba al par de cobre. Sin embargo, en la actualidad, la transmisión de datos es un suministro básico sin el cual no funciona la economía. Por tanto, en los exteriores, los roedores causan serios daños en el cableado de fibra óptica. Y en los interiores, afectan al cableado de una red de trabajo local (LAN). La rata de alcantarilla (Rattus norvegicus) es, por supuesto, la más destructiva. Los daños en los cables de fibra óptica son muy importantes. Recientemente viví un caso en que las ratas habían roído la fibra óptica que daba suministro a un centro sanitario. Durante un día no se pudieron consultar datos sobre pacientes, lo cual afectó la actividad del centro. El responsable técnico se quejó a la compañía de que debería haber instalado por defecto cables antirroedor.

Fig 2. Caja de conexiones para suelo técnico./ Desinsectador 02-2018

Debido a su tamaño, los daños producidos por el ratón doméstico (Mus musculus) son de menor importancia. Aunque no hay que subestimarlo. Un caso a destacar es cuando nos encontramos con oficinas que cuentan con suelo técnico por donde circula el cableado sin protección. Además, el suelo técnico deja un espacio por el que los ratones circulan de manera segura y permite que se puedan instalar. En las imágenes de esta entrada se puede ver un caso de infestación de ratón doméstico en unas oficinas. Una dificultad añadida es que el suelo técnico se encuentra cubierto por moqueta que cubre los paneles que conforman el suelo. Aspecto importante. Por lo general, el suelo técnico está formado por una estructura metálica sobre la cual se colocan plafones que son registrables mediante una ventosa. Esto permite levantarlos y realizar una inspección. Además facilita la colocación de puntos de control debajo. Sin embargo, en el caso que muestro, la moqueta impide poder buscar los pasacables para intentar de alguna manera cerrarlos. Como se puede ver, solo hay acceso a través de las cajas de conexiones (figuras 2, 3 y 4).

Fig 3. Caja de conexiones para suelo técnico./ Desinsectador 02-2018

En el caso que muestro, por suerte, la infestación de ratón doméstico es baja. Además, la oficina se encuentra unos pisos por encima del nivel del suelo. Al realizar la inspección, se vio claramente que los ratones se movían por unas zonas muy localizadas que coincidían donde había mayor número de trabajadores. En concreto, estaban donde había mayor número de mujeres, ya que suelen guardar comida en los cajones. En la imagen número 8, se puede ver el destino de los ratones: la cajonera del escritorio. Se trata de un modelo metálico de tipo fijo que no tiene plancha en la base, lo cual abarata su coste. Por tanto, los ratones accedían fácilmente al cajón bajero, que suele ser de grandes dimensiones, en el que encontraban su fuente de alimentación: galletas, crackers, chocolatinas, etc. Había de todo aquello que podríamos definir como un tentempié para pasar las horas sentado ante un ordenador. Se informó a los trabajadores de que los ratones estaban en las instalaciones gracias a la comida disponible en los cajones. Se solicitó que se retirara. Entonces se descubrieron alimentos roídos y excrementos de ratón en los cajones. Se pidió que se colocara la comida en armarios cerrados y en las baldas altas.

Fig 4. Caja de conexiones para suelo técnico./ Desinsectador 02-2018

Tomada esta primera acción básica de tipo preventivo (medida cultural), se pasó a colocar portacebos de seguridad con cebo rodenticida (medida química). Se colocaron portacebos de ratón modelo AF de KILLGERM. Y se utilizaron bloques de Solo Blox de BELL LABORATORIES (brodifacum al 0’005%). Los puntos de control fueron colocados en el interior o junto a las cajas de conexiones donde se encontraron señales de paso. En la imagen número 11 y 12 se puede ver el interior de una caja de conexiones donde había excrementos y marcas de grasa y orina. También se colocó un punto de control en la habitación del servidor informático (figura 1), lugar importante a proteger, y uno detrás de la nevera de un pequeño office (figura 7). Se avisó a todo el personal de las actuaciones y se señalizaron los puntos de control.

Además de estas actuaciones en las oficinas se solicitó ayuda externa, puesto que esta infestación era de tipo estructural. Si había ratones en unas oficinas situadas unas plantas por encima de la calle, lógicamente también habría ratones en el resto del edificio. Se solicitó que se informara al propietario del inmueble para que realizara una desratización en las zonas comunitarias. Al cabo de dos semanas, al realizar la revisión de seguimiento, se constató que solo había consumo de rodenticida en los portacebos situados en las cajas de conexiones (figuras 13 y 14). Y además, el consumo fue bajo. Ni en la habitación del servidor ni en el office se detectó actividad.

Fig 5. Colocación de un portacebos con rodenticida en el interior de una caja de conexiones./ Desinsectador 02-2018

Fig 6. Colocación de un portacebos con rodenticida a la salida del cableado de una caja de conexiones./ Desinsectador 02-2018

Fig 7. Portacebos detrás de nevera de office./ Desinsectador 02-2018

Fig 8. Cajonera de mesa de oficina donde se guardaba comida./ Desinsectador 02-2018

Fig 9. Estructura del pie de una cajonera de mesa de oficina con pisadas de ratón doméstico./ Desinsectador 02-2018

Fig 10. Estructura del pie de una cajonera de mesa de oficina con pisadas de ratón doméstico./ Desinsectador 02-2018

Fig 11. Excrementos y marcas de grasa en el cableado de una caja de conexiones./ Desinsectador 02-2018

Fig 12. Excrementos y marcas de grasa en el cableado de una caja de conexiones./ Desinsectador 02-2018

Fig 13. Portacebos de seguridad con rodenticida consumido./ Desinsectador 02-2018

Fig 14. Comparativa entre un bloque entero de rodenticida y uno medio consumido./ Desinsectador 02-2018

Un comentario en “Ratones en la oficina

  1. jose dijo:

    En la empresa que trabajo también tuvimos un problema similar con evidencias de roedores como el caso que expones, la única diferencia fue que en lugar de rodenticida unicamente utilizamos trampas adhesivas tambien y el seguimiento lo hicimos a los 5 días, constatando captura de 2 roedores (ratones) y muy poco consumo, luego retiramos las trampas adhesivas dejando únicamente los portacebos y volvimos a los 7 días, no hubo consumo en ningún portacebo, dando por terminado el problema y volviendo a las inspecciones periódicas contratadas. Pero tengo que añadir que ese tipo de cajas de conexión con moquetas en el suelo nos dificulta mucho la labor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s