Sobre el paradiclorobenceno

Fig 1. Colgador para armario con paradiclorobenceno./ Desinsectador 2016

Fig 2. Estructura del paradiclorobenceno.

El uso del paradiclorobenceno en sanidad ambiental tuvo su punto final como insecticida y repelente en 2008 en Europa, cuando la Comisión Europea lo desestimó como biocida [1]. Con esta decisión finalizó el uso casi centenario de una sustancia química que fue colocada en los armarios de medio mundo para evitar que las voraces larvas de diferentes especies de tineidos acabaran con la ropa. En España, por ejemplo, Polil de la casa Cruz Verde, la marca más conocida de productos antipolillas, estuvo formulada con paradiclorobenceno desde su comercialización en 1945 (figura 6) hasta entrada la década de 2000.

Sin duda, ha sido la mejor sustancia utilizada para controlar polillas, ya que actuaba tanto como repelente como insecticida. Y también su uso en museos para preservar colecciones de insectos. Quizás la característica más importante para estos usos es su alta presión de vapor de 0,4 mm Hg a 20ºC. Volatiliza a unos 27ºC. Es por ello que el formulado más habitual era el de un bloque de cristales de paradiclorobenceno. En la imagen número 3, se pueden ver los cristales en el estado sólido de esta sustancia. Juntos tienen un aspecto blanquecino. Estos cristales pertenecen a un bloque del colgador Polil que obtuve recientemente (figura 1) con registro de 1998 [2]. Contiene paradiclorobenceno al 99%. El uso de este formulado era sencillo. Tan solo había que colgarlo en el armario y dejar que se volatilizara el producto hasta que no quedara nada. Esto ofrecía una protección durante meses, suficiente para cubrir todo un verano dejando protegidas ropas y abrigos de pelo o lana.

Fig 3. Cristales de paradiclorobenceno./ Desinsectador 2016

La aplicación de un producto insecticida formulado en un 99% por una materia activa tiene lógicamente sus peligros. En el caso del paradiclorobenceno aplicado en un armario, se crea una atmósfera tóxica que es inhalada por la persona al abrir sus puertas. Sin embargo, por suerte, esta materia activa tiene una baja toxicidad por vía oral, dérmica e inhalación. Por ingestión la DL50 en rata de alcantarilla es 3.863 mg/kg (macho), por contacto la DL50 es >6000 mg/kg, y por inhalación la CL50 es > 6 mg/l  [3]. En la siguiente tabla, se pueden ver los datos de la presión de vapor y de la DL50 oral en ratas de materias activas insecticidas que han sido muy utilizadas, los cuales sirven para establecer una comparación.

Fig 4. Presión de vapor y DL50 oral en rata de otros insecticidas.

De lo anterior, se deduce que el paradiclorobenceno funciona bien como repelente, pero no tanto como insecticida. Además no es persistente y no genera metabolitos. Es por ello que su aplicación deviene un tanto limitada. El documento más antiguo que he encontrado sobre el paradiclorobenceno es la US Patent 1.097.406 del 19 de mayo de 1914 [4]. Tiene como título “Process of destroying insects” y fue llevada a patente el 23 de octubre de 1912 por el alemán Arnold Erlenbach en representación de la Actien Gesellschaft für Anilin Fabrikation (AGFA) de Berlín. Todo apunta a que esta compañía, si no fue la que descubriera el compuesto, sí fue la primera que se dio cuenta de su posible uso insecticida. En la patente, la cual reproduzco en las imágenes 7 y 8, se puede leer al principio que el paradiclorobenceno se propone como sustancia mucho mejor que el alcanfor y la naftalina para polillas, ya que además de repeler mata. Se reclaman los siguientes usos:

«1. Proceso de destrucción de insectos perjudiciales mediante la exposición a los vapores de paradiclorobenceno.
2. Proceso de la protección de pieles y similares del ataque de insectos perjudiciales mediante la exposición a los vapores de paradiclorobenceno.
3. Proceso de destrucción de insectos que causan gran daño en los museos mediante la introducción de paradiclorobenceno en el interior de receptáculos que contengan los objetos para ser protegidos y los insectos para que mueran.
4. Proceso de destrucción de insectos que causan gran daño en los museos mediante la introducción de paradiclorobenceno en estado sólido en el interior de receptáculos que contengan los objetos para ser protegidos y los insectos para que mueran.»

Pero además de estos usos, se le dieron otros en agricultura. Hay que tener en cuenta que hasta la década de 1940, cuando se empezaron a utilizar compuestos sintéticos como el DDT o el HCH, el agricultor tenía pocas herramientas a mano para frenar las plagas. Así que no se iba a desaprovechar una materia activa como el paradiclorobenceno. Se propuso utilizarlo como fumigante de suelo contra larvas de coleópteros alrededor de árboles. En la imagen número 5, se puede leer un texto al respecto que pertenece al ‘Miscellaneus Publication No. 526’ publicado en 1943 por el Departamento de Agricultura de USA [5]

Fig 5. Miscellaneous Publication 526 US Dep. of Agriculture, p 26.

Para finalizar, comentar que a partir de 1945, el paradiclorobenceno se utilizó en sanidad ambiental principalmente para el control de polillas de la ropa y de insectos en colecciones de museos. Creo que en sanidad vegetal se utilizó poco como fumigante de suelo en árboles frutales. Para entonces, ya había compuestos sintéticos más efectivos.

Notas:

[1] COMMISSION DECISION of 14 August 2007 concerning the non-inclusion in Annex I, IA or IB to Directive 98/8/EC of the European Parliament and of the Council concerning the placing of biocidal products on the market of certain substances to be examined under the 10-year work programme referred to in Article 16(2) thereof.

[2] Número de registro 98-30-00686. Composición: paradiclorobenceno 99%.

[3] Reregistration Eligibility Decision (RED) for Para-dichlorobenzene (Revised December 2008), US EPA.

[4] US Patent 1.097.406, Process of destroying insects, Arnold Erlenbach (Dessau, Germany), Actien Gesellschaft für Anilin Fabrikation (Berlin, Germany), patentado el 19 de mayo de 1914.

[5] Miscellaneous Publication no. 526, United States Department of Agriculture, Whasington, November 1943.

Fig 6. La Vanguardia, jueves 18 de julio de 1945, página 2.

Fig 7. Producto americano con paradiclorobenceno./ Ebay

Fig 8. US Patent 1097406, hoja 1.

Fig 9. US Patent 1097406, hoja 2.

3 comentarios en “Sobre el paradiclorobenceno

  1. Christian dijo:

    Hola. He comprado un colgador antipolillas para el armario y señala en el envase que se deben tirar cuando ya no sirvan a un punto especial de recogida habilitado en los municipios. Quisiera preguntar si alguien sabe cuál es ese punto de recogida. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.