Altos niveles de piretroides en peces de ríos españoles

Carpas en el río Besós./ Desinsectador 2015

Hace unos días la prensa se hizo eco sobre un estudio publicado en la revista ‘Environment International’ que describe la preocupante presencia de insecticidas piretroides en los peces de cuatro ríos españoles: Hallan peces con alta contaminación por insecticidas en ríos españoles (La Vanguardia, 11-12-2014). Se analizaron 42 peces capturados en 20 puntos de muestro de los ríos Ebro, Llobregat, Guadalquivir y Júcar. En todas las muestras se presentaron concentraciones detectables de piretroides. Se detectaron 12 piretroides diferentes, de los cuales los que mayores niveles de concentración tenían fueron la permetrina (Ebro y Llobregat), la cipermetrina (en el Guadalquivir) y la tetrametrina (en el Júcar). Es la primera vez que se da cuenta de este hecho. También se encontraron otros compuestos peligrosos, pero tan solo lo piretroides estaban presentes en todas las muestras.

La industria química nos ha dicho que la familia de los piretroides son moléculas poco persistentes y que se degradan en menos de 100 días en el medio natural. Si esto es así, ¿por qué se ha detectado su presencia en todos los peces? Según uno de los autores del estudio, Ethel Eljarrat, “el hecho de que continuamente estén emitiéndose al entorno, dado su amplio y constante uso, hace que estén siempre presentes y se les pueda considerar contaminantes pseudo-persistentes”. En resumen, que los piretroides son usados masivamente. Esto lo sabemos quienes nos dedicamos al control de plagas urbanas, ya que no tenemos otras materias después de que se prohibiera  el uso de los organofosforados y carbamatos a finales de la pasada década. Aunque las cantidades que usamos en sanidad ambiental no son nada en comparación con las que usan en sanidad vegetal.

También nos ha dicho la industria química que los piretroides no se acumulan en el cuerpo de los mamíferos, ya que este este los degrada y expulsa. Sobre este aspecto, veremos qué se averigua en el futuro, ya que algún estudio apunta a que también se acumulan en el tejido graso. El hecho que se baraja es que un uso tan masivo y constante no permitiría que el cuerpo los eliminara del todo y pudiera dar, por tanto, lugar a problemas para la salud. Según leo en las noticias que hablan de este estudio, la Environmental Protection Agency (EPA) de los EUA tiene clasificados algunos de estos piretroides (cipermetrina, permetrina y bifentrina) como posibles carcinógenos humanos.

– Cayo Corcellas, Ethel Eljarrat, Damià Barceló. First report of pyrethroid bioaccumulation in wild river fish: A case study in Iberian river basins (Spain), Environment International, 11-2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.