Alimentadores de aves 1

Fig 1. Palomas en la calle Muntaner a la altura de Ronda General Mitre./ Desinsectador 09-2014

Este mediodía bajaba por la calle Muntaner de Barcelona. Iba hacia un cliente a realizar un tratamiento contra chinches, cuando he visto un grupo de palomas cerca de un contenedor. Al ver la estampa, mis neuronas se han conectado entre sí y me han mandado un mensaje simple y llano: fotos. Umm. Bien pensado. Fotos. Sí. Fotos. Y rápidamente he echado el ancla en el carril de carga y descarga que queda a la izquierda de la calzada. He puesto los intermitentes en modo emergencia y he salido de la furgoneta rápidamente.

Como se puede ver en las imágenes, las palomas están junto a los contenedores picotenado. Había trozos de pan seco y arroz. Por el número de aves congregadas, el alimentador lleva ya un tiempo alimentándolas en esa zona. Seguramente, media hora antes de que les lleve la comida, ya están expentantes en la zona. El alimentador, por lo menos, ha tenido el detalle de arrojar la comida junto a los contenedores. Lo habrá hecho disimuladamente. Como quien deja algo al pie del contenedor. De esta manera se expone menos a que le digan algo.

Años atrás vivía en la calle Nació en el barrio del Clot. Recuerdo que cada día, hacia las tres, bajaba una viejecita que vivía en un edificio de enfrente. Normalmente portaba dos bolsas llenas de pan. Antes de vaciarlas en medio de la acera, las palomas se echaban encima. Recuerdo que una media hora antes de que bajara, había congregadas centenares de palomas. Creo que no he visto antes tantas palomas juntas. De hecho, eran tantas que en menos de 10 minutos ya no quedaba casi nada de pan sobre la acera. Esta misma persona, volvía a subir a su casa para bajar con comida para los gatos. Todo un caso.

De todos los episodios de alimentadores que recuerdo, el más espectacular es el que viví hace un par de meses cerca del Mercado de Santa Caterina. Era hacia las 9 de la noche. Estaba con mi mujer cenando una pizza en una terraza. A unos pocos metros delante de mí, vi aterrizar una gaviota patiamarilla. Me sorprendió que llegara hasta el suelo en medio de un continuo ir y venir de gente. La gaviota se había arriesgado por un trozo de comida. Entonces oí a alguien que emitía algo parecido a un silbido. Aunque más bien parecía un chasquido. Miré a lo alto y vi a una mujer asomada a una ventana que llamaba a las gaviotas. Algunas estaban volando cerca. Y otras estaban posadas sobre los edificios cercanos. La mujer siguió silbando y tirando trozos de comida a la calle. Rápidamente me levanté, saqué mi cámara de bolsillo en intenté hacer unas fotos. Pero la poca luz me impidió sacar algo nítido. La gaviota voló. Y la mujer, al verme, se metió dentro. Miré al suelo y vi trozos de salchicha de Frankfurt. Un día tengo que pasarme con la cámara buena y retratar la escena.

Fig 2. Palomas en la calle Muntaner a la altura de Ronda General Mitre./ Desinsectador 09-2014

Fig 3. Palomas en la calle Muntaner a la altura de Ronda General Mitre./ Desinsectador 09-2014

Fig 4. Palomas en la calle Muntaner a la altura de Ronda General Mitre./ Desinsectador 09-2014

Fig 5. Palomas en la calle Muntaner a la altura de Ronda General Mitre./ Desinsectador 09-2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s