Los ratones que beben vino de Jerez

Ratón bebiendo vino en una bodega de Jerez./ ABC

Fig 1. Ratón doméstico bebiendo vino en la bodega González Byass./ ABC

C. Pradera, Barcelona, 18-12-2013

El control de ratones es el que más me pesa. Me gustan los ratones. Son simpáticos y listos. Suelo comentar que los humanos nos hemos puesto el nombre científico de Homo sapiens sapiens. Nos consideramos doblemente sabios. Falta de modestia. Sin embargo, si tan sabios somos, deberíamos admirar los numerosos animales que viven a nuestras expensas. Y el ratón doméstico (Mus musculus) es uno de ellos. Se unió a nosotros en Asia cuando empezamos a cultivar la tierra y a acumular grano. Algún ratón pasó y pensó que mejor vivir del Homo sapiens sapiens que buscarse la vida en el campo con los peligros que comporta.

Además de la inteligencia que demuestran los ratones, me gustan porque me han ayudado en alguna ocasión a controlar alguna infestación severa. Esto lo he consatado con clientes en los que tenían sus instalaciones llenas de cucaracha germánica (Blatella germanica). Si se está controlando un número elevado de germánica y también de ratones, es mejor no eliminar muchos ratones para que colaboren. El ratón se meterá donde tú probablemente no lo hagas. Sin embargo, el ratón no acabará con la plaga. Pero allí donde acceda, no habrá cucarachas.

Evidentemente no solo a mí me despiertan simpatía los ratones. Es algo general. En España tenemos el caso del Ratoncito Pérez por todos conocidos. Se trata de un personaje literario creado por Luis Coloma que escribió un cuento para el futuro rey Alfonso XIII por encargo de María Cristina de Habsburgo. Y sin ir más lejos, tenemos el caso de Mickey Mouse, personaje creado por Walt Disney en 1928 que ha devenido icono mundial. Y dentro de los dibujos animados, tenemos la famosa pareja de un gato y un ratón, Tom y Jerry. Ambos son personajes creados por William Hanna y Joseph Barbera, quienes años más tarde crearon los ratones Pixie, Dixie y el gato Jinks.

Un caso interesante que refleja la simpatía que despiertan los ratones es el de las bodegas González Byass de Jerez de la Frontera. En la edición digital del periódico ABC ha aparecido una noticia que explica el caso: ‘La increíble historia de los ratones que beben vino de Jerez’ [1]. En estas bodegas ofrecen vino y grano a los ratones que moran entre los toneles. Tal y como se puede ver en las imágenes 1 y 2, se colocan catavinos en el suelo para degustar el famoso vino de Jerez dotados de una escalerita para facilitar que los ratones beban. En cuanto se deja la bebida y la comida en el suelo, parece que salen los ratones rápidos y sin temor. Este espectáculo se ofrece a quienes visitan las bodegas por lo que quedarán asombrados y encantados de tanta simpatía.

Los responsables de las bodegas justifican la presencia de ratones porque se alimentan de “los insectos dañinos que habitan en las maderas de los toneles y que son perjudiciales para el resultado final del vino”. Sinceramente, no sé a qué insectos en concreto se refiere. Está claro que será alguna carcoma, pero no sé si es Lyctidae, Anobiidae o Cerambycidae. Ahora bien, creo que esta explicación debemos considerarla como una justificación de lo que es una licencia artística. Una bodega está dentro de lo que llamamos industria alimentaria y como tal no debería haber ningún organismo nocivo que pueda actuar como vector.

Parece ser que esta simpática tradición fue instaurada por José Gálvez Buzón, quien ejercía el cargo de capataz en las bodegas [2]. Un día  observó que un ratón goloso se acercó de manera sigilosa a un charco de vino. Y también observó los efectos del vino en el ratón que son los mismos que en las personas. Esto gustó a José Gálvez porque vio lo bueno que era el vino que hasta a los ratones gustaba. Así que además de vino, los fue alimentando con queso. Luego pensó que algo tenían que trabajar los ratones y dispuso el vino en catavinos a los que colocó una escalerita. Y claro está que a los ratones nada les costó trepar por la escalerita para darse un gusto.

Pues bien, este espectáculo de los ratones bodegueros se hizo famoso. Y fue la razón de que las bodegas González Byass tuvieran muchas visitas porque todos querían ver los ratones hebrios. Y claro está que ello fue la perfecta publicidad para sus productos. Por mi parte, espero un día poder ver esta maravilla de ratones.

Notas:

[1] La increíble historia de los ratones que beben vino de Jerez. ABC, 18-12-2013. Consulta: 18-12-2013.

[2] Al que no le guste el vino es un animal: los alegres ratones bodegueros de Jerez. 13-12-2013. Enlace: cookingideas.es/al-que-le-guste-el-vino-es-un-animal-los-alegres-ratoncillos-de-jerez-20131213.html (Consulta: 18-12-2013).

Fig 2. Ratones bodeguero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .