Sobre Dienerella filiformis (Coleoptera, Latridiidae) en una cocina de Campdevànol

Fig 1. Lámina adhesiva de insectos rastreros AF de Killgerm bajo lavavajillas./ C. Pradera 12-2020

C. Pradera, Barcelona, 19-12-2020

Ayer pasé la mañana en Campdevànol, Ripollès, atendiendo clientes. Por suerte no hacía frío, para lo que debería hacer en esta época, y el día se mantuvo nublado pero sin lluvia. Hay que apuntar que en esta localidad situada por encima de los 700 metros de altitud al norte de Cataluña, hay pocas plagas domésticas (o estructurales) de insectos. Sí en cambio, de abundan los múridos: rata de alcantarilla, rata negra y ratón doméstico. Pero bueno, siempre se encuentra algo interesante si se sabe buscar.

Estuve en una cocina de un centro escolar. Todo correcto. Mucha limpieza. Me entretuve con una trampa para insectos que estaba bajo un lavavajillas. Este espacio es interesante porque se encuentran insectos que sacan partido a tanta humedad. En la lámina adhesiva encontré cuatro latrídidos (Latridiidae). También había algunos colémbolo y bastantes piojos de los libros. Por lo menos había tres especies de psocópteros. Una del género Liposcelis, otra del género Ectopsocus y una tercera que no me he entretenido en identificar, porque lo que me interesan son los coleópteros diminutos. Como se puede ver en la imagen número 1, la lámina está limpia para llevar tres meses. Pero es que las condiciones higiénicas de la cocina eran más que correctas.

A la hora de identificar los latrídidos, me he ayudado del manual de Otero y López de 2016 [1]. Se trata de un magnífico texto editado por el Museo Nacional de Ciencias Naturales para la colección Fauna Ibérica. Los cuatro individuos pertenecen todos a una misma especie, a Dienerella (dienerella) filiformis. Existen un largo número de especies ibéricas del género Dienerella que se encuentran clasificadas en dos subgéneros Cartoderema y Dienerella.

Descubrí estos interesantes coleópteros en 2014 cuando encontré una gran infestación en una planta de sótano de un hospital de Barcelona [2]. Habían hecho una reforma y toda la tabiquería era a base de planchas de cartón yeso (Pladur). El problema vino cuando el cartón yeso se humedeció debido al nivel alto de la capa freática de esa zona de Barcelona. Entonces pasó lo que pasó, la celulosa dio origen a que los hongos se reprodujeran y con ello hubo alimento para los psocópteros y latrídidos. Nunca antes había visto juntos tantos diminutos coleópteros. Lo mejor del caso fue la tarde que estuve entretenido resolviendo el caso. En aquel entonces identifiqué la especie como probable Dienerella (dienerella) costulata.

Fig 2. Coleóptero Dienerella filiformis./ C. Pradera 12-2020

En el manual de Otero y López, se da para D. filiformis la longitud de 1’3 mm. Como indicaba son insectos muy pequeños que pasan desapercibidos como no sea que aparezcan en gran número. Respecto a su distribución geográfica se la sitúa como ampliamente distribuida por la región paleártica y también se la encuentra en Estados Unidos. Teniendo en cuenta el período de hiperglobalización en el que vivimos, cabe la posibilidad de haya llegado a otros continentes. Respecto a su biología se dice: “se puede encontrar en harina y pan viejos, paredes y techos mohosos, bodegas, muestras de levaduras de cerveza seca, en hongos, raíces, etc”. Es por ello que esa especie la podemos clasificar dentro de las plagas de productos almacenados.

En el manual ‘Atlas of Stored-Product Insects and Mites’ de 2013 [3], se citan tres especies del género Dienerella, D. argus, D. filiformis y D. filum, todas ellas presentes en la Península Ibérica. Ahora bien, para entender la gran presencia de esta familia, en este manual se citan otras 14 especies más. Por tanto, son 17 latrídidos con incidencia en los productos almacenados. Seguramente habrá más.

Quiero finalizar apuntando que los latrídidos están muy presentes en los edificios. Si se dan condiciones idóneas para su desarrollo, lo harán en gran cantidad. Por otra parte, al ser tan pequeños y no aparecer en manuales de control de plagas, no son tenidos en cuenta. Y cuando aparece una infestación de latrídidos, no se sabe identificar correctamente y no se sabrá solucionar la infestación, tal y como ha pasado en una infestación importante en Barcelona de la que he tenido constancia recientemente. En vez de retirar la plancha de cartón yeso afectada por hongos, dejar que se secara la zona y sustituirla, se procedió a realizar pulverizaciones y nebulizaciones sin ton ni son.

Notas:

[1]  José Carlos Otero & María José López. 2016. Coleoptera, Latridiidae. Fauna Ibérica, Vo 42. Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), Madrid. 288 pp.

[2] C. Pradera. 04-04-2014. Infestación de escarabajos latrídidos (Coleoptera, Latridiidae). El desinsectador y desratizador.

[3] David W. Hagstrum, Tomasz Klejdysz, Bhadriraju Subramanyam & Jan Nawrot. 2013. Atlas of Stored-Product Insects and Mites. AACC International, St. Paul, Minnesota. 589 pp.

Fig 3. Coleóptero Dienerella filiformis./ C. Pradera 12-2020

Fig 4. Coleóptero Dienerella filiformis./ C. Pradera 12-2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .