Entrevista a Amador Barambio

Fig 1. Amador Barambio Zarco en septiembre de 2002.

C. Pradera, Barcelona, 29-04-2020

Es una suerte conocer a Amador Barambio Zarco. Mi primer contacto con él fue como alumno suyo en un curso de madera en 2012. Pero no fue hasta 2016 que lo conocí personalmente. Amador es más que un profesor, es un maestro. Un profesor transmite unos conocimientos. Un maestro transmite además unos valores, una visión de la vida y una manera positiva de entender las cosas.

Quien lea la entrevista se dará cuenta de la importante trayectoria de Amador. Ha tocado prácticamente todas las teclas de nuestro sector. Esto le ha dado una destacada perspectiva. Su curiosidad y capacidad intelectual le ha llevado a estudiar muchísimas materias y a enfrentarse a retos. La entrevista son pinceladas de lo que ha vivido. Es mucho lo que podría explicar. De él valoro su carácter abierto y afable y su inteligencia. Y además, su disposición de ayudar. Son muchas las personas a las que ha ayudado y sigue ayudando. En la actualidad está felizmente jubilado.

.

¿De qué ejercías antes de entrar en el sector de control de plagas?

De formación, soy Químico. Trabajé como profesor de Matemáticas y de Informática. Ejercí en Institutos de Guadalajara, Sigüenza y Alcalá de Henares. Era funcionario interino del Ministerio de Educación y Ciencia. En aquella época me presentaba a las oposiciones, pero no era capaz de aprobarlas. Por cada plaza éramos 25 y había personas recién licenciadas con los conocimientos recientes.

¿Cómo llegaste al control de plagas?

Decidí meterme en el sector privado y enviar mi currículum a multitud de empresas. Una de e ellas era American Pest Control de Madrid. Mi hermano Juan, que es Economista, había sido compañero de la facultad de José Antonio Arizmendi, gerente de esta empresa. Y me dijo que le diera el currículum, que él también se lo mandaría porque era amigo suyo. A mi hermano le parecía bien que yo hiciera este cambio y dejara la enseñanza. Era el año 1994. El puesto de trabajo era de comercial y nos presentamos del orden de 150 personas. Había ingenieros, veterinarios, etc. El sueldo en aquella época eran 72.000 pesetas brutas y 68.000 pesetas netas. Y como funcionario yo ganaba 250.000 pesetas brutas.

¿Cómo fue?

Total, me presento y me hacen la entrevista. Y de los 150, quedamos 5 candidatos finales. Yo tenía un currículum de enseñanza brillante porque era una persona muy inquieta e hice gran cantidad de cursos. Y José Antonio me dijo que tenía un currículum excelente, que sabía que era hermano de Juan y que era una persona sana que no le iba a engañar, etc. Pero tenía otra persona que hablaba idiomas y tenía mejor formación de comercial. Me dijo que iba a optar por él y que iba a ver qué tal le salía. Así que yo seguí de profesor. Estaba en un instituto en Torrejón. Y al cabo de dos meses, José Antonio me llama y me dice: “Amador, te voy a hacer una segunda entrevista y a ver qué pasa.” Me reuní con él y me explicó que había sido un fracaso el candidato que él creía que era el mejor. Y entonces iba a elegir al que en teoría para plagas era el peor, pero tenía la convicción de que yo iba a trabajar bien el tema.

Era un cambio de trabajo importante.

No fue fácil la elección. Mi mujer y yo nos trasladamos a Madrid. Veníamos del medio rural donde ganábamos ambos un buen sueldo. Al principio no llegábamos a final de mes. Por suerte no tenía hipoteca y teníamos dinero que habíamos ahorrado. Entonces tenía que hacer clientes como fuera. Y lógicamente hacía puerta fría. Hacía 45 puertas frías diarias. Era un número bastante habitual. Al principio, estuve un tiempo con José Antonio y me enseñaba cómo se trabajaba. Me iba por las mañanas con los aplicadores para ver cómo trabajaban. Y con ello calculaba los productos que gastaban y los tiempos que tardaban.

¿Qué funciones ejerciste en la empresa?

Hacía de comercial, pero también hice las funciones de Director Técnico. Entonces, en Madrid, era necesario tener un licenciado en la empresa. En ANECPLA, de la cual José Antonio fue fundador y estuvo en la Junta Directiva, exigieron que había que tener un licenciado además del carnet cualificado. Estando yo, nada más entrar, en el mes de mayo José Antonio me dice que ANECPLA va a hacer el primer curso de aplicador de nivel básico y cualificado que se va a realizar en España y me preguntó si me atrevía a dar clases. Yo le dije que sí, que yo venía del mundo de la enseñanza desde que había acabado la carrera. Le pregunté qué había que dar. Y me dio un material para preparar las clases. Y yo fui unos de los profesores junto con Felipe Antón, que era veterinario, y con otra persona, veterinario también, que trabajaba en INTI. Si no recuerdo mal, el primer curso fue impartido en mayo de 1994. Yo me sentí muy halagado por la proposición y cogí todo el temario de productos químicos, formulaciones, etc. Pero puedes imaginar mi miedo escénico al entrar en clase y encontrarme a 25 compañeros, que el que menos experiencia tenía era de 15 años. En el curso conocí a un montón de personas. Y conocí a personas que llevaban toda su vida en el sector.

Fig 2. Amador Barambio en octubre de 2003.

En aquella época era pulverización pura y dura. ¿Recuerdas qué productos aplicabais?

Nosotros trabajábamos con una metodología que era aplicación de emulsión concentrada de clorpirifos y vapona para pulverizar. Esto se utilizaba de choque. Después se utilizaba una nebulización con cipermetrina high cis y Fumigol.

Un buen tratamiento contra cucarachas.

Y una vez que me formó, José Antonio me soltó. Soy una persona trabajadora y aumenté considerablemente la facturación tras 2 años y 9 meses que estuve en la empresa. Él estaba muy contento conmigo y yo con él, fue un buen maestro para mí.

¿Cómo se fundó American Pest Control?

Tenía una estructura familiar. Ellos venían de Perú de donde se tuvieron que marchar a causa de un golpe de estado izquierdista. Eran de una familia acomodada de allí. Iban a nacionalizar empresas y tuvieron que salir para España. Estando en Madrid, pensaron en montar una empresa de control de plagas. Y entonces el padre de José Antonio llamó a Orkin y se fue a Florida a recibir una formación. Entonces reprodujo aquí la metodología de trabajo y el marketing de Orkin. Nosotros éramos la única empresa que llevaba los coches ratón con orejas y rabo. La empresa fue fundada en 1974.

¿Qué estructura tenía entonces la empresa?

Había cuatro o cinco técnicos. Y las labores comerciales las hacía José Antonio. La empresa estaba muy bien montada. José Antonio tenía la cabeza bien amueblada. Por ejemplo, me mandó a París a hacer un curso de control de termitas al CTBA (Centre Technique du Bois et de l’Ameublement). Hacíamos tratamientos DDD, de xilófagos y también fitosanitarios. Además, José Antonio tenía mucha profesionalidad y mucho oficio. Me dio mucha libertad. Yo podía ir a presupuestar un hospital y, aunque él sabía que este cliente no lo íbamos a ganar, me dejaba ir para que aprendiese. Y cualquier bicho que llegase me dejaba investigar por difícil que fuese. Entonces no teníamos internet ni tanta información como ahora. Iba a un entomólogo de la Escuela de Ingenieros Agrónomos que me ayudaba a identificar los bichos. Entonces teníamos un cañón Tifone que iba montado en una pick-up y hacíamos tratamientos fitosanitarios. Éramos una empresa muy conocida gracias a los coches y furgonetas que tenían las orejas metálicas que simulaban un ratón. Los niños al vernos decían: “Mira papá un coche ratón”

¿Cuándo dejas American Pest Control?

En un momento dado, en septiembre de 1996, me vi estancado y quería aprender más. Mandé el currículum a empresas del sector que aparecían en las páginas amarillas. Me llamaron de Profinal y de CTS para hacer una entrevista. Y me metí en Profinal. Era una empresa que se había formado al comprar la cartera de clientes de la empresa Final que tenía una franquicia para España entonces de Terminix, la empresa número uno de plagas mundial. Tenían toda la documentación y manuales de Terminix. Yo quería aprender. Así que me metí en Profinal. Desde un principio dejé claro que no me llevaría clientes que había hecho para American Pest Control.

¿Qué estructura tenía Profinal?

Entonces tenía solo tres técnicos y estaba especializada en comunidades de propietarios. Querían meterse en otros mercados. Sin embargo, a mitad de mes de septiembre no lo vi claro.

¿Y qué hiciste?

Tuve una entrevista con Ángel Izquierdo, gerente de GMB Internacional. Buscaba un comercial para GMB y un director técnico para CTS Madrid. Me preguntó qué puesto me interesaba más. Le dije que conocía bien el control de plagas, pero me interesaba la parte de la fabricación para aprender. Entonces me contrató como comercial de GMB para vender a nivel nacional. Allí estábamos Paco Vega y yo en unas oficinas de la avenida de Portugal como comerciales.

Fig 3. Amador Barambio con Enrique García en Tecnoplagas en febrero de 2004.

¿Cómo se formó GMB?

Ángel Izquierdo era un alto directivo de Viajes Marsans. Quiso entrar en las aplicaciones y conocía a Julián Tejada de Apinsa que vivía en Valencia y había trabajado en Garant del Sr. Fontanet. Se asociaron y montaron GMB Internacional a partir de la adquisición de GMB Traitement, empresa de control de plagas de Barcelona.

¿Cómo te fue como comercial de productos de control de plagas?

Estaba Paco Vega de comercial en GMB. Se me dio una cartera de clientes inicial y unas zonas de España. Lógicamente Paco Vega se quedó con las mejores clientes, dado su veteranía en la empresa. GMB vio que tenía potencial didáctico y mi misión fue no la de comercial clásico, sino la de venta técnica. Empezamos a hacer sesiones formativas (workshops) en las que dábamos formación técnica general, además de enseñar nuestros productos y equipos. Según mi información, fuimos los primeros en venta técnica. Con esto hubo un aumento de las ventas. Se vio que el comercial clásico no era adecuado para nuestro sector. Se necesitaba venta técnica. Hubo en ese momento un cambio de mentalidad porque entraba en el sector gente preparada que venía de la universidad. La fortuna me sonrió cuando la multinacional francesa Rhône-Poulenc eligió a mi empresa como distribuidora del gel para cucarachas Goliath.

¿Cómo fue el lanzamientos del Goliath Gel?

En 1997. La fortuna me sonrió cuando la multinacional francesa Rhône-Poulenc eligió a mi empresa como distribuidora del gel para cucarachas Goliath. Llegó Rhône Poulenc buscando una empresa para comercializar el gel en España. Hablaron con Sanitrade y con Quimunsa. Pero en GMB encontraron una comunicación muy fluida, ya que yo hablaba perfectamente francés y el personal técnico de Rhône Poulenc no sabía español. En este punto pienso que tuve un papel protagonista. Ellos quisieron que nosotros distribuyéramos el producto y también Quimunsa. Recuerdo que hicimos una prueba con Goliath en un bar del paseo de Extremadura de Madrid donde íbamos a comer y a tomar cafés habitualmente. Entonces teníamos la oficina en la avenida de Portugal. Fue super impactante. A Paco Vega se le ocurrió colocar una gota por el exterior de la barra y nos quedamos en la barra a ver, y las cucarachas salieron a comer. Hacíamos broma porque los tratamientos aquí eran auténticas bombas químicas. Fuimos con Daniel Lucien y Eric Cazeneuve que habían participado en el desarrollo del producto. Nos quedamos alucinados porque salieron en seguida las cucarachas a comer. Vimos que el producto era fantástico y se firmaron los acuerdos comerciales. A partir de ahí se decide en el invierno de 1998 hacer una presentación del producto por toda España.

La aparición de Goliath Gel fue una revolución.

Goliath es una obra maestra formada por 32 sustancias distintas para atraer a las cucarachas. Encontraron la materia activa, el fipronil, por casualidad. Tuvieron mucha suerte. Se explica que, cuando estaban haciendo las pruebas de laboratorio, a un trabajador que estaba manipulando el producto se le cayó sin querer en una superficie y se escaparon cucarachas de un terrario. Después vieron que cuando las cucarachas pasaban por encima quedaban muertas patas arriba. Lo bueno es que además de usarlo para el mundo agrícola, se les ocurrió hacer un gel. Cogieron la patente de un apicultor suizo de una serie de sustancias alimenticias para las abejas para mantener la colmena durante el invierno. Le añadieron el fipronil y algún fungicida y conservante. Para aplicarlo, fuimos a buscar la pistola Walmart que venía del mundo veterinario de Uruguay.

¿Cómo fue recibido?

Nunca olvidaré cuando empezaba mi exposición en las salas de los hoteles y decía: “Una gota mata mil cucarachas debido al efecto dominó”, con una pistola dosificadora del gel armada con el cartucho, como si fuese un James Bond cualquiera. De pronto estallaba una carcajada general que me impedía seguir mi exposición y que tardaba bastantes minutos en volver a la normalidad. Mi superior y los franceses se ponían nerviosos, como es natural, y a mí me era imposible hacerme con el control, aunque lo intentaba. Pude escuchar algunas frases tales como: “Pobrecito, qué tonterías tiene que decir para ganarse el pan de sus hijos” y cosas por el estilo. Felizmente con el paso de los años, algunos clientes me pidieron perdón por las risas y me dijeron que tenía razón en cuanto al magnifico producto que es el Goliath.

Se comprende dada la manera de trabajar de la época.

También les decíamos que si querían los acompañaríamos para hacer una demostración. La demostración más impactante fue con Imanol, el veterinario que era socio de Comercial Irati de Guipúzcoa. Era una empresa con la que tenía mucha confianza. Fuimos a hacer una demostración a una sala de calderas de un Cotolengo. Al entrar con los aplicadores vimos una cucaracha negra. Les di la pistola para que se familiarizaran porque esta iba a ser su herramienta de trabajo. Les dije que pusieran una gota. Entonces la cucaracha se da la vuelta y se pone a comer delante de nosotros. Y ellos dicen: “¡Hostia! ¿Y esto funciona así?” Yo les dije que yo no vendía humo, que era honesto y me darían la razón. El producto era una revolución para ellos. Se les acababa trabajar las noches y los fines de semana. No había plazo de seguridad.

Fig 4. David Mora, Lidia Ariza, Eugenia Alcaide y Raquel en Palenciana (Córdoba) en 2004, primer casco urbano tratado con cebo contra termitas en España entre 1999 y 2001.

¿Cuántas presentaciones hicisteis?

Realizamos 10 wokshops por toda la geografía peninsular e islas para dar a conocer tan magnífico formulado. Soy bilingüe, y este hecho me permitió que, durante los viajes y tiempos entre las intervenciones, conviviese con el ingeniero agrónomo Sylvestre Jobic, responsable comercial del gel a nivel mundial y perfecto conocedor del desarrollo del gel en todos los niveles, pienso que es lo más cercano a un master lo que recibí pues tocamos todos los temas I+D, fabricación, propiedades químicas del formulado, comercialización, etc.

¿Hasta cuándo estuviste en GMB?

Estuve en GMB tres años y nueve meses. Llegó un momento que me cansé de viajar. Ángel Izquierdo sufrió un ataque de corazón, Paco Vega marchó a Sanitrade y me quedé solo al frente del departamento comercial. No daba abasto. Necesitaba un cambio y entonces me entrevisté con gente del sector. Yo quería volver al tajo, a las aplicaciones. Conocía a mucha gente del sector. Tuve una entrevista con Aventis CropScience, formada a partir de la fusión de Rhône Poulenc con Hoeschst, porque querían que me hiciera cargo de toda la venta de productos para España y Portugal. Sin embargo, se dieron cuenta que podían dejar sin comercial a GMB y esto podía afectar a la venta de Goliath Gel. Entonces decidieron no contar conmigo, y cogieron a Xavier Amenós. También tuve otras ofertas como la de ir a PCI (Pest Consult International) donde podría ejercer de Director Técnico. Conocía al propietario de cuando estaba en American Pest Control porque presupuesté la comunidad de propietarios de la que era presidente y le gustó mucho mi manera de trabajar. Cuando Ángel Izquierdo se recuperó y se cogió a una persona para hacer de comercial, entonces pensé que era el momento de saltar. Y en el mes de septiembre de 2000 me fui.

¿Cómo era PCI?

Éramos 24 personas. Teníamos cobertura por todo el territorio. Teníamos cinco técnicos en Madrid, uno en Cataluña, uno en Andalucía y otro en el Norte. Esto permitía tener grandes clientes como bancos o franquicias de restauración como Telepizza. Yo hacía de Responsable Técnico puro y duro. Me dediqué a la formación de los de técnicos, entre otras muchas cosas. En Madrid tuvimos un equipo de técnicos muy bien preparados. Tuve algún disgusto como cuando se me fue un técnico muy bien preparado. Tuvimos problemas con un técnico nuevo que cogimos. A finales del 2001 me encontré un poco desmoralizado. Me vi como cuando había empezado. Y el propietario me dijo que podíamos perder Telepizza y esto implicaba despedir gente. Y además tenía ofertas de Rentokil y de ISS para comprar la empresa. Finalmente la compró ISS.

¿Qué hiciste?

Había tenido contactos con Sanitrade tiempo atrás para que llevará el sistema Sentri Tech. Pero entonces estaba en GMB y no me parecía ético pasar a un competidor. Entonces Sanitrade cogió a un técnico mío de PCI, a Paco Salas, para que llevara Sentri Tech. Dow trajo Sentri Tech a España en 1998 y ellos mismos lo distribuían al principio. Pero entonces se dieron en cuenta de que lo mejor era que lo llevara una empresa de distribución y se lo ofrecieron a Sanitrade. Y pasó que Paco Salas me dijo que iba a dejar el trabajo. Entonces hablé con Sanitrade y entré en el 2002.

Fig 5. Amador Barambio en Palenciana (Córdoba) en 2004, primer casco urbano tratado con cebo contra termitas en España entre 1999 y 2001.

¿Cómo fue en Sanitrade?

Me dediqué prácticamente en exclusiva a las termitas. Me puse a viajar por toda España para enseñar el sistema de cebos de Sentri Tech. Me encantaba el tema de las termitas y de la madera. Entonces llegó el Xilix Gel de Cecil, una empresa francesa de la zona de Lyon que quiso distribuir su producto en España. Y se encuentra con una persona en España que habla perfectamente el francés lo cual facilita la comunicación. El contacto fue porque fuimos a una feria de construcción en París para hablar con Cecil para distribuir el Termifilm. Negociamos y pudimos distribuir el producto. Y luego llegó el Xilix Gel, un producto revolucionario. Fue todo un acontecimiento, porque dada su penetración en la madera tratada de al menos 1 centímetro, consiguió que muchas empresas comenzasen a realizar tratamientos contra los xilófagos cuando anteriormente lo rechazaban, dado que no existía formación adecuada, como ocurrió en la década actual con los cursos de TP 8, aplicador y responsable técnico. Organizamos workshops para presentar el producto. Recuerdo que la demostración que idearon los franceses de, al comenzar la sesión, brochear el gel en dos prismas cuadrados de madera de pino y de roble, fue genial porque a lo largo de la sesión los asistentes podían ver como iba penetrando y la gran penetración que se apreciaba, impacto muy favorablemente en la bondad y eficacia del gel.

Fue una época de novedades.

En Francia eran punteros. Teníamos un acuerdo comercial con Cecil que nos obligaba a estar en la feria Batimat en París para atender a los clientes que venían de habla hispana. Esto permitió conocer productos que luego llevamos a España. Allí vi un producto que me impactó mucho, el Sylvatest. Era una aparato de ultrasonidos para evaluar la calidad de la madera. Y también vi el Termatrac, un aparato espectacular, que permite detectar el movimiento de las termitas en muros y madera.

Fig. 6. Amador Barambio impartiendo clase en ANECPLA en marzo de 2009.

Entre otras cosas, te convertiste en un experto en tratamientos con cebos.

He tenido la suerte de conocer bien los cuatro sistemas del mercado, los tres actuales, Sentri Tech, Termigard y Exterra, y el desgraciadamente desaparecido Termitania, y debo decir, que pasé a ser un buen conocedor de estos sistemas. He escuchado los comentarios a favor y en contra de los sistemas. Sin embargo, todos los sistemas funcionan adecuadamente si se realizan bien las implantaciones y revisiones posteriores. En la actualidad calculo, que entre obras realizadas, diseñadas y auditadas, debo estar próximo a las 3.000 obras.

¿Hasta cuándo estuviste en Sanitrade?

Miguel Piqueras de Valencia, que tenía la empresa de control de plagas Deslin, me propuso participar en una consultoría. Entonces creó Consulting DDD. Ofrecíamos servicios de asesoría, implantación de normas ISO, formación en tratamientos de madera y plagas, etc. Destacaban las inspecciones de madera. Eran muy completas y disponíamos de un resistógrafo. Y allí fue cuando contacté con el CTBA y pude ser auditor de apoyo del sello CTB-A+. Conocí en una feria a Nathalie Bergeret, ingeniera forestal, del CTBA y responsable de ese sello. Y se dio cuenta de que podía haber mercado en España para el sello CTB-A+ y que podía hacer una labor gracias a los contactos que tengo. Con Consulting DDD hicimos inspecciones importantes como la Mezquita de Córdoba o el Museo del Teatro de Almagro. Pero llegó un momento en que el proyecto no se podía mantener.

¿Es cuando empiezas con Ambihelp?

Sí. En enero de 2007 me salió un proyecto en Cataluña para implantar en tres empresas las normas ISO 9001 y 140001. Una de ellas es Helpes21 de Ángel Berna. Ángel es el distribuidor del Audiotermes, el equipo para la detección de termitas. Y es una herramienta imprescindible para mí, haciendo inspecciones de patologías de la madera. Yo quería ponerme por mi cuenta. No sabía qué nombre ponerme. Y Ángel Berna tenía la marca Ambihelp que no pudo desarrollar y me la ofreció. Y empecé a trabajar como auditor de apoyo para el sello del CTB+A. Sucedió que María José Alonso de DL50 y Ángel Berna de Helpest21 se habían presentado para el grado de experto del sello CTBA+. Yo los acompañé a Burdeos para ayudarles como traductor en el examen y aproveché para hacer el examen también. Nos hicieron un examen escrito, uno práctico y uno oral. A partir de ahí el CTBA me ofrece la posibilidad de hacerme auditor de apoyo, lo cual implicaba formarme en Francia. Realicé 10 jornadas de auditorías por todo el Sudeste francés.

¿Con Ambihelp empezaste a dar mucha formación?

Sí. Comentar que fui pionero de los primeros cursos de Nivel 2 y Nivel 3 que se impartieron, a nivel nacional, en el CIFO de Santa Coloma de Gramenet. Fue todo un reto profesional impresionante lograr impartir 290 horas y 430 horas teóricas respectivamente, sin la bibliografía que existe en la actualidad, contando solamente con mi dilatada experiencia y con muchísimo esfuerzo de preparación de las clases. Después de esos dos cursos, he impartido múltiples cursos más a lo largo y ancho de la geografía española, intentando siempre transmitir la mejor enseñanza posible y la dignificación y profesionalización de nuestro querido sector. Espero haberlo conseguido.

Hay que agradecerte Amador que entraras a trabajar en el control de plagas. Has hecho grandes aportaciones y ayudado a mucha gente.

Quiero añadir que como creyente que soy, no puedo olvidar dar a Dios, mi más profundo y sincero agradecimiento, por su amor y bondad hacia mi persona, pues me ha dado oportunidades y experiencias maravillosas, que me han permitido crecer como persona y como profesional. Igualmente agradezco sinceramente a todos aquellos compañeros del sector que a lo largo de mi caminar por él, compartieron su tiempo y experiencias conmigo, les debo mucho y siempre he intentado devolver tanto o más de lo que he recibido. Estoy especialmente agradecido a José Antonio Arizmendi de American Pest Control por ser mi maestro iniciador a esta ventura que ha durado 26 años.

Fig 7. Amador Barambio y Luiz Roberto Fontes, biólogo experto en termitas, en un congreso en Brasil en mayo de 2013.

Un comentario en “Entrevista a Amador Barambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .