Parches repelentes de mosquitos, ¿son eficaces?

Fig 1. Siete ejemplares de mosquito tigre (Ae. albopictus) que no son afectados por un parche repelente antimosquitos./ Desinsectador 08-2018

Introducción.

A la pregunta que planteo, la respuesta es rotunda: no son eficaces. Bien claro. Los parches no libran de las picaduras de los mosquitos (Culicidae). Obsérvese la imagen número 1 donde se verán siete hembras de mosquito tigre (Aedes albopictus), indicadas con flechas rojas, que no se sintieron repelidos en ningún momento por un parche que situé en mi sandalia, indicado con flecha verde. Como bien sabemos, de la misma manera que no funcionan las pulseras antimosquitos [1], tampoco lo hacen los parches supuestamente repelentes. Lo grave del caso es que, a pesar de que no funcionan, hay gente que recomienda parches y pulseras. Sin ir más lejos, hace un mes hablé de ello con una madre que estaba indignada porque le obligaron a comprar una pulsera para su hijo. Y era una condición sine qua non para ir a una casa de colonias.

Fig 2. Anverso de envase de Repel Bite Natural./ Desinsectador 08-2018.

En esta entrada he puesto a prueba uno de los varios parches repelentes que se comercializan para supuestamente repeler insectos y evitar que nos piquen. Todos estos productos se comercializan remarcando que llevan sustancias naturales que desprenden un olor agradable para nosotros, pero no para insectos como mosquitos, razón por la que nos dejarán en paz. El producto del cual muestro su ineficacia es Repel Bite Natural de Laboratorios Dr. Esteve de Barcelona. Quiero mostrar simplemente que estos parches son una tomadura de pelo en toda regla. Y lo grave no es ya que no funcionen, sino que el responsable de su comercialización se esconde para evitar que podamos interponer una denuncia. El parche repelente es otro de los productos antimosquitos que cada verano se venden a miles a costa del incauto y desinformado consumidor. Y más grave es que se venden tocando la fibra sensible y diciendo que protegerá a los niños de la picaduras, situación ante la cual unos padres protectores no escatimarán en su compra.

Lo delicado del caso es que, por una parte, estos productos se venden en farmacias que deberían ser lugares donde comprar con seguridad. En el caso de Repel Bite Natural, viene además avalado por un prestigioso laboratorio farmacéutico. Y por otra parte, estos productos ponen en riesgo la salud de las personas al desprotegerlas. Es decir, hacen justo lo contrario de lo que deberían hacer.

Situación.

Fig 3. Reverso de envase de Repel Bite Natural./ Desinsectador 08-2018.

Hace 15 días vi en casa de un cliente una caja de parches repelentes de la marca Cer’8 Tigre que comercializa Mauris Exclusivas SA de Barcelona (figuras 10 a 13). Se publicita bajo la frase “proteja a su familia” tocando la fibra sensible. Son 24 parches “100% natural y ecológico” de “venta en farmacias”. El contenido de cada parche es de “60 mg. de aceite esencial de Eucalyptus Citriodora, Lemongrass y Tea Tree en microcápsulas”. Al ver este producto me planteé hacer una prueba de campo. Me he dado cuenta de que se trata de un producto en auge. Y bien vale la pena dejar testimonio para informar a otras personas.

Al salir del cliente, fui en busca de una farmacia. Pedí a la persona que me atendió que quería parches repelentes. Buscó en un cajón, sacó un paquete de Repel Bite Natural. Pregunté si servían para evitar los mosquitos. Me dijo que sí. Pagué 8’50 euros. Salí de la farmacia y me puse a leer el contenido de la etiqueta. En la imagen número 2, se puede ver el anverso. El nombre del producto no deja dudas. Repel Bite Natural es un nombre comercial compuesto por tres palabras inglesas que traducido al castellano son “repeler”, “picadura” y “natural”. Importante es que se remarca la palabra “natural” sobre una franja verde. Esto ya nos hace sospechar que se quiere aprovechar los tics y prejuicios del comprador que cree que todo lo natural es mejor, así como de connotaciones “eco”. Su contenido es de “24 parches de citronela”. Pero más interesante es el reverso de la etiqueta que se puede ver en la imagen número 3. Es aquí donde uno se percata de la tomadura de pelo. En ningún momento se puede leer que el producto tenga acción repelente, ni contra qué artrópodos protege, ni cuánto tiempo protege. Parece increíble, ¿no? Veamos.

Fig 4. Sobre interior de Repel Bite Natural./ Desinsectador 08-2018.

La descripción del producto es que Repel Bite Natural “son parches con citronela que desprenden un agradable aroma cítrico. Son ideales para viajes y todo tipo de actividades al aire libre.” Nada más. Sobre su modo de empleo se explica que los parches “se fijan mediante el adhesivo a la ropa sin necesidad de que las esencias aromáticas entren en contacto con la piel. Pueden fijarse también en los carritos de los bebés.” Se trata de un producto natural que no es inocuo, ya que la etiqueta dice que ha de evitarse el contacto con la piel. Y además, se puede fijar al carrito de un bebé, lo cual es una frase buscada para jugar con los padres protectores. Es decir, para tocar la fibra sensible. También se puede leer: “Mediante una avanzada tecnología de encapsulamiento las esencias se liberan de forma continuada. prolongando su acción en el tiempo. Para potenciar sus efectos, se recomienda rascar el parche cada 30-45 minutos. Repel Bite Natural parches contienen aromas para 8-12 horas”. Ya está. No hay más texto descriptivo de su uso en la etiqueta. En ningún lugar se dice para qué sirve, ni contra qué artrópodos protege. Y tan solo se dice que puede oler hasta 12 horas. Pero oler no significa que repela. Ni que funcione. De lo que pone en la etiqueta parece que se trate de un producto aromático.

Fig 5. Contenido de Repel Bite Natural./ Desinsectador 08-2018.

Los ingredientes son muy naturales: aceite esencial de Citronella (Cymbopogon nardus), Malva sylvestris y Calendula officialis. Por supuesto, no digo que los aceites esenciales de estas plantas no tengan actividad repelente. Eso sí, la tendrá siempre que te cubras todas las partes expuestas del cuerpo con el aceite esencial. Porque si te dejas una parte sin cubrir, allí irán a parar los mosquitos para picarte. Porque los repelentes funcionan porque, entre otras cosas, enmascaran nuestros olores corporales que son los que le hacen decidir, una vez están encima nuestro, si vale la pena picarnos.

En resumen, se compran los parches Repel Bite Natural para protegerse de los mosquitos o cualquier otro artrópodo picador, pero en la etiqueta no se nos informa de que el producto tenga realmente esta función. Parece increíble, ¿no? Pues no es una anécdota, en la caja de los parches Cer’8 Tigre sucede exactamente lo mismo. Vean en detalle las imágenes 10 a 13 y lean el contenido de la etiqueta. Pero, ¿por qué sucede esto? Pues por dos razones. La primera es obvia. Si usted quiere quejarse de que los parches no le han funcionado, le dirán que no le han engañado. Usted ha comprado humo. Se trata de una fantasía que usted ha creado. Y la segunda razón es que, si estos productos fueran etiquetados como repelentes por el propio fabricante, deberían cumplir con el Reglamento (UE) No 528/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo de 22 de mayo de 2012 relativo a la comercialización y el uso de los biocidas. Y esto significa que deberían realizar pruebas de eficacia. Y en el caso de que no cumplieran con una eficacia del 80% aproximadamente, no se podría comercializar. Por supuesto, los parches no cumplirían.

Experimentación.

Fig 6. Situación de los dos parches repelentes./ Desinsectador 08-2018

Con los parches en mano, decidí realizar dos experiencias en dos días y zonas diferentes. Para ello busqué cerca de mi casa dos lugares donde las hembras del mosquito tigre (Aedes albopictus) reposan durante el día en gran número. Busqué dos zonas con una cubierta vegetal lo suficientemente densa como para que la humedad bajo las hojas fuera la adecuada para los mosquitos. En ambos casos, busqué una hiedra (Hedera) que creciera sobre un muro que delimitara una propiedad. Para resultar más atractivo a las hembras, me puse unas sandalias y así dejar descubierto el pie. Luego decidí poner un parche sobre cada sandalia (figura 6). De esta manera, la protección sería mayor al llevar dos parches. Es decir, más olor en el ambiente. Las imágenes 6 a 9 pertenecen a la primera experimentación. Y la imagen 1 pertenecer a la segunda que realicé unos días después. Como se puede observar, las hembras de Ae. albopictus no se sintieron en ningún momento repelidas por la presencia del parche oloroso.

Consecuencias.

Fig 7. Dos mosquitos tigre (Ae. albopictus) cerca del parche repelente./ Desinsectador 08-2018.

El hecho de que se comercialicen productos antimosquitos que no funcionen es algo sintomático del país en el que vivo. Por un lado, el consumidor se encuentra indefenso ante la voracidad de hacer negocio de algunas empresas a costa de lo que sea. Por otro lado, tenemos unas autoridades que no funcionan. Y esto es aún más lamentable, porque quien deberían defender al ciudadano no lo hace. No hay esfuerzo por parte del Estado en legislar para evitar el fraude y mucho menos esfuerzo por perseguirlo. En este caso, la autoridad que debería meter mano en este asunto es el Ministerio de Salud y Consumo. Y también las consejerías autonómicas correspondientes. Todo el conjunto de estas administraciones funcionan en algunos temas, a mi parecer, de modo regular, por decirlo suavemente. Lo he denunciado en este blog en numerosas ocasiones. Ante claros casos, se inhibe. Y cuando tiene que decidir, deja que se pudra el asunto. Y no solo es un asunto administrativo, sino también político.

Fig 8. Un mosquito tigre (Ae. albopictus) cerca del parche repelente./ Desinsectador 08-2018.

Los parches, pulseras y aparatos electrónicos que se venden como repelentes no funcionan. Y esto no es un asunto que haya que dejar a merced del mercado. Es decir, a merced de que los consumidores se den cuenta de su ineficacia después de haber gastado su dinero y de que el boca a boca lo propague. No. Estos productos están atentando contra la salud de las personas. Si una persona compra uno para protegerse de los mosquitos y le pican, está poniendo su salud en juego. En el caso de los mosquitos son vectores de enfermedades. Y no quiero pensar si alguien los usa para protegerse de garrapatas (Ixodida).

Ahora bien, las empresas que los comercializan saben que están jugando con el consumidor. Y de aquí esta absurdidad de comercializar un producto que el consumidor supone para qué debería funcionar, pero que el comercializador no lo explicita en la etiqueta.

Fig 9. Dos mosquitos tigre (Ae. albopictus) cerca del parche repelente./ Desinsectador 08-2018.

Fig 10. Caja de parches Cer’8 Tigre./ Desinsectador 07-2018

Fig 11. Caja de parches Cer’8 Tigre./ Desinsectador 07-2018

Fig 12. Caja de parches Cer’8 Tigre./ Desinsectador 07-2018

Fig 13. Caja de parches Cer’8 Tigre./ Desinsectador 07-2018

2 comentarios en “Parches repelentes de mosquitos, ¿son eficaces?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.