Loxosceles rufescens

Fig 1. Ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

Hace unas semanas tenía que mover un tablero de conglomerado que estaba desde hacía tiempo en un rincón de un sótano. Al poner las manos para agarrarlo, vi una araña reclusa parda del Mediterráneo, es decir, una Loxosceles rufescens. Su reacción fue tirar sus patas hacia atrás. Y la mía fue pegar un salto hacia atrás. Luego me calmé y me puse a observarla. Como sé que ella se quedaría en esa posición sin moverse, fui a coger la cámara y aproveché para tomarle unas fotografías.

Mi reacción ante las arañas es instintiva. Y también me sucede con las garrapatas. He de decir que ahora no me asusto tanto como cuando era joven. Las conozco un poco más y sé las que son inofensivas y las que pueden hacer pupa. Y Loxosceles rufescens es una de ellas. Su picadura puede provocar una herida importante que derive en una pequeña necrosis de la zona afectada. Por suerte, esta araña no es agresiva. Se guarda su veneno para sus presas, entra las que las personas no nos encontramos. De ahí que, para lo extendida que está esta araña doméstica, su incidencia sobre las personas es baja. Puedo decir que no hay vivienda del sur de Europa que no tenga su ejemplar de Loxosceles rufescens. Se ha adaptado bien a la vida doméstica. Es nocturna. Yo la he visto correteando en horas en las que las personas dormimos. Y es por ello que abunda en sótanos, cámaras sanitarias, sobretechos, etc. Es decir, en lugares donde haya tranquilidad. Dentro de la Península Ibérica, es más abundante en el sur y en el este.

Fig 2. Ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

Esta especie es conocida gracias a otras dos arañas del mismo género que habitan en América y cuyas picaduras son mucho más peligrosas. Estoy hablando de Loxosceles reclusa y L. laeta. En los últimos años en España han habido diversas noticias en las que se han reportado casos de picaduras por la araña violinista, por Loxosceles reclusa. Pero esto es porque se ha confundido la araña mediterránea con sus parientes americanas. Sucede que, si alguien ha padecido su picadura y lleva el ejemplar al médico, posiblemente se haga mal su identificación. No es fácil distinguir entre estas especies. Y menos  si no se tiene práctica.

Fig 3. Ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

Fig 4. Ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

Fig 5. Ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

Fig 6. Ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

Fig 7. Ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

Fig 8. Ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

Fig 9. Garras de un ejemplar de araña Loxosceles rufescens./ Desinsectador 07-2017

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s