Cardioncondyla batesii (Formicidae) en Barcelona

Fig 1. Parterre del Jardín Boltánico de Barcelona donde encontré Cardiocondyla batesii./ Desinsectador 06-2017

Ayer domingo por la mañana fui al Jardín Botánico de Barcelona en la montaña de Montjuic. Además de disfrutar con plantas traídas de otras partes del mundo con un clima parecido al mediterráneo, me dediqué a mirar por el suelo en busca de hormigas. Tenía la esperanza de encontrar alguna especie poco común. Pero lo que encontré es mucha hormiga argentina (Linepithema humile) en las zonas de húmedas. Y cuando pensaba que no encontraría ninguna especie interesante, apareció una.

Fig 2. Obreras Cardiocondyla batesii./ Desinsectador 06-2017

En la imagen número 1, se puede ver el parterre donde pude ver unas hormigas muy pequeñas de alrededor de 2 mm. Me acerqué y vi que tenían una forma y color que no me eran familiares. Entonces, cogí la cámara con el objetivo macro y tomé unas fotografías. Y al ver las imágenes pude ver claramente el pospeciolo grande y alargado. Y me dije: “Es una hormiga Cardiocondyla.” Mi alegría fue grande. Las hormigas de este género son poco habituales. Pensé que se podría tratar de Cardiocondyla mauritanica, una especie exótica en expansión que tuve oportunidad de ver en Almería. Y que, según se ha constatado, es capaz de convivir con L. humile abriéndose espacios dentro del terreno por esta conquistado. Tomé más fotografías y recogí una muestra. En casa, me puse manos a la obra para su identificación. Descarté primero que se tratara de C. mauritanica. Y después de investigar, llegué a la conclusión de que se trataba de Cardiocondyla elegans o de C. batesii, especies mediterráneas que se encuentran distribuidan por el sur de Europa. Pero gracias a la ayuda de Xavier Espadaler, he podido saber que se trata de la segunda especie.

Volviendo a la imagen número 1, se pueden ver dos flechas. La de color naranja indica la zona donde encontré C. batesii. Es una franja de un parterre bien expuesto al sol y con poca vegetación que parece que está pendiente de utilizar. Y la flecha verde indica la zona por donde se movía la hormiga invasora L. humile. Este parterre tenía más plantas y estaba más húmedo. Junto a esta especie también encontré algún ejemplar de Plagiolepis spp. Así pues, C. elegans es capaz de desarrollarse en un ambiente en el que la hormiga invasora lo tiene difícil para sobrevivir en época de calor. Es posible que esta Cardiocondyla sepa también apañárselas bien para vivir junto a L. humile. La primera vez que vi una obrera de C. mauritanica fue en el patio interior de una casa en Almería. Iba solitaria por un árbol por el que subía una larga fila de obreras de L. humile. Y en un momento, una obrera de L. humile se acercó. Al notar la presencia, la obrera de C. mauritanica se quedó inmóvil. En esta situación, si la obrera de L. humile decide molestarla, entonces se revuelve y la aguijonea hasta que la hace huir. Buena estrategia.

Fig 3. Obreras Cardiocondyla batesii./ Desinsectador 06-2017

Fig 4. Obrera Cardiocondyla batesii./ Desinsectador 06-2017

Fig 5. Obrera Cardiocondyla batesii./ Desinsectador 06-2017

Fig 6. Obrera Cardiocondyla batesii./ Desinsectador 06-2017

Fig 7. Obrera Cardiocondyla batesii./ Desinsectador 06-2017

Fig 8. Obrera Cardiocondyla batesii./ Desinsectador 06-2017

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.