Síntomas de eliminación de una colonia de termitas

Fig 1. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

David Mora del Pozo, en la página 77 de su libro ‘Las termitas subterráneas, biología y control’ [1], escribe lo siguiente sobre los síntomas de la eliminación de una colonia de termitas por medio de cebos con reguladores del crecimiento [2]:

Fig 2. Dos neoténicos en un portacebos./ Desinsectador 2016

«Durante el proceso de eliminación existen “señales” que darán información de lo que se está produciendo en la zona del tratamiento: (1) porcentaje soldados/obreras, (2) presencia de neoténicos, (3) presencia masiva de ácaros, (4) disminución de la actividad y movimiento de las termitas, (5) ausencia de larvas, (6) ausencia de enjambrazón, (7) ausencia total de la actividad termítica en todas las estaciones ‘al mismo tiempo’, y especialmente en aquellos lugares en los cuales comprobamos la ausencia total de la actividad en elementos de carpintería de la propiedad que estaban sufriendo el ataque de las termitas y que con la ayuda de detectores electromagnéticos y acústicos corroboran junto al resto de señales que la eliminación ha sido efectiva. »

Fig 3. Colémbolo en una estación de eliminación de termitas./ Desinsectador 2016

En las fotografías de este posteo, se pueden ver algunos de los síntomas descritos. Las realicé hace unos días en un cliente en el que hace tres meses y medio realizamos la instalación de portacebos. El más claro síntoma es que las termitas se van llenando de ácaros. Aparecen fijados principalmente a la cabeza llegándola a invadir por completo. También se las puede ver sobre tórax, abdomen y patas. Esta infección afecta al comportamiento de las termitas. Al abrir los portacebos y ver la situación, uno se da cuenta de que el tratamiento resultará exitoso. Luego hay otros síntomas menos evidentes como la presencia de neoténicos y el mayor número de soldados. Y cuando la colonia está a punto de sucumbir, aparecen los colémbolos. Y lo hacen en legión llenando las galerías construidas por las termitas. En la imagen número 3, se puede ver uno. No son fáciles de fotografiar por lo diminuto de su tamaño y porque corren mucho.

Notas:

[1] Mora del Pozo, David: Las termitas subterráneas, biología y control, Aplytec Medio Ambiente, Córdoba, 2007, 150 pp, 21 x 29 cm.

[2] Se trata de benzoilureas, reguladores de la síntesis de la quitina, como hexaflumurón y diflubenzurón.

Fig 4. Termitas subterráneas atacadas por ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 5. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 6. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 7. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 8. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 9. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 10. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 11. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 12. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Fig 13. Termitas subterráneas con ácaros./ Desinsectador 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s