Ácaros de rata

Fig 1. Ácaro de rata./ Desinsectador 2015

Esta tarde he sacado de un falso techo una rata muerta. Era una rata de alcantarilla, rattus norvegicus. Estaba fresca, aunque tiesa porque murió de una descarga. Si me encuentro en una situación parecida, suelo guardar el cadáver. Hace tiempo que ando buscando parásitos de rata. En concreto, pulgas. Pero lo cierto es que no las he encontrado. No sé si es que estas abandonan rápidamente una rata al morir. Lo que sí me encuentro son ácaros. Unas veces pocos y otras muchos. Allí están siempre sobre las ratas. Me ponen nervioso y me entran picores. Todavía no le he encontrado el qué a estos artrópodos tan insignificantes de tamaño, pero tan peligrosos cuando son legión.

En la imagen número 1, se puede ver uno de los que estaban en la rata. Me ha costado hacerle una foto porque no paraba quieto. Sus ocho patas trabajan bien para desplazarse rápido. En la imagen número 2, se puede ver una fotografía hecha a través del microscopio. El ácaro está boca arriba. Mejor foto no he podido hacer, aunque creo que se aprecian bien los pedipalpos y los temibles quelíceros con los que perfora la piel. No es fácil identificar un ácaro. Pero por suerte hace tiempo llegó a mi manos un libro que me ha orientado y al que dediqué un posteo. Se trata del ‘Estudio de las ratas y de sus ectoparásitos en ocasión del brote epidémico de peste en Barcelona en 1931’ que escribió Pablo Cartañá Castella y Juan Gil Collado en 1934 [1]. Mejor libro imposible, porque el estudio fue hecho en Barcelona.

Según los autores, pueden encontrarse tres ácaros. Estas son: Echinolaelaps echidninus, Eulaelaps stabularis Notoedres muris. Por la forma, tiene toda la pinta de ser E. echidninus. Transcribo lo que se puede encontrar en la página 23 respecto a este:

«Es el ácaro más frecuente de la rata, y puede decirse que prácticamente es el único que se encuentra. Su locacalización es preferentemente en la parte posterior del dorso, cerca de la base de la cola, en cuyo sitio suelen encontrarse bastantes ejemplares.

Sólo hemos encontrado ejemplares hembras, lo que pudiera indicar que tanto los machos como los dos estadios ninfales llevan vida libre.

En relación con la epidemiología de la peste, según experiencias de algunos autores modernos, puede transmitirla en las epizootias de una rata a otra; en cambio, como no parece picar al hombre, no es peligroso para la transmisión de la peste.»

Este ácaro se encuentra por todo el mundo allá donde haya rata de alcantarilla. Según parece, es portador de un protozoo parásito de las ratas. Y en este se ha asilado el Virus Janín, causante de la fiebre hemorrágica argentina [2].

Notas:

[1] ‘Estudio de las ratas y de sus ectoparásitos en ocasión del brote epidémico de peste en Barcelona en 1931′, por Pablo Cartañá Castellá y Juan Gil Collado (1934), Desinsectador, 07-01-2015.

[2] Ashraf Ahmed Montasser: Scanning Electron Microscopic Observations on Male Echinolaelaps echidninus (Berlese, 1887) (Dermanyssoidea: Laelapidae) with Emphasis on its Gnathosoma, Palpal Organ and Pulvilli, International Journal of Zoological Research, 2: 204-212, 2006, online en Science Alert.

Fig 2. Ácaros de rata./ Desinsectador 2015

Fig 3. Rata de alcantarilla tiesa por la descarga./ Desinsectador 2015

Fig 4. Rata de alcantarilla tiesa por la descarga./ Desinsectador 2015

Fig 5. Rata de alcantarilla tiesa por la descarga./ Desinsectador 2015

2 comentarios en “Ácaros de rata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.