Mosca del vinagre y mosca de la fruta

Fig 1. Bidón de residuos de cerveza./ Desinsectador 2014

Cuando llega el calor, los locales de hostelería suelen llenarse de moscas drosófilas. Algunos más que otros dependiendo de las características del local. Factores como excesiva humedad y acumulación de materia orgánica ayudan a la proliferación de estas pequeñas moscas. En caso de una fuerte infestación, el cliente suele llamar buscando soluciones inmediatas. Le podemos colocar algunos aparatos insectocaptores. Pero si la venta no va acompañada de recomendaciones encaminadas a evitar la cría en el interior del local, pronto recibiremos una nueva llamada del cliente.

Dentro del género Drosophila podemos hacer dos grandes grupos debido a su forma y comportamiento. Por un lado, tenemos las que se comportan como la Drosophila melanogaster, la llamada mosca del vinagre. Por el otro, están las que tienen una forma parecida a la Drosophila repleta, a las cuales podemos llamar moscas de la fruta para diferenciarlas [1]. Las primeras tienen el tórax claro, mientras que las segundas lo tienen oscuro y moteado. Respecto a su comportamiento, hay diferencias. La más abundante donde yo vivo es la mosca de la fruta. Es un comensal habitual en locales de restauración. Suele dejar los techos de los locales llenos de excrementos en forma de pequeños puntos. Este detalle nos indica que el local suele tener una fuerte infestación. Importante tenerlo en cuenta si realizamos un presupuesto en invierno. En las cocinas encuentran un lugar fácil donde criar en las zonas húmedas y con materia orgánica. Controlarla implica la colaboración de los responsables del establecimiento.

En cuanto a la mosca del vinagre, encuentro que es más fácil su control. En las fotografías que acompañan a este posteo se puede ver un típico caso. Estas han sido tomadas en un bar en donde el desagüe del tirador de cerveza iba a un bidón de 25 litros (figura 1). Si a esto le sumamos, el hecho de que no se vacía con regularidad el contenido, tenemos un problema. En el interior, los restos de cerveza se van fermentando. El olor a vinagre las atrae y les da un lugar idóneo donde poner los huevos. La comida la tienen a mano. En la fotografía número 3, se puede ver una imagen del interior del bidón. La pared está llena de pupas. A veces, el desagüe del tirador de cerveza va a parar a un desagüe general. Especial atención es que el empalme esté bien sellado. Si estuviera abierto y estuviera un poco embozado, sería un lugar idóneo para el desarrollo de la larva.

Notas:

[1] No confundir con la mosca mediterránea de la fruta, es decir, la Ceratitis capitata.

Fig 2. Bidón de residuos de cerveza con pupas de mosca del vinagre./ Desinsectador 2015

Fig 3. Bidón de residuos de cerveza con pupas de mosca del vinagre./ Desinsectador 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.