Capacidad de adaptación del mosquito común

Foto 1. Registro del albañal./ Desinsectador 02-2014

Fig 1. Registro de albañal./ Desinsectador 2014

Ayer estuve en un sótano realizando una inspección. Se quejaban de que había muchas moscas pequeñas. No se trataba de un establecimiento alimentario. Al bajar al sótano, vi en seguida que el problema era de moscas del urinario (Psychoda spp. Clogmia albipunctata). En el suelo había varios registros del albañal. Vi que las tapas no ajustaban bien. Levanté la tapa de uno y me encontré que en el fondo se acumulaba un poco de agua encharcada con detritos (figura 1). Al iluminar con la linterna se veían diminutos reflejos provocados por los cientos de larvas de mosca del urinario que estaban en movimiento. Cerré la tapa y fui al fondo del almacén donde se acumulaban más moscas. Entonces me encontré algo que no me esperaba, mosquitos. Me acerqué a uno y vi que se trataba de un macho de mosquito común (Culex pipiens) (figura 3). Esto me indicaba que cerca debía haber agua estancada. Los mosquitos macho suelen estar cerca del lugar donde se desarrollan las larvas a la espera de las hembras que emergen. Al mirar al suelo vi una tapa grande de hierro que levanté (figura 4). Me encontré debajo con una fosa séptica. Dentro había una buena cantidad de agua (figura 5). Un lugar ideal para que se desarrollen las larvas de mosquito común.

Pregunté por qué había esta fosa séptica. Me dijeron que antes había en el sótano un lavabo que había sido eliminado en una reforma reciente. Esa fosa necesitaba ya un larvicida. Hay que decir que la lucha contra el mosquito común es harto difícil precisamente por su capacidad de adaptación. Tanto puede desarrollarse en unas aguas limpias como en sucias. Es una especie que se encuentra a gusto en las ciudades. Cosa lógica porque allí tiene la sangre necesaria para ayudar al desarrollo de la puesta de huevos. Otro aspecto importante del mosquito común es su capacidad de colonizar nuevos espacios. Y esto se ve facilitado porque las hembras pueden desarrollar la primera puesta de huevos sin necesidad de ingestión de sangre. Esta característica recibe el nombre científico de autogenia [1]. En resumen, que el mosquito común seguirá con nosotros por los siglos de los siglos.

Notas:

[1] “La autogenia es la capacidad de oviponer sin haber ingerido sangre utilizando las reservas del estado larval o fuentes alimenticias distintas a la sangre (ej. néctar, exudados de frutos, etc.) para desarrollar los huevos. Es importante desde el punto de vista epidemiológico, ya que las hembras aceleran la oviposición y, por tanto, incrementan la tasa intrínseca de crecimiento poblacional.” Sosa, Claudio A.; Walter R. Almirón y Mireya Manfrini de Brewer: Hematofagia y autogenia en el Complejo Culex pipiens (Diptera, Culicidae) de Córdoba. Ecología Austral (Asociación Argentina de Ecología), núm. 4, pp 111-116, 1994.

Fig 2. Mosquito común macho./ Desinsectador 2014

Fig 3. Mosquito común hembra./ Desinsectador 2014

Fig 4. Imagen de la tapa de la fosa séptica./ Desinsectador 2014

Foto 5. Interior de la fosa séptica./ Desinsectador 02-2014

Fig 5. Interior de la fosa séptica./ Desinsectador 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.